Vámonos

La cantante Regina Spektor pasó por España en gira hacia la Rusia natal que abandonó siendo una niña. Su viaje es más amplio porque la lleva camino de una relevancia mundial. Pero hace años, cuando uno oía su canción Fidelity ya tenía la sensación de encontrarse ante un hallazgo feliz. Feliz, no tanto por el estado de ánimo que pueda transmitir, sino por la conseguida mezcla de elementos que daban como resultado una buena canción. En la televisión, como en el pop, esa felicidad se consigue cuando los ingredientes responden al sabor final. El sábado TVE volvió a emitir un reportaje de Crónicas sobre los preparativos de estreno del musical Follies y lograba ese raro encuentro feliz entre el espectador y la trastienda oculta de un espectáculo.

La reemisión tenía además el valor de despedida de Mario Gas al frente del teatro Español. La función se inspira en el Ziegfeld Follies neoyorquino, que a su vez se inspiraba en el Follies Bergère, como ese Moulin Rouge que sirvió a Jean Renoir para su magistral canto al espectáculo en French cancan. Elegir para decir adiós este musical crepuscular, lleno de figuras que se interpretan en el esplendor y en el otoño de sus carreras, no tiene nada de azaroso. Tampoco volver a Sondheim, de quien ha bordado musicales, alguien que armoniza vitalidad y fatalidad sin aparente esfuerzo. El teatro, como la vida, tiene siempre esa extraña melancolía donde el día del estreno es también el primer día del fin de la representación.

Por el programa desfilaban protagonistas, cantantes, algunas recuperaciones de veteranas gloriosas y hasta la estupenda actriz Mónica López reivindicando con tino tener 40 años y no las angustias de tus 20. Frente a la quejumbrosa atmósfera de estos días de recortes, daba gusto ver a todos transmitir pasión, encantamiento y goce. Daban ganas de apagar la tele y salir hacia el teatro. La mejor tele es la que te invita a salir a la calle y no la que te atrapa en una espiral adocenada de espectador cautivo. Técnicos explicando su tarea, ajustes y hasta pequeñas broncas para contar un oficio que hoy se señala como prescindible. Pero como casi todo lo inútil, seguramente es lo que más importa.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana