La muestra más completa de Joan Miró aterriza en Estados Unidos

La Galería Nacional de Arte de Washington celebra la llegada de las obras del artista

'La Masía' (1921-1922), obra que perteneció a Ernest Hemingway y que forma parte de la colección presentada en Washington. / JOAN MIRÓ (Galería Nacional de Arte, regalo de Mary Hemingway)

Washington podrá disfrutar a partir de este fin de semana de la muestra monográfica más amplia dedicada al artista Joan Miró. La exposición ‘La Escalera de la Evasión’ presentada este martes en la Galería Nacional de Arte de Washington tras un exitoso paso por la Tate Modern de Londres, repasa el trabajo del pintor y su respuesta artística a uno de los periodos más turbulentos de la historia de Europa.

Las 170 obras reunidas ofrecen un viaje más allá de los juegos de líneas y colores del autor, de la distorsión de figuras humanas, y mensajes en lienzos prácticamente desnudos, para adentrarse en el Miró político, el pintor surrealista que a lo largo de su carrera fue testigo de las dos guerras mundiales, la Guerra Civil española y la dictadura de Franco.

“Algunos de sus trabajos rozan la propaganda política, pero el propósito de esta exposición es poner todas las obras dentro de su contexto político y de la carrera del autor, lo que permite su correcta interpretación”, explicó Harry Cooper, curador de la exposición y director de la sección de Arte Moderno y Contemporáneo de la Galería, durante la presentación en Washington.

Álex Susanna, director adjunto de la Fundación Ramón Llull, definió a Miró como “el artista más original y lírico del siglo XX, comprometido con la historia, con su idioma y su cultura cuando ésta estuvo prohibida en Cataluña”. La fundación, que, entre otros objetivos, promueve desde hace diez años el estudio de la cultura catalana y del catalán en universidades de todo el mundo, colabora con la Galería Nacional de Arte de Washington en la exposición y presenta al artista como “el autor que más ha contribuido a la promoción de la cultura y la herencia catalanas”.

La amplia muestra reunida en ‘La Escalera de la Evasión’ repasa la carrera artística del autor así como la evolución de su compromiso político. Desde sus primeros trabajos en la Cataluña rural, la influencia de los surrealistas en la década de los años 20, su respuesta a la Guerra Civil española, la caída de Francia bajo el régimen fascista y su regreso a España durante la dictadura, cuando abordó trabajos de mayor envergadura y un estilo más radical.

Hasta Washington ha viajado La Masía (1921-1922), una de sus primeras obras, inspiradas en su Cataluña natal y que después pertenecería a su amigo Ernest Hemingway, así como la secuencia Cabeza de payés catalán (1924-1925). Las Pinturas Salvajes (1924-1936) y la Naturaleza muerta del zapato viejo (1937) centran la sección dedicada a sus reacciones en los años de la Guerra Civil española, mientras que la serie Barcelona, de 1944, o Telas Quemadas, elaborada tres décadas después, representan la nueva etapa en la trayectoria del artista.

Telas Quemadas, 1973. / JOAN MIRÓ (Fundación Joan Miró)

“A pesar de estos cambios, sentimos que la personalidad del autor se mantiene a lo largo de todas las obras” , recalcó Cooper.

Según el curador, el título de la colección recoge una de las frases empleadas por el autor en varias ocasiones. “Queríamos mantener la ambigüedad con la que ya jugaba Miró: el ascenso a la imaginación, las constelaciones, y el descenso al compromiso político que desarrolló durante varias épocas y que nos habla de su compromiso con la cultura y la libertad españolas”.

“Al contar la historia de la vida de Miró y los tiempos de los que fue testigo se revela la oscura intensidad de muchos de sus trabajos. Detrás de la atractiva inocencia de su estilo permanece una profunda preocupación por la humanidad y el sentido de la identidad personal”, declaró Earl Powell, director de la Galería Nacional de Arte de Washington. “En las obras del artista quedaron registrados los horrores que marcaron España en el siglo XX. Hemos esperado mucho tiempo para tener aquí esta colección”.

“Miró no veía el viaje de la imaginación como una huida para dejar atrás el horror, sabía que como artista podía ser también un modelo de libertad”, añadió Cooper.

La muestra, que forma parte del programa cultural impulsado por la Embajada de España en Estados Unidos, ha sido organizada por la Tate Modern de Londres, donde contó con más de 300.000 visitantes entre abril y septiembre de 2011; la Fundación Joan Miró de Barcelona y la Galería Nacional de Arte de Washington, donde estará abierta al público hasta el próximo mes de agosto.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana