Pobres

"Hay una televisión posible que alentaría un país posible. Pero no se produce. Intereses demasiado fuertes lo impiden y la dejadez hace el resto"

Hay una televisión posible que alentaría un país posible. Pero no se produce. Intereses demasiado fuertes lo impiden y la dejadez hace el resto. El entrenador Del Bosque, alertado por esa extraña dolencia que afecta al ánimo de los españoles haciéndolos virar desde el dañino catastrofismo al estúpido triunfalismo sin términos medios, acertó al decir que habíamos pasado de pobres a ricos demasiado rápido. Ojalá que no tengamos que pasar de ricos a pobres a la misma velocidad para aprender el significado profundo de lo que quiso decir.

En Página 2, que es un programa de libros entusiasta y estimulante, bien hecho y bien presentado, a veces se nota la pelea por no parecer un programa de libros, aceptado ya que eso es un estigma social. El último día, Santiago Segurola, que presentaba una colección de artículos deportivos desbordada de observación y mesura, raro en un país que futboliza hasta la información del tiempo, resumió su año al frente de la sección de Cultura de este periódico como una lucha entre la verdadera información cultural y la sumisión a las industrias del ramo. Puede que en resolver ese balance, como en casi todo, se encuentre lo óptimo.

Pongamos por caso la muerte ayer del escritor Emili Teixidor y el fotógrafo Horacio Coppola. Si grave es su desaparición, más lamentable es que fueran personajes casi invisibles. Un escritor catalán leído y admirado, incluso llevado al cine con éxito, pero que fue condenado a una relevancia periférica, por tantos que luego se indignan por las reivindicaciones locales cuando se han esmerado por apagar cualquier eco de las lenguas del Estado y sus mejores logros. El caso de Coppola es más irónico, porque con 105 años podría haber sido un testimonio oral tan grato y expansivo como sus mejores fotografías porteñas. La familiarización del espectador con el talento, las peripecias creativas exigentes, el esfuerzo profesional y hasta el éxito en algo más que en las disciplinas aeróbicas, elevarían al país por encima de su cutre satisfacción de nuevo rico. Todo lo contrario, pocos serían capaces de reconocerlos por la calle o en un café, de recordar sus voces en algún rincón de la tele, tan empeñada en inventar para nosotros la categoría de nuevos pobres.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Quiroga anima a los candidatos a luchar contra la corrupción

EFE Vitoria

La presidenta del PP vasco dice que no quiere en política al que "mete la mano en la caja"

Vancouver y el dilema del éxito

ROBERTO G. FONTAO Vancouver

El atractivo de la mejor urbe americana donde vivir obliga a subir impuestos para adaptar la red de tráfico a la inmigración

El 7% de los electores discrimina el voto local y autonómico en Valencia

EP Valencia

Un estudio indica que en 2007 el partido más afectado fue el PSPV y en 2011 el PP

EL PAÍS RECOMIENDA

Por qué necesitamos ‘Juego de tronos’

La serie capta la fascinación y el miedo que hoy siente mucha gente

Fracasa el intento de editar el genoma de un embrión

El trabajo de un equipo chino causa un alto nivel de mutaciones

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana