José Miguel Ullán: el poeta también era pintor

El poeta utilizaba la pluma también para pintar cuando se esfumaba la inspiración

Su obra gráfica se expone en La Casa Encendida hasta el 10 de junio

'Ciclón', uno de los dibujos del poeta José Miguel Ullán.

Cuando al poeta José Miguel Ullán (Salamanca, 1944-Madrid, 2009) se le atascaba la escritura, pintaba. Con la pluma o con las acuarelas esperaba la vuelta de la inspiración. A veces, el motivo del dibujo tenía que ver con la idea que perseguía. En otras ocasiones, creaba minúsculos personajes aparentemente iguales pero únicos en su identidad. Las piezas eran pequeños papeles que el artista aprovechaba hasta consumir los márgenes. Es una obra hecha entre versos, durante las paradas de los muchos textos que escribió a lo largo de su vida. Estas pequeñas (en tamaño) joyas artísticas vertebran la exposición que hasta el 10 de junio se puede ver en las salas de La Casa Encendida .

Además de dar a conocer su talento pictórico, la exposición (José Miguel Ullán: Palabras iluminadas), comisariada por Manuel Ferro, es una completa evocación a la vida de este gran poeta (“una de las voces más personales y rigurosas”, escribió Octavio Paz ) que a través de diferentes medios, entre ellos EL PAÍS, fue un inimitable difusor y animador cultural.

Ferro, coeditor con Ullán de Ave del Paraiso y amigo incondicional del artista, ha querido destacar como a lo largo de cuatro décadas largas de escritura, su vinculación con el mundo de las artes plásticas fue constante. Junto a grandes fotografías en las que el autor aparece al lado de Octavio Paz o María Zambrano, se le ve con amigos de toda su vida como Antoni Tàpies, Eduardo Chillida, Joan Miró o Antonio Saura. Los retratos sirven de referencia para contemplar sus trabajos para ediciones de bibliofilia dadas a conocer en museos como el MoMA de Nueva York, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid o la Biblothèque Nationale de France de París.

Profundo conocedor del arte, Ullán escribió una parte importante de los catálogos editados para acompañar las grandes exposiciones celebradas principalmente en Madrid durante la transición. Además organizó numerosas exposiciones de artistas mexicanos en España (Frida Kahlo, Manuel Álvarez Bravo, Vicente Rojo) y llevó a los entonces emergentes españoles (Zush, Broto, Sicilia, Ràfols-Casamada) a las salas mexicanas.

Al final de su vida, cuando ya no podía seguir con la escritura, el dibujo siguió siendo su aliado. Bajo el título de Animales impuros, se ven extraños monstruos redondeados y chepudos, en azul y gris. Eran los tumores que , recuerda Ferro, abrasaban su cuerpo y contra los que él luchó agarrándose al arte.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

‘Narcomami’: la mujer más poderosa del mundo del narco

Enedina Arellano Félix, jefa del cartel de Tijuana, es señalada por la DEA como la mujer más importante en el mundo de las drogas

El kirchnerismo no tiene heredero

Todas las encuestas vaticinan que hay tres candidatos favoritos para ganar las presidenciales, y ninguno es kirchnerista

Fernández inaugura el Congreso con un ataque a la Corte Suprema

La presidenta lamenta por primera vez la muerte de Nisman y critica a Israel porque, según ella, solo pide justicia por el atentado contra la AMIA, pero no contra su embajada en Buenos Aires

EL PAÍS RECOMIENDA

Sarrión: 8.600 habitantes, 36.000 kilos de trufa

Una comarca despoblada de Teruel es la mayor productora del mundo

Una utopía ciclista en Londres

Pablo Guimón Londres

Un estudio propone construir 240 kilómetros de vías exclusivas para bicicletas sobre las vías del tren

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana