Los toros de Victoriano del Río, como motos

La ganadería madrileña protagoniza el encierro más rápido de los Sanfermines

Los toros de la ganadería madrileña de Victoriano del Río, de Guadalix de la Sierra, han protagonizado la carrera más rápida hasta el momento. / Jesús Diges (EFE)

Quedan sólo dos encierros para terminar los Sanfermines y mientras todo el entorno se llena de noticias negativas, lo que se refiere al desarrollo de la carrera de los toros en las calles de Pamplona deja un balance relativamente optimista. Después de varios años en los que los habituales del encierro lamentaban la masificación y la ausencia de momentos para correr delante de las astas de los toros, 2012 está premiando con momentos de emoción y adrenalina. Los aficionados aguantan el ritmo de los toros a pocos centímetros de su cornamenta. La ganadería madrileña de de Victoriano del Río no ha querido cambiar esta dinámica y ha protagonizado uno de los encierros más rápidos vistosos de los últimos tiempos.

Han rebajado la marca de encierro más rápido de este año, dejándolo en dos minutos y 18 segundos. Sin casi permitir que los cabestros, que conocen mejor que ningún animal el recorrido -ya que lo hacen en numerosas ocasiones cada año- tomaran la delantera, dos toros del hierro de Guadalix de la Sierra han liderado todo el recorrido. La rapidez que han imprimido a la carrera ha provocado seis traslados a los hospitales de Pamplona: tres traumatismos craneales, un maxilofacial, uno en un codo y otro en un hombro, repartidos por todos los tramos del encierro. Contar los encierros de Pamplona también tiene sus riesgos; buscar la mejor foto le ha costado a un reportero gráfico ser empujado por la manada y ser hoy parte del registro de heridos del sexto encierro.

Desde los corrales de Santo Domingo, al inicio del recorrido, los Victoriano del Río han partido con una manada estirada que ha permitido buenas carreras en puntos poco habituales para el disfrute de los habituales, como la cuesta que termina en la plaza del Ayuntamiento o la calle Mercaderes, por la que la carrera suele circular sin permitir mucho brillos. No era muy alentador el historial de esta ganadería madrileña: el año pasado, en su segunda participación en la Feria del Toro de Pamplona, dejó dos cornadas y siete contusionados.

Por la tarde, los seis toros de Victoriano del Río se enfrentarán a Julián López, El Juli, que firmará la primera de sus dos lidias en San Fermín, Sebastián Castella y José Pedro Prados El Fundi, que sustituye a un lesionado Juan Mora, que Pamplona quería homenajear tras su grave cogida del año pasado.

Muchos ciudadanos de Pamplona comentan estos días la menor afluencia de visitantes en la fiesta y la reducción de consumiciones en los bares y restaurantes. Esa caída tiene también otras consecuencias: los encierros de los días laborables de esta semana tienen menos corredores y por tanto más oportunidades de controlar la carrera por parte de los más expertos. Parece que la crisis económica le sienta bien a los encierros de San Fermín. Quedan dos carreras todavía, entre Santo Domingo y la Plaza de Toros. Hosteleros y Gobierno foral confían en que la vistosidad de las carreras de este año provoque más visitas más allá de los nueve días en los que la capital navarra deja de ser una ciudad de provincias para ser centro de la fiesta.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana