CRÍTICA: 'EVELYN'

Fabricación de prostitutas

Suena terrible, y en realidad lo es, pero la industria de la prostitución, que se nutre de continuos actos no solo ilegales sino a menudo también criminales (inmigración irregular, engaños, firma de contratos amañados, amenazas, ayuda de corruptos con cargos oficiales, encierros, palizas, robo de pasaportes…), no se diferencia demasiado del proceso de fabricación de cualquier producto agrícola: siembra, riego, cuidados y recogida del fruto. Eso sí, todo en base criminal.

Isabel de Ocampo, exitosa cortometrajista española (Espermazotoides, y no es una errata, ganó infinidad de galardones en el año 2005, y Miente, también sobre la prostitución, ganó el Goya de la categoría en 2009), se ha propuesto contar en su primer largo, Evelyn, uno de esos procesos, desde el reclutamiento en Perú de una joven que cree venir a España a trabajar en una cafetería, hasta la meta en el club de carretera, luminoso en el tejado, lencería, invítame a una copa, 30 por chupar, 50 completo. Y lo ha hecho, quizá guiada por el posibilismo presupuestario, con dos muy buenas decisiones de base que llevan a una estructura muy atractiva. También, por el contrario, con un desarrollo algo obvio y carente de profundidad en sus personajes.

De Ocampo, primero, huye del morbo del local y los desnudos (al que siempre se suman, para ganar audiencia, esos programas de reporterismo televisivo tan en boga) y, segundo, centra su historia en las bambalinas, mucho más terribles e interesantes socialmente: ambiente carcelario, almuerzos de filete empanado en bandeja de prisión, oficinas con calculadora añeja y modernos contadores de billetes. Mientras, el interior del local abierto al público y la clientela solo se visualizan en el último minuto. Sin embargo, ese encierro se hace monótono y demasiado obvio, sobre todo porque los personajes secundarios (las otras prostitutas, el jefe de la mafia, los ayudantes…) son meros esbozos que nunca se desarrollan y que, por tanto, no llegan a escapar del tópico. Lo que sumado a que las tentativas de poesía formal en la puesta en escena y el montaje, con efectos de sonido y distorsión de la banda sonora, tampoco cuajan del todo, hacen de Evelyn una propuesta de buen planteamiento y renqueante composición.

Dirección: Isabel de Ocampo.

Intérpretes: Cindy Díaz, Adolfo Fernández, Guadalupe Lancho, Agnes Kiraly.

Género: drama.

España, 2012. Duración: 96 minutos.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Las imágenes del parón en Argentina

Una huelga paraliza Argentina a cuatro meses de las presidenciales. Sindicatos kirchneristas y opositores se unen para reclamar contra el impuesto a la renta

Absueltos cinco miembros de una asociación de usuarios de cannabis

EP

La sentencia considera que la defensa de la "normalización" del consumo no supone "tráfico ilegal enmascarado"

Aburto defiende que el comercio bilbaíno abra en Semana Santa

EP

El candidato del PNV a la alcaldía de Bilbao defiende el ocio nocturno compatible con el descanso de los vecinos

EL PAÍS RECOMIENDA

Días negros en la Francia de Vichy

Álex Vicente París

Una exposición reexamina en París los tiempos de la colaboración con Hitler

El ‘San Juanito’ de Miguel Ángel cobra vida en el Prado

Presentada la escultura tras una larga restauración de 19 años

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana