BCE nuestro

Banco Central Europeo, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad aquí en España como en Europa. Danos hoy nuestro pan de cada día; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros recapitalizamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén. ¿Por qué seguimos empeñados en recabar la opinión de expertos economistas, videntes y profetas monetarios, si ha quedado claro que de lo que se trata es de rezar, todo lo que sepamos, al Banco Central Europeo? Cuanto más se profundiza en el agujero negro financiero más crece la fe en el rescate monetario europeo. Como sucede a menudo en campos artísticos, muchos prefieren tornar oscuro lo que es transparente. Tiene más prestigio lo incomprensible que lo asequible. En eso hay algo de religioso también.

En las semanas pasadas, los analistas dominantes han crujido a Paul Krugman, que se ha convertido en algo así como el Willy Toledo de la economía mundial. La caricatura lo presenta alertando de un corralito en España y le han llovido reprimendas y chuflas. Pero si algo es criticable en Krugman es que lleva publicando el mismo artículo desde hace tres años. Para los que escribimos a diario es un ejemplo de optimización de recursos. Lo que dice Krugman es lo que van a hacer los doctrinarios europeos, al darle la razón después de pasar por todas las fases del enamoramiento: negación, rechazo, frialdad y finalmente entrega.

España, con su riqueza latente siempre humillada por estructuras caducas, vive en vilo ante la amenaza de la intervención. La prima de riesgo era insostenible en 300 puntos y ahora está en 500. Lo bancos locales eran modélicos y hoy son nacionalizados por neoliberales. Resulta que el rescate podía limitarse a un rescate monetario y la intervención a reforzar una política económica común europea. Y también que no hay crecimiento sin estímulo ni lucha contra el déficit sin crecimiento. Valen más los padrenuestros del G-7 que las súplicas de los ciudadanos que ven cómo les roban el esfuerzo de décadas. ¿Escucharán arriba o aumentará la dosis de dolor para acrecentar el prestigio de los reparadores?

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana