La ‘dura vita’ de la Fontana di Trevi

Unos fragmentos de estuco se caen de una de las cornisas de la fuente

El acalde de Roma piensa en un patrocinador que participe en la restauración

La zona arqueológica de Pompeya y el Coliseo sufrieron derrumbes en el último año

Al fin y al cabo son unas piedrecitas de menos de ocho centímetros, tanto de largo como de ancho. Pero su valor simbólico es bastante más grande. Varios trozos de estuco se cayeron la tarde del sábado de un friso de la parte izquierda de la Fontana di Trevi. Y, claro, tras los derrumbes en Pompeya y el deterioro del Coliseo, es el enésimo golpe, tanto moral como real, al patrimonio italiano.

Los agentes que se pasan el día explicando a turistas y osados que no es posible, ni tampoco legal, emular a Anita Ekberg en La dolce vita tuvieron un sábado algo más movido. Al pasear, una vez más, alrededor de la fuente, vieron algunos trozos de piedra en el suelo. De ahí que avisaran de inmediato al Ayuntamiento que desplegó policía municipal, bomberos y representantes de la Superintendencia a los Bienes Culturales tanto para aislar la zona como para analizar el daño.

El friso de la Fontana di Trevi del que el sábado se cayeron varios trozos de estuco. / MAX ROSSI (REUTERS)

"Algunos estucos se han despegado, en particular los de las hojas de laurel de uno de los capiteles. Nuestra intención es llevar a cabo la restauración lo antes posible”, ha asegurado a La Repubblica el concejal de Cultura del Ayuntamiento de Roma, Dino Gasperini. “Los fragmentos han sido recuperados y se han quitado otros que aun no se habían caído”, ha añadido Gasperini, que ha agregado que las obras de restauración tienen “urgencia máxima” y se han reanudado esta mañana, tras vaciar de agua la Fontana di Trevi.

En tiempos de crisis y derrumbes, el Ayuntamiento no parece tener el dinero suficiente como para cuidar de todo su inmenso patrimonio. Cuando el Coliseo sufrió un pequeño derrumbe, su restauración fue encargada al empresario Diego Della Valle, a cambio de la cesión del derecho a explotar la imagen del monumento. Para la Fontana di Trevi, el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, sugiere una solución parecida. "Hay un problema de carencia de recursos para las restauraciones. Tenemos que encontrar la posibilidad de constituir un fondo especial para tutelar los monumentos de Roma. Además de la manutención ordinaria, podría participar un patrocinador", ha declarado a los medios italianos.

Umberto Broccoli, superintendente a los Bienes Culturales de Roma, ha explicado a La Repubblica que la caída se debe “seguramente a la nieve [que el pasado invierno cubrió Roma como no sucedía desde 1986] y al hecho de que lloviera mucho este año. Hay infiltraciones en el friso, pero no es nada grave y todo está bajo control”. “En poco tiempo volveremos a colocar los fragmentos en su sitio”, ha rematado Broccoli.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana