Conmovedor regreso el de Chavela Vargas a Madrid

Hacía siete años que la cantante no pisaba la capital de España

La semana que viene se presenta el libro 'Dos vidas necesito: las verdades de Chavela'

El martes ofrecerá un concierto en la Residencia de Estudiantes de Madrid

Chavela Vargas en su visita a la Residencia de Estudiantes. / J.J. GUILLÉN (EFE)

Siete años hacía que Chavela Vargas no venía a Madrid. Siete años que no se alojaba en su querida Residencia de Estudiantes. Siete años que no se peleaba con los becarios allí alojados, que no paseaba por sus jardines y hablaba a los gatos negros, que no buscaba en ese silencio la voz y la mano de García Lorca. Aquí está de nuevo, con 93 años, conmovedora y exultante, quizás algo más relajada por el peso de los años y la obligada necesidad de una silla de ruedas. Definitivamente más cansada, con la voz cascada y vieja, pero aquí está. El rojo y blanco del pañuelo anudado al cuello es la única nota de color con la que esta mañana se ha presentado Chavela Vargas, de negro absoluto, gafas oscuras siempre, la cantante de leyendas, tragedias y amores inconfesables. También de verdades, como las que cuenta en el libro que se presentará la semana que viene –Dos vidas necesito: las verdades de Chavela (editorial Montesinos)- y las que narra en su último disco, La Luna Grande, en la que la cantante interpreta poemas de Federico García Lorca. Y las que aparecerán en el documental que se está rodando en torno a su figura, El ruiseñor y la noche. Chavela Vargas canta a Lorca, que dirige Rubén Rojo.

Son muchos los que esperaban el regreso de Chavela Vargas, un deseo al que en México le añadió ella la palabra “último”, pero solo uno al que buscará incansable por el silencio y la paz de la Residencia de Estudiantes, en las noches de insomnio. Lorca, Federico, ese compañero de soledades, dolores y, también, de los mejores momentos. Es a Lorca al que Chavela Vargas debe su presencia en Madrid, al anhelo de hacer público y proclamar alto su amor por el poeta granadino. Y por eso, además del disco y el libro, Chavela Vargas protagonizará un concierto el próximo martes en la Residencia de Estudiantes, en el que estará acompañada por Martirio y Miguel Poveda, y en el que se rendirá un homenaje a ese amigo con el que la cantante habla en las noches de luna.

“Ahora vuelvo y me encuentro con los brazos tendidos. Me dicen: ‘bienvenida a tu casa’. Oír hablar de mi España.. No la encuentro muy mal y eso que me habían dicho…. Bellísima.. La adoro así como está.. España, la hembra de Europa y México el hombre de América… Te saludo, España, con todo mi amor….Estoy esperando la esperanza de ser esperanzada.. Así estoy yo hoy”. Frases entrecortadas, muchas sin concluir, reflexiones en alto, la voz débil , Chavela ha ido desentrañando, en ocasiones enredando, sus reflexiones sobre España, Madrid, Lorca y su vida. “Federico, eres para mí algo lleno de ternura y de cosas bellas. Te di la mano, ahí donde el clavel revienta… Ahí estoy yo contigo, Federico”. Unas palabras escuchadas en un silencio reverencial. “Todo me sigue apasionando, los poetas, el cielo, la vida”, ha confesado la cantante mexicana a la que no le queda nada por hacer. “Tengo la fortuna de haber hecho las cosas que he querido y las hecho con toda la grandeza que tienen las cosas simples. He atravesado mares y cielos, siempre tranquila”.

Chavela Vargas ha estado acompañada por Laura García Lorca, sobrina-nieta del poeta, Rubén Rojo, el director del documental –no biográfico, sino centrado en la relación entre la cantante y Lorca-, la periodista María Cortina con la que firma el libro –“no son memorias, es una gran plática con ella contando sus historias, sus verdades que no siempre son las mismas, pero que son todas suyas”- que será presentado el próximo día 12 en la Casa de América, y Fernando Rosado, el director de Karonte, empresa editora del disco –“es un disco directo al corazón”-. Todos deslumbrados por la ilusión, la energía, el entusiasmo y la dedicación de esta mujer de 93 años, tal y como recordó la directora de la Residencia de Estudiantes, Alicia Gómez Navarro. Y al fondo esa música y esos poemas que han unido ya para siempre a Chavela y Federico. “El cielo tiene jardines/ con rosales de alegría,/ entre rosal y rosal / la rosa de maravilla”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana