‘Perdidos’ puede con ‘Seinfeld’

En el combate de hoy se enfrenta la serie que en los noventa revolucionó la forma de entender las comedias con la que más pasiones ha desatado en la última década

ACTUALIZACIÓN: Perdidos gana a Seinfeld con el 57,08% de los votos.

Encuesta

Por motivos informativos la encuesta ya está cerrada al voto

  • 'Seinfeld' 0%
  • 'Perdidos' 0%

Esta encuesta no es científica, responde tan sólo a las respuestas de los lectores que desean exponer su opinión.

Seinfeld

Por Iñigo López Palacios

"De camino al cine George, Elaine y Jerry esperan a que quede una mesa libre en un restaurante chino". Ese era todo el argumento de El restaurante chino, episodio 11 de la segunda temporada de Seinfeld. Cuando Larry David, creador de la serie junto al protagonista Jerry Seinfeld, envió el guion para su aprobación a la cadena NBC, recibió todo tipo de reacciones negativas. Hubo hasta un ejecutivo que pensó que faltaban páginas.

Se emitió en mayo de 1991. En ese momento Bush padre era presidente. Acababa de terminar la primera guerra del golfo, en la que las victoriosas tropas estadounidenses liberaron Kuwait sin despeinarse. Los Bulls de Michael Jordan estaban a punto de ganar su primer anillo en la NBA. Faltaban cuatro meses para el lanzamiento de Nevermind de Nirvana y la guerra fría tenía por fin un ganador: En agosto un golpe de estado depondría a Mijail Gorbachov. El 25 de diciembre un decreto disolvería oficialmente la URSS.

El orden salido de la Segunda Guerra Mundial se resquebrajaba. Occidente entraba en una etapa de incertidumbre. Pero Jerry Seinfeld y Larry David habían hecho un episodio sobre… nada.

Y no es poca cosa. Era su sueño hacer una serie sobre nada porque la vida es realmente una sucesión de nadas: La vida es no encontrar el coche en un aparcamiento, elegir entre cenar o llegar al cine a tiempo, decidir dónde se ve el partido del domingo. Seinfeld subvirtió las reglas básicas de la comedia de situación y se convirtió en un éxito sin precedentes. Y eso sí que fue una sorpresa.

Estaba construida alrededor de cuatro personajes que viven en Nueva York. Un humorista, su mejor amigo, su vecino y su exnovia. No son familia ni quieren serlo. No son encantadores ni tiernos. Son gente amoral, auténticos capullos la mayoría de las veces. Kramer (el vecino) es un extravagante gorrón. George Constanza (el amigo), un tipo blando, neurótico y cobarde. Elaine (la exnovia) es tan inteligente como cruel y superficial. Y Seinfeld, la estrella, el protagonista, el más sensato de todos, es un maniático, un solitario casi narcisista, capaz de dejar a una mujer porque tiene las manos demasiado grandes y al que parece regocijarle su superioridad sobre sus amigos.

Fueron nueve temporadas, 180 episodios, muchos memorables. The Contest, en el que apuestan a ver quién es capaz de estar más tiempo sin masturbarse. O ese en el que Constanza se despide a voz en grito de su trabajo porque le han negado el acceso al baño de los directivos, y al día siguiente vuelve aparentando que no ha pasado nada. Decir que Senfield fue revolucionaria sería exagerar, visto como Friends recuperó los viejos tics de la comedia de situación amable y Perdidos batió sus récords de audiencia con una receta que era la opuesta: que pasen muchas cosas muy raras todo el tiempo para distraer de la inanidad del producto.

Aunque hizo historia. Se convirtió en un fenómeno cultural en los Estados Unidos y Jerry Seinfeld en el personaje mejor pagado y valorado de la televisión. Pero sobre todo sentó las bases para casi todo lo bueno que ha venido después. Para The Office, por supuesto, pero también para las chicas procaces de Sexo en Nueva York, el Barney Stinsom de Cómo conocí a vuestra madre, el Sheldon Cooper de The Big Bang Theory y si me apuran el amoral Tony Soprano, el contradictorio Omar de The Wire y el mordaz Tyrion Lannister de Juego de Tronos. Cualquier personaje odioso pero no odiable tiene algo de Seinfeld. Y todo haciendo una comedia sobre nada. Superen eso.

Perdidos

Por Natalia Marcos

Perdidos no fue una serie más. Los náufragos del vuelo 815 de Oceanic llegaron a nuestras vidas en 2004 y seis temporadas después, las preguntas sobre lo que ocurría en esa isla del Pacífico eran muchas, demasiadas. Tantas que miles de fans quedaron decepcionados con un final que llegó el 23 de mayo de 2010, sumándose así a la extensa lista de finales de series polémicos.

Al margen del final, Perdidos dio a sus fans la dosis semanal de aventuras y misterios que necesitaban para engancharse. Nos estamos refiriendo a una serie que terminó convirtiéndose en algo más que un programa de televisión: fue un fenómeno que no habría llegado a alcanzar tal magnitud si no fuese por Internet, los foros y los blogs. Las conjeturas y teorías crecían como las setas tras cada capítulo en cualquier rincón de la red de redes. La propia cadena se sirvió de ese fanatismo cibernético para llevar a cabo campañas virales y experiencias web que alimentaban el fenómeno fan entre temporadas. Los losties lucían orgullosos su filiación a la serie con camisetas y disfraces varios. Tal era el enganche que los seguidores fuera de Estados Unidos no podían aguantar a que fuera emitida en su país, lo que situó al drama de ABC como uno de los más pirateados. También fue el protagonista de una experiencia pionera en España: la emisión de forma simultánea de un capítulo (el final) respecto a Estados Unidos, un experimento que no llegó a salir del todo bien pero que marcó un antes y un después. Fue la serie que hizo evidente que la forma de consumir televisión había cambiado para siempre.

Difícil olvidar a los personajes que querían “vivir juntos, morir solos”, como decía el bueno de Jack Shephard, los enfrentamientos con el misterioso John Locke, el triángulo (o cuadrado) amoroso con Sawyer, Kate y Juliet. Difícil olvidar a “los otros” y su líder, Ben Linus, personaje inquietante donde los haya. O a Hurley, el colmo del buenrollismo. Imposible olvidar los flashbacks y los flashforwards que nos contaban la vida de estos personajes fuera de la isla. Muy difícil quitarse de encima esa sensación de querer volver a ver todos los capítulos desde el principio y volver a disfrutar y engancharse como la primera vez. Volver a la isla. Tenemos que volver.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Kroos: “Empiezo a cansarme”

El alemán, insustituible en este Madrid, confiesa que siente la acumulación de partidos

Una voz mimada

Memorable concierto de Philippe Jaroussky en el Auditori

Una Nadala de paja llameante

La Fundación Miró encarga a Fina Miralles la tradicional instalación de Navidad

"Bailar es habitar el cuerpo con la mente y el corazón"

El artista estrenará en el TNC una obra sobre fútbol con apoyo del Barça

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana