CRÍTICA: 'EVELYN'

Fabricación de prostitutas

Suena terrible, y en realidad lo es, pero la industria de la prostitución, que se nutre de continuos actos no solo ilegales sino a menudo también criminales (inmigración irregular, engaños, firma de contratos amañados, amenazas, ayuda de corruptos con cargos oficiales, encierros, palizas, robo de pasaportes…), no se diferencia demasiado del proceso de fabricación de cualquier producto agrícola: siembra, riego, cuidados y recogida del fruto. Eso sí, todo en base criminal.

Isabel de Ocampo, exitosa cortometrajista española (Espermazotoides, y no es una errata, ganó infinidad de galardones en el año 2005, y Miente, también sobre la prostitución, ganó el Goya de la categoría en 2009), se ha propuesto contar en su primer largo, Evelyn, uno de esos procesos, desde el reclutamiento en Perú de una joven que cree venir a España a trabajar en una cafetería, hasta la meta en el club de carretera, luminoso en el tejado, lencería, invítame a una copa, 30 por chupar, 50 completo. Y lo ha hecho, quizá guiada por el posibilismo presupuestario, con dos muy buenas decisiones de base que llevan a una estructura muy atractiva. También, por el contrario, con un desarrollo algo obvio y carente de profundidad en sus personajes.

De Ocampo, primero, huye del morbo del local y los desnudos (al que siempre se suman, para ganar audiencia, esos programas de reporterismo televisivo tan en boga) y, segundo, centra su historia en las bambalinas, mucho más terribles e interesantes socialmente: ambiente carcelario, almuerzos de filete empanado en bandeja de prisión, oficinas con calculadora añeja y modernos contadores de billetes. Mientras, el interior del local abierto al público y la clientela solo se visualizan en el último minuto. Sin embargo, ese encierro se hace monótono y demasiado obvio, sobre todo porque los personajes secundarios (las otras prostitutas, el jefe de la mafia, los ayudantes…) son meros esbozos que nunca se desarrollan y que, por tanto, no llegan a escapar del tópico. Lo que sumado a que las tentativas de poesía formal en la puesta en escena y el montaje, con efectos de sonido y distorsión de la banda sonora, tampoco cuajan del todo, hacen de Evelyn una propuesta de buen planteamiento y renqueante composición.

Dirección: Isabel de Ocampo.

Intérpretes: Cindy Díaz, Adolfo Fernández, Guadalupe Lancho, Agnes Kiraly.

Género: drama.

España, 2012. Duración: 96 minutos.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Toto

Me pregunto si mi hermano me perdone no haber volado a Guanajuato en el instante en que se iba para recorrer callejones

Los republicanos pierden su primer pulso con Obama

La Cámara de Representantes vota un presupuesto anual del departamento de seguridad

España pedirá que la ONU proteja el pacto con las FARC ante La Haya

Madrid y Bogotá quieren evitar "interferencias" de la Corte Penal Internacional

EL PAÍS RECOMIENDA

Los gais huyen de Siria ante las ejecuciones yihadistas

Homosexuales que lograron escapar cuentan la persecución

Barcelona con vistas a Mallorca

La capital catalana amaneció este lunes con una panorámica de las cumbres de la Serra de Tramuntana

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana