Carlos Fuentes será enterrado en París

Homenajes a lo largo de todo el día honraron la memoria del escritor, fallecido a los 83 años

Los restos del escritor serán enterrados en el cementerio Montparnasse junto a los de sus hijos, Carlos y Natasha

El presidente mexicano recibe el féretro de Carlos Fuentes / PRADIP J. PHANSE

Son escenas que solo podrían darse ante la muerte de alguien tan conocido, respetado y querido como Carlos Fuentes. En una ciudad que vive deprisa, donde la cortesía en el tránsito desapareció hace mucho, el escritor logró que por una vez el tiempo no importara: los automovilistas que reconocían en el Paseo de la Reforma la carroza que contenía los restos de Carlos Fuentes se detenían para aplaudir al escritor cumbre de las letras mexicanas.

Se trató de un improvisado y cálido prólogo del solemne homenaje nacional que se le ha rendido a Fuentes este mediodía en el Palacio de Bellas Artes. Cubierto de una bandera mexicana, el féretro de madera caoba que contenía los restos del escritor recibió el tributo de una comunidad intelectual todavía contrariada por la noticia del deceso del autor de La muerte de Artemio Cruz, ocurrida el martes. Los restos del escritor mexicano serán trasladados al cementerio parisino de Montparnasse, para ser sepultados junto a sus hijos Carlos y Natasha, por deseo del autor. Aunque la periodista Silvia Lemus, viuda del escritor, dijo que no se sabía cuándo.

Lemus presidió el homenaje donde se volcó el cariño de la comunidad intelectual mexicana, congregada en el vestíbulo del recinto para evocar al escritor “que hizo más grande el tiempo mexicano”, como definió al abrir la ceremonia Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México, quien agregó: “difícilmente podríamos entendernos sin Carlos Fuentes”.

Sáizar, máxima funcionaria de la cultura de este país, agregó que el escritor nacido en 1928 “nos enseñó a deletrear a la nación”, y al reconocer que “seguimos estremecidos” por el deceso, expresó “no venimos a decir que Fuentes se ha ido, sino que nos hemos quedado sin él”.

El presidente Felipe Calderón —“con profunda admiración y gratitud”—, dijo al cerrar el tributo que Fuentes llenó “a México y a nuestras letras de orgullo”. El gobernante sentenció: “Ni sus pensamientos, ni sus libros, ni su crítica morirán jamás. Vivirá en sus obras, en sus palabras. Carlos Fuentes ha muerto para ser amado mas”, resaltó luego de enumerar libros y premios del homenajeado.

“Fuentes encarnó la idea de llevar México al mundo y traer mundo a México”, dijo su amigo Federico Reyes Heroles al tomar la palabra. Por su parte, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno de la capital mexicana, y también orador en el homenaje, señaló que Fuentes fue un “militante de México, un apasionado sobre su futuro. Sus últimas reflexiones eran sobre el nuevo milenio, sobre cómo hacer un México más justo, le indignaba la escandalosa desigualdad”, mencionó el gobernante de la ciudad capital. “Tu pasión y militancia seguirá entre nosotros. Carlos se queda con nosotros y siempre estará en el alma mexicana”, agregó Ebrard.

En el homenaje estuvieron dos centenares de artistas, académicos, intelectuales y políticos. Además de la viuda de Fuentes, y la hija de su primer matrimonio, Cecilia Fuentes Macedo, también estuvo presente su hermana Bertha Fuentes. Calderón asistió acompañado por su esposa Margarita Zavala y por José Ángel Córdova Villalobos, secretario [ministro] de Educación Pública.

Ebrard, que recela presentarse en recintos en los que esté el presidente Calderón, a quien durante años le negó el saludo, estuvo acompañado por su esposa, la diplomática hondureña Rosalinda Bueso. Los dos matrimonios acompañaron a Silvia Lemus en la primera guardia de honor. Además del presidente y el jefe de Gobierno, las autoridades del país también estuvieron representadas por el actual líder del Senado José González Morfín (PAN).

De los amigos de escritor se encontraban presentes el pintor José Luis Cuevas, el político y diplomático Porfirio Muñoz Ledo, el empresario y filántropo Manuel Arango, y los escritores Enrique Florescano, Rafael Pérez Gay, Víctor Flores Olea, Héctor Aguilar Camín, Ángeles Mastretta, Felipe Garrido, Laura Esquivel, Eduardo Matos Moctezuma, el rector de la UNAM José Narro Robles, el presidente y la directora de la feria internacional del Libro de Guadalajara Raúl Padilla López y Nubia Macías, entre muchos otros.

Durante el homenaje, el chelista Carlos Prieto interpretó una pieza de Bach, que llenó de solemnidad un recinto en donde destacaban las coronas de flores, una de ellas enviada por la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Luego de la ceremonia protocolaria, que duró menos de una hora, se permitió el ingreso a Bellas Artes de cientos de personas que esperaban al rayo del sol su turno para desfilar ante el féretro del escritor “mundialmente reconocido”, como dijo doña Rosario Espíndola, una lectora que siguió a Fuentes desde que en su juventud leyera La región más transparente (1958).

En el ambiente del homenaje, que seguro Fuentes hubiera encontrado un tanto serio, quizá porque nadie se ha repuesto de la sorpresiva muerte del escritor, flotaron las palabras del propio autor de En esto creo (2002), libro del cual el presidente Calderón leyó un pasaje: “Creemos que la muerte de hoy dará presencia a la vida de ayer. Con Pascal repetimos: “Nunca digas ‘lo he perdido’. Mejor di: ‘lo he devuelto’”. Piensa que es cierto. Hay quienes mueren para ser amados más”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana