Cavilaciones desde el sofá

'El rumor analógico de las cosas', en la sala Cuarta Pared de Madrid, plantea una reflexión metateatral sobre el poder de la palabra para convertirse en acto

'El rumor analógico de las cosas'

Como actriz, la argentina Fernanda Orazi lleva años reflexionando sobre el poder de la palabra y su capacidad de convertirse en acto sobre el escenario. De todas esas cavilaciones surge El rumor analógico de las cosas, una pieza que ella misma ha escrito y dirige, y que se representa entre el 7 y el 17 de junio en la sala Cuarta Pared de Madrid. Con solo un sofá y diez actores sobre el escenario, la función se articula enteramente en torno al verbo. “Es un intento por comprender qué es lo que ocurre cuando ocurre el teatro”, explica. “Se pone en cuestión el juego de la afirmación, los recursos, los lugares comunes del teatro. Es una obra metateatral”.

Puesta en práctica, la representación muestra el diálogo entre el grupo de actores, que hacen ellos mismos de actores que tratan de entender cómo son capaces de provocar emociones, de generar vínculos o de dar lugar a situaciones. “En ese intento, cada actor genera sus recursos en un juego del lenguaje que se vuelve cada vez más absurdo y filosófico”, continúa la artista, afincada en España desde 2006. Y en esa espiral de preguntas que dan lugar a más preguntas, la deriva conceptual vira hacia nuevos territorios más allá de la escena. “Son cuestionamientos que no tienen solución, y que llevan a un sentido poético”.

Aunque esta es la tercera pieza que escribe y dirige, Orazi asegura sentirse ante todo actriz. “Esta obra viene absolutamente de mi experiencia”, asegura. “Es un planteamiento de los mecanismos que hay en juego en el teatro, que es volver a hablar, el acto más humano que existe”. Y viniendo de donde viene, no es de extrañar que el resultado haya acabado siendo una suerte de psicoanálisis colectivo. “Seguro que sí que tiene que ver que soy argentina”, dice entre risas. “Yo no he visto una obra así acá, pero conozco a mucha gente en Argentina que hace cosas así”.

Aunque no actúa en El rumor analógico de las cosas –“hay diez actores sobre el escenario, y ese es ya un desafío muy grande para mí como directora”-, Orazi no ha perdido el ritmo de la interpretación en los últimos meses. Su último trabajo, en la función Las criadas (dentro del Festival de Otoño en Primavera), supuso su cuarta colaboración con el dramaturgo Pablo Messiez. “Esta vez fue diferente a las otras, porque era la primera vez que hacía un texto que no era suyo, y con actores con los que ninguno de los dos habíamos trabajado nunca, por lo que fue todo un desafío”. En adelante, pretende seguir compaginando su labor actoral con la escritura y la dirección. “Lo hago más o menos cada par de años: surge cuando quiero investigar sobre cosas específicas”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana