“Espero que sea lo bastante buena para dejar de escribir libros”

'Cartas recogidas' reúne parte de la correspondencia personal de Faulkner y de su relación con sus editores

"Querida Madre-

Hoy me cambio. Tengo una estupenda habitación justo al volver la esquina de los jardines de Luxemburgo, donde puedo sentarme y escribir y ver a los niños. Todo lo que hay en los jardines es para los niños; es maravilloso cómo los franceses quieren a sus hijos. Tratan a los niños como si tuvieran la misma edad que los mayores (van por la calle juntos, un hombre o una mujer y un niño, charlando y riendo como si fuesen de la misma edad).

Se está bastante bien aquí, pero ya me estoy cansando de las ciudades".

Es William Faulkner con 28 años escribiendo a su madre desde París, en julio de 1925. Y es una del millar de cartas reunidas en el volumen Cartas escogidas (Alfaguara). Una correspondencia que forma un autorretrato del genial escritor estadounidense en sus diferentes facetas: familiar, sentimental, profesional y de escritor. Palabras que permiten rastrear su evolución como escritor, su sueños, sus ambiciones y su manera de contemplar el mundo próximo y cercano. Y entre carta y carta Faulkner se revela como el más mortal de todos. A continuación reproducimos dos de esas cartas con la respectiva traducción del libro:

A Robert K. Haas (recibida 12 de diciembre de 1945). Haas fue uno de sus editores y le habla aquí de su novela La fábula.

Querido Bob,

Aquí tienes 65 páginas (se refiera a La fábula). Las reescribí y corregí tres veces y creo que están más o menos bien. Creo que es bastante buena, y me gustaría que Ober las leyera. Una copia me costaría unos 25 centavos la página, y de momento no es necesaria. ¿Podrías dejársela leer? Luego, si todos están de acuerdo, él tendrá enseguida copia para ofrecérselo a las revistas o hacer otras ventas antes de que tú lo edites, nosotros podemos mandar hacer una copia.

Creo que está bien, quizás sea lo bastante buena para que deje de escribir libros, aunque es probable que no lo deje todavía.

Mis mejores deseos a todos,

Bill

 

A Albert Erskine (mediados de abril de 1959, desde Oxford) era uno de sus editores

Querido Albert.

No veo cómo puedo irme en mayo mayo. Además, si me voy en mayo, tendré que rehacer todo el camino hasta aquí para llevar a Estelle en coche a Va. en junio. ¿No podrías enviarme aquí algo en qué trabajar mientras tanto? Tú mismo puedes hacer cualquier cambio menor para que concuerde con las versiones anteriores; en cuanto a los mayores, ya he dicho que podemos dejarlos y rehacemos Villorio para la próxima edición.

No creo que debes preocuparte por la equitación. "Caer del caballo" es un eufemismo corriente en un coto de caza. Lo que pasó fue que yo iba demasiado de prisa en un terreno húmedo y di un giro al caballo brscamente para dirigirme hacia una valla y yo mismo le hice caer. Me rompí la clavícula al retorcerme para salir de debajo cuando se cayó. Nunca más giraré a esta velocidad en un terreno traicionero.

Si por algún casual puedo venir antes del 1 de junio, vendré. Intentaré venir a casa para el 1 de junio. En cualquier caso, independientemente del coche.

Bill

Cartas escogidas. William Faulkner. Edición y selección a cargo de Joseph Blotner. Traducción de Alfred Sargatal y Alicia Ramón. 642 páginas. Editorial Alfaguara

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana