Selecciona Edición
Iniciar sesión

"Debemos recuperar la imaginación y ser protagonistas de la vida pública"

Adela Cortina, Belén Gopegui, Ignacio Escolar y Antoni Gutiérrez-Rubí participan en la mesa redonda de EL PAÍS en la feria 'Literatura y activismo'

Mesa redonda 'Literatura y Activismo' en la Feria del Libro EL PAÍS

Pasan las 11 de la mañana, pero en la cotidianidad del madrileño parque del Retiro es el momento de desperezarse. Los paseantes comienzan a pasear, los deportistas se arrancan a practicar y, en el corazón de la maraña de caminos y jardines, las casetas de la Feria del Libro, que se mantendrá hasta el 10 de junio, se afanan en su rítmico ejercicio de vuelta de manivela para abrir sus escaparates a los primeros lectores de la jornada. Poco después, a las 11.30, ha tenido lugar en el céntrico pabellón del banco Sabadell el encuentro Literatura y activismo, organizado por EL PAÍS. A lo largo de una hora, los ponentes Ignacio Escolar, periodista; Adela Cortina, filósofa; Antoni Gutiérrez-Rubí; experto en comunicación; y Belén Gopegui, escritora, han debatido sobre el poder de la palabra escrita para transformar el mundo, moderados por el adjunto a la dirección del periódico Gumersindo Lafuente.

La idea de hacer buen periodismo siendo al mismo tiempo activista está calando en la sociedad

Ignacio Escolar

Para arrancar, ha intervenido Gutiérrez-Rubí, en torno a la cuestión que ha definido el rumbo del encuentro: ¿En qué estado se encuentra el activismo literario en la época de las redes sociales? “Gracias a las nuevas tecnologías los lectores de hoy son también actores”, ha aseverado. “Tanto políticos como medios de comunicación han perdido el privilegio de la información, y los ciudadanos críticos han irrumpido como interpretadores de la realidad”. Para la narradora Belén Gopegui, implicada en causas políticas como la defensa de la Revolución cubana, “aunque según David Mamet, la literatura no tiene por qué cambiar el mundo y hay una cosa llamada pistola que puede cumplir esa función mucho mejor, lo cierto es que la ficción tiene consecuencias”, ha señalado. "¿Está hecha la escritura para justificar el mundo o para transformarlo? Porque, cuando se trata de historias, de sueños, ese término medio según el cual bastaría con explicarlo, no es suficiente".

El periodista y también escritor Ignacio Escolar ha sido uno de los más reivindicativos del acto: “La idea de hacer buen periodismo siendo al mismo tiempo activista está calando en la sociedad”, ha asegurado, conocedor en primera persona de esa realidad como bloguero y activista a través de Internet y de los medios de comunicación tradicionales. Las causas fundamentales son dos para él: “La primera son las herramientas tecnológicas, y la segunda el momento de ruptura social que estamos atravesando, que es lo más parecido a una guerra que hemos vivido los que no hemos vivido ninguna guerra”. Llegado su turno, Adela Cortina ha querido poner de relevancia una cuestión: “¿Estamos aprendiendo de la crisis?”. Para extraer lecciones, ha señalado, es necesaria la confluencia de dos factores: “Recuperar la imaginación y la capacidad creadora y ser protagonistas de nuestra vida pública. Detrás de las redes sociales tiene que haber ciudadanos activos”.

Gracias a las nuevas tecnologías los lectores de hoy son también actores

Antoni Gutiérrez-Rubí

Pero, ¿esas mismas redes sociales que están al alcance de los ciudadanos con voluntad de activismo, no están también disponibles para el poder establecido? Como experto en comunicación de estrategias políticas, Gutiérrez-Rubí ha respondido así: “Se está produciendo un desplazamiento de los atributos del poder. El nuevo poder tiene que ver con la agilidad, con la creatividad, con el trabajo en red. Con ellos, se puede vencer la vieja mentalidad de la política”. Ese pensamiento, ha explicado, se caracteriza por la verticalidad y la jerarquización, unas posturas enfrentadas a la idiosincrasia de Twitter o Facebook. “Hablamos de redes, pero son plataformas”, ha matizado Gopegui, en un intento de poner los pies en la tierra. “Las cosas cambian, pero más despacio de lo que creemos”. Escolar le ha dado réplica: “Es verdad que a corto plazo tendemos a sobrestimar los cambios que es capaz de fomentar la tecnología, pero a medio y largo plazo nunca se sale de un túnel por donde se entra”.

Entre otros temas que han tratado los ponentes, destaca otra cuestión planteada por la filósofa Cortina: ¿Cómo se generan las mayorías en una democracia? “Hay que hacer democracia deliberativa, una en que la gente discuta y los expertos expliquen”, ha indicado, subrayando que la Educación es el motor fundamental para llegar a ese estadio. “Se leen muchos libros”, ha apostillado Gutiérrez-Rubí, “pero a veces se hace sin comparar y de una manera diferente, haciendo una translectura a través de diferentes soportes”. “¿Se parece la democracia deliberativa que propone Adela Cortina a nuestra democracia?”, ha preguntado Sindo Lafuente. “Tenemos una democracia de segunda división”, ha zanjado Escolar. “No hay transparencia ni justicia real. Vivimos en un país donde hay más indultos que días tiene el año: no puede ser que haya impunidad”.