Selecciona Edición
Iniciar sesión
GUILLOTINA PARA LA CULTURA

Javier Bardem: “Se están cargando el futuro de una generación”

Rostros conocidos del mundo de la cultura y profesionales anónimos de la industria claman en las calles contra la subida del IVA

 FOTO: GORKA LEJARCEGI / VIDEO: ATLAS

Lo de que la cultura no es un lujo, lema para la convocatoria de la manifestación de esta tarde frente al Ministerio de Cultura, va camino de dejar de ser una realidad en España. La recién aprobada subida del IVA (a partir de septiembre) del 8% al 21% en todo tipo de espectáculos culturales ha reunido hoy, día de manifestaciones antirrecortes en todo el país, a miles de personas en la madrileña plaza del Rey. La protesta: ese dineral deberá repercutirse en el consumidor o en el empresario, que carecía ya de margen suficiente últimamente para incluso llegar a fin de mes. Adiós a tener un cartel potente en los festivales musicales en España (uno de las pocas propuestas empresariales que funcionan en este país), o a tener salas de cine llenas, o actores y músicos bien pagados. La subida se comerá a los artistas de la clase media. Esquilmará la escena artística española. O al menos su modo de vida. Lo peor: todos lo convocados opinaban que no se recaudará más. Como decía uno de los primeros asistentes a la manifestación, el 21% de cero es cero.

Barcelona y Madrid han convocado concentraciones en la Plaza de Urquinaona y en la Plaza del Rey (frente al Ministerio de Cultura) para gritar contra la subida que se ha aprobado poco antes en el Congreso. La manifestación de Madrid llevaba gestándose varios días. Esta vez no tanto a través de redes sociales como de cadenas de correos electrónicos y boca oreja. Desde galerías de arte como la de Juana Aizpuru, muy activa en la protesta, a técnicos de sonido e iluminación de teatros (como los del Teatro Real) y salas de conciertos. El Gobierno de Rajoy, como ya hizo el de Aznar, ha logrado unir y sacar a la calle de nuevo a la cultura española. El sector del cine fue de los primeros en llegar. El director José Luis García Sánchez opinaba lo siguiente de la subida: “Lo más rentable para este país sería que el dinero que se dedica a los bancos se dedicase a la cultura, porque crea riqueza y mano de obra”.

El Gobierno de Rajoy, como ya hizo el de Aznar, ha logrado unir y sacar a la calle de nuevo a la cultura española

Primero han sido tímidas pancartas que recordaban que el gravamen para el fútbol es del 10%. Luego algún pitido que ha terminado en bocinazo. Pero 20 minutos después de la hora de la convocatoria, la plaza estaba hasta arriba. El actor Javier Bardem, acompañado de su hermano Carlos Bardem y de Juan Diego Botto, llegó puntual a la cita: “Estoy aquí porque es una injusticia quitar responsabilidad al sector financiero y machacar a los parados, enfermos y a la clase más baja. Se están cargando el futuro de una generación. El aumento del IVA en la cultura es la puntilla para acabar con el sector”. Su colega Boto fue un poco más allá en el análisis de la situación. “La subida del IVA es una manera de expulsar a la gente del cine y del teatro. Es una medida injusta e inútil. No se va a conseguir recaudar lo que pretenden. Es mentira que aquí en España haya habido un déficit público, lo que ha habido es una deuda privada provocada por empresas inmobiliarias y bancos y ahora socializan esa deuda”. La galerista Oliva Arauna, los actores Carlos Iglesias, Pilar Bardem, Loles León y Dafne Fernández también se dejaron ver en la concentración.

Según una encuesta que maneja el sector (realizada sobre una muestra de 1.000 personas), el 87% de la gente cree que reducirá o modificará su asistencia a eventos culturales a partir de septiembre. La cultura se ha agrupado sectorialmente y ha lanzado manifiestos de todo tipo. Incluso la prensa especializada se ha unido en algunos casos (como las revistas de música) y ha firmado su propio comunicado. La subida sitúa a España a la cabeza de países europeos en gravar la cultura. Un dato que provocará, entre otras cosas, que no se pueda competir al mismo nivel con instituciones, festivales o galerías europeas. Al sablazo del IVA hay que añadir el 10% que pagan ya por derechos de autor a la SGAE, lo que sitúa el peaje por montar un espectáculo cultural en 31% de la recaudación.