Maná riega de esencia latina Rock in Rio

El grupo de rock mexicano deja en Arganda un vendaval de música mestiza y contagiosa

Maná, en su concierto en Arganda. / Claudio Alvarez

Soplaba el aire templado tirando a frío de la noche en Arganda y Maná saltaba al escenario hacia las 12 de la noche para regar Rock in Río de esencia latina. Los reyes de esa marea global del pop en español por todo el mundo –de su México lindo a Alemania, pasando por Estados Unidos-, los de Jalisco, que hasta de negro son capaces de rayar todos los soles, fueron las estrellas de la primera entrega del Festival después de la actuación de Lenny Kravitz, que no se quisieron perder.

Habían pasado un día tranquilo por Madrid con sus familias. Álex González, el batería bucanero plagado de tatuajes, de paseo con sus tres hijas en plan padrazo; Fher Olvera husmeando tabernas y librerías con que acopiarse de poesía, su droga dura, aparte de pasearse por el bario de la Latina, donde ha alquilado un pisito, Sergio Vallín en busca de rasgueos flamencos con que adornar su guitarra de metálica armonía latinoamericana con los restos de Albinoni y otros clásicos a los que también se debe, como demostró ayer en un solo espectacular, y el resto de la banda a su aire.

Les gusta Madrid porque tardaron en conquistarlo. Empezaron en los clubes más perdidos y hoy, después de haber ido escalando hasta llenar estadios, no olvidan sus orígenes. La última vez que pusieron a sus pies la capital de España fue en septiembre con su gira basada en su disco ‘Drama y Luz’ –que aun no han terminado a nivel mundial- y que entonces les llevó también por Barcelona, Canarias, Murcia, Málaga, Bilbao… Pero si bien entonces se centraban en su más reciente repertorio, la de ayer fue una noche a ritmo de éxitos y de clásicos.

Más de 20 años de Maná quedaron condensados en una descarga de rock latino tan hiriente como festivo, un vendaval de música mestiza y contagiosa, de esencia nacida en los antros, las calles pobladas de desheredados y entre los naufragios de amores imposibles a los que cantan tan desoladora como insobornablemente.

Provistos de su tequila, esas botellas en las que dice Fher Olvera, según le explicó a Bono, se encontraba la sangre y el sudor de los mejicanos; amparados por sus velas a santos, sus ungüentos y su simpatía providencial, marcando su respetuosa irreverencia por todos los palos que tocan -desde el reggue al corrido, pasando por la salsa y el rock más puro- Olvera puso las pilas al público en el escenario principal mientras todos se dejaban comandear por la base rítmica y los golpes de baqueta de Álex González y el bajista Juan Calleros.

Más de 20 millones de discos vendidos les contemplan, lo mismo que haber sido elegidos como el tercer mejor grupo en directo que pasó por Estados Unidos el año pasado, después de U2 y Madonna. Su directo ha impactado a Chris Martin, líder de Coldplay, que les venera, y junto a quien tocaron en el único Rock in Río en el que han participado, aparte de anoche en Madrid, y que fue precisamente en Río de Janeiro.

La globalidad latina que ha conseguido Maná, su marca identitaria, su éxito, se dejó sentir ayer en Rock in Río como una seña fundamental para la iniciativa que va extendiéndose por diversos escenarios de Iberoamérica, con los temas de siempre y calentando el ambiente para un nuevo recopilatorio que aparecerá a finales de agosto. De Oye mi amor que abrió el recital, a Labios compartidos, que lo cerró, el recorrido durante casi dos horas encontró a su pasó el guiño funk de Déjame entrar, himnos como Latinoamerica, desgarros como Manda una señal o el clásico Muelle de San Blas, juegos punk como Me vale o delirios latinos en estado de fervor como Corazón espinado.

Sus sones, sus melodías, sus derroches de energía untada de pérdidas, fracasos, soledades y borracheras ahuyentaban los malos espíritus ante la contemplación de su poderío en directo, que no defrauda, que crece y les toca ya con el halo de la leyenda.

Purifica escuchar en vivo la historia resumida de su estela. Transforman sus propios temas en su sonido original y les dotan de renovada intensidad. Buscan, marean y exorcizan los buenos y malos espíritus, aquellos de dónde sacan su música de referentes nada disimulados pero que les otorgan una indiscutible personalidad propia. Son los héroes del eclecticismo latino, abierto y empapado de puras referencias pero sobre la base de una honesta autenticidad.

Deben tanto a U2, Led Zepellin o Police como a Chavela Vargas, José Alfredo Jiménez o Bob Marley, pero en esa cocktelera fascinante donde todo lo mezclan, el líquido de buen rock destilado que uno bebe responde únicamente a un único nombre: Maná.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana