Una mañana en el claustro de Palamós

Los medios de comunicación acceden a la finca para ver la pieza arquitectónica

La Generalitat asegura que no se trata de una imitación ni una pieza de construcción reciente

Peridis: "Es una obra original y de máxima importancia"

El profesor Gerardo Boto: "Ha sido como recuperar a un hijo perdido"

FOTO: Marce·lí Sàenz / VÍDEO: Atlas

"Es una obra original y de máxima importancia", asegura José Maria Pérez, Peridis, presidente de la Fundación Santa María la Real sobre el claustro de estilo románico de Palamós. Peridis ha podido verlo esta mañana, un día después de que tres técnicos de la Generalitat de Catalunya accedieran a la finca donde se encuentra la pieza arquitectónica y la Administración concluyera que no se trata de una imitación. Alrededor de unos 60 periodistas, entre medios gráficos, cámaras de televisión y prensa escrita también entraron a Mas del Vent. Con ellos, el profesor de la Universidad de Girona Gerardo Boto, que dio a conocer la existencia el claustro durante las jornadas Arte fugitivo celebradas en Barcelona, mostró su cautela a la espera del veredicto del arquitecto y los dos arqueólogos enviados por la dirección general de Patrimoni Cultural de la Generalitat, que darán a conocer las próximas semanas. 

El profesor Boto ha asegurado que al ver la pieza arquitectónica ha sentido "la misma sensación que al recuperar un hijo de Silos". El profesor llevaba dos años intentando acceder a la finca Mas del Vent, en Palamós, sin resultado alguno. Peridis sorprendido decía hace unos días en este periódico que el redescubrimiento es “una sorpresa que habrá que ver y estudiar”. “Ahora mismo hay 100 investigadores que trabajan para el volumen de Cataluña de nuestra enciclopedia sobre el Románico, entre ellos el propio Boto”, aseguraba el historiador, dibujante y arquitecto.

El claustro es una impresionante construcción envuelta en pinos. En uno de sus laterales hay una piscina. Los pilares son de proporciones enormes y el estado de conservación en apariencia es perfecto, pese a los problemas de erosión por su exposición al viento. El claustro consta de un tejadillo para protegerlo de la lluvia.

El abogado de la empresa Explotaciones Agrícolas y Forestales Brugarol S. A., portavoz de los dueños de la finca de Palamós, ha asegurado durante la visita de los medios de comunicación no entender "el interés suscitado por un claustro conocido por todos".  Cuando se le ha recordado que el investigador Boto llevaba dos años intentando entrar, el abogado ha reiterado que por parte de los dueños "nunca ha habido ningún impedimento y estas visitas así lo demuestran".  

Tanto acceso total es nuevo. Si no, pregunten a Albert Piqué, técnico de una consultoría que controlaba los cultivos ecológicos, entre 2004 y 2008, plantados junto al claustro. “Iba una vez por semana para ver cómo iban los cultivos. Tenía instrucciones de los responsables de  de no tomar imágenes del claustro. No debían de querer problemas, aunque podía ser un simple tema de discreción”, asegura Piqué.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana