Elenita cumple 80 años

La periodista y escritora Elena Poniatowska celebra su 80 cumpleaños

La UNAM organiza un homenaje en el que participan escritores, académicos y admiradores

Elena Poniatowska durante el homenaje por su 80 cumpleaños. / BARRY DOMÍNGUEZ / UNAM

Elena Poniatowska siempre quiso estudiar en la UNAM. Cuando era joven lo intentó, pero le exigían repetir la secundaria, que ella había cursado en EE UU. Así que esta mexicana —aunque nació en París y no se cambió de continente hasta los ocho años— se compró un título falso que le sirviera como llave a la prestigiosa universidad. El pasado lunes, las puertas de la UNAM volvieron a abrirse de par en par para la escritora y periodista como hace un año cuando la nombraron Doctora Honoris Causa, esta vez para celebrar su 80 cumpleaños con amigos, académicos y alumnos que corearon “¡Elenita, Elenita, Elenita!” cuando apareció sobre el escenario.

“80 años no son muchos, me quedan al menos nueve libros por escribir para poder dedicarle uno a cada uno de mis nietos”, asegura Poniatowska, a quien las ocho décadas que cumplirá el 19 de mayo no le han restado un ápice de energía ni de lucidez. Cronista incansable de la historia de México —cubrió acontecimientos como el gran terremoto de 1985—, símbolo del pensamiento de izquierdas del país, feminista y defensora de los menos afortunados, en este momento lo que más se considera Elena Poniatowska es madre y abuela. Su familia también estuvo presente en el acto en el que intervinieron amigos como el escritor Juan Villoro, la antropóloga Marta Lamas, el rector de la UNAM José Narro Robles, el humorista gráfico de La Jornada Javier Barajas El fisgón o el escritor y crítico de cine Carlos Bonfil. Poniatowska es autora de libros como Hasta no verte, Jesús mío, La piel del cielo (Premio Alfaguara 2001) y Leonora (premio Seix Barral, 2011)

Dice Elena Poniatowska que no se puede ser feliz todo el tiempo, que en sus 80 años ella lo ha sido “a ratitos” y que el homenaje le ha emocionado mucho. También asegura que nunca ha decidido nada en la vida y que todo le ha venido por casualidad. Ese destino la llevó de ser la hija del príncipe heredero de Polonia (es descendiente directa de Estanislao II Poniatowski, último rey del país) a defender los derechos de las mujeres, los indígenas y los más pobres en México, el que considera su país aunque no hubiera escuchado hablar de él hasta que su familia tuvo que huir de Europa. Un país “al que ahora todo le duele”, según la escritora.

Es imposible pensar en el legado de Elena Poniatowska y no recordar uno de los puntos más oscuros de la historia del país. Su relato de la matanza de Tlatelolco (La noche de Tlatelolco) de octubre 1968 sigue acompañando a la escritora a través de los años como recordaron todos los participantes en el homenaje. “En esos momentos no sabíamos lo que sucedía y muchos no lo entendimos hasta que leímos su libro. Lo que se sepa del México de estos tiempos tendrá mucho que ver con lo que ha contado Elena”, dijo el escritor Juan Villoro.

La autora está preocupada por los jóvenes, a los que considera su "fuerza, admiración y orgullo"

Pero Elena Poniatowska quiere mirar al futuro aunque no le gusta del todo lo que ve: está preocupada por la juventud mexicana, esa que llenó la sala donde se celebró el homenaje, incluso muchos se quedaron sin entrar. Se entiende con ellos a pesar de las generaciones que los separan y consigue que el público que llena el auditorio acabe coreando el ‘Goya’, grito de los Pumas, el equipo de fútbol de la universidad. No para de sonreír mostrando esos “preciosos dientes de conejo”, como dice ‘El fisgón’ en su intervención. Los piropos no cesan, también por parte del público.

Elenita, como la llaman con cariño sus amigos, habla de la falta de oportunidades para los jóvenes, a los que considera su “fuerza, admiración y orgullo. Sin ellos no tendría sentido teclear un día sí y otro también desde 1953 hasta ahora”. “¿Y qué opina sobre los ‘indignados’?” “Pues que en México también existen jóvenes en condiciones de lucha en la calle y que tienen que ser tomados en cuenta. Los muchachos la tienen difícil pero ellos son la fuerza de este país”.

Aunque en sus obras rinda homenaje a las mujeres y sea “santa patrona de las feministas”, como recuerda Marta Lamas, asegura que no le gustaría que escribieran un libro sobre su vida. En jubilarse ni piensa, dice que aún tiene mucho que devolverle a México y por eso trabaja en una fundación que lleva su nombre y forma parte del equipo de asesores de Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial de la izquierda. “Poniatowska se avergonzó de sus privilegios y se convirtió en altavoz de las causas silenciadas”, asegura Lamas. Dejó de formar parte de la aristocracia europea para convertirse en la más mexicana, meterse en las cárceles, hablar con los zapatistas y convertirse, como dice la canción que le dedicó Liliana Felipe, en “la princesa del jitomate, emperatriz del maguey”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El Barça golea con otro récord de Messi

El argentino bate la plusmarca de Raúl, suma 74 goles y Luis Suárez se estrena como realizador blaugrana ante el Apoel (0-4)

Maximos goleadores en la Liga de Campeones

Messi, Cristiano Ronaldo, Raúl y van Nistelrooy encabezan la clasificación

Izagirre redacta la reforma de Anoeta a la medida de la Real

El alcalde presenta los pliegos del concurso para la remodelación del estadio, con un presupuesto previsto de 45 millones

Estados Unidos, capital Ferguson

En la ciudad se proyectan los traumas del país de la segregación

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana