Dior elige a Raf Simons para reemplazar a John Galliano

El diseñador que estuvo en Jil Sander presentará su primera colección en julio en París

El diseñador belga Raf Simons saluda al finalizar el desfile de primavera 2012 de Jil Sander, el penúltimo que diseñaría para la marca. / L'ESTROP

Los últimos acontecimientos de la moda enganchan porque contienen todos los elementos de un buen relato. Son, a la vez, contemporáneos y atemporales, dramáticos y ligeros, terribles y bellos. Un comunicado de Dior, que incendió las redes sociales con esa velocidad punta a la que ya nos ha inmunizado Internet, puso ayer fin a 13 intensos meses de especulaciones. El diseñador belga Raf Simons, de 44 años, será el nuevo director artístico de la casa, responsable de las colecciones femeninas de alta costura, prêt-à-porter y accesorios. Es el quinto que ocupa uno de los grandes tronos de la moda francesa, instaurado en 1947 y huérfano desde que su fundador falleciera diez años después. Un discreto creador ha sido elegido finalmente para reemplazar al controvertido John Galliano. El británico fue despedido en marzo de 2011, tras ser acusado de proferir insultos antisemitas. Desde entonces, Galliano solo ha hablado durante el juicio —en el que resultó condenado— y achacó su comportamiento a la presión laboral y a su adicción al alcohol y los tranquilizantes.

Con esa debacle viral terminaron los 15 años de Galliano en Dior y se inició un juego por adivinar quién le reemplazaría. El estudio de diseño, dirigido por su ayudante Bill Gaytten, ha ido entregando puntualmente anodinas colecciones de prêt-à-porter y de alta costura, mientras la quiniela sucesoria se alargaba y se barajaba el nombre de casi cualquier diseñador en activo. Desde Alber Elbaz hasta Sarah Burton, pasando por Riccardo Tisci o Azzedine Alaïa. Cuando las negociaciones con Marc Jacobs fracasaron el pasado otoño, presuntamente por un desacuerdo económico, el foco se dirigió hacia Raf Simons. En Navidad, su candidatura parecía ser la mejor colocada. Pero la opción perdió fuelle en febrero cuando Simons fue abruptamente despedido de Jil Sander. Un emocionante desfile en la semana de la moda de Milán puso fin a su relación con la compañía para permitir que se reincorporara a ella la mujer que la fundó en 1968. Según The New York Times, las conversaciones entre el entonces ya desempleado Simons y Dior se reanudaron en marzo, al terminar la semana de la moda de París.

"Me uno a la magnífica casa Dior con el mayor respeto a su historia y a su incomparable artesanía", afirma Simons en la nota de prensa emitida ayer. "Christian Dior siempre ha sido el costurero que más me ha inspirado. Su nombre es un símbolo de elegancia y refinamiento en todo el mundo. Estoy realmente honrado de convertirme en el director artístico de la más respetada casa francesa". Tras la muerte de Dior, su joven ayudante Yves Saint Laurent fue el primero en  recibir el encargo de diseñar en su nombre. Solo estuvo tres años en el cargo, ya que fue despedido en 1960, tras una polémica colección, y fue sustituido por Marc Bohan. En 1985, Bernard Arnault compró la compañía y, cuatro años después, apartó a Bohan en favor del italiano Gianfranco Ferré. Hizo lo mismo en 1996 cuando incorporó a Galliano. La marca que Arnault rescató del olvido genera en la actualidad más de mil millones de euros al año y, desde la salida de Galliano, las ventas se han incrementado un 28%.

El recorrido de Simons empezó a mediados de los años noventa cuando se estableció en Amberes como diseñador para hombre y se convirtió, junto a Hedi Slimane, en la referencia fundamental de una nueva estética masculina. Hasta su llegada a Jil Sander en 2005 -entonces propiedad del grupo Prada- Simons no había diseñado para mujer, pero sus colecciones femeninas recibieron calurosos elogios por su sobria modernidad. Aun así, siempre ha mantenido su propia marca para hombre y continuará haciéndolo ahora, a pesar de que Dior cuenta con una división masculina. Precisamente, fue creada por Slimane en 2001 y desde 2007 la dirige el también belga Kris Van Assche.

Las trayectorias paralelas de Simons y Slimane les condenan a mantener una apasionante rivalidad. Tras un año convulso, emerge una nueva era para la moda. Acaso era necesario pasar un tiempo agitado, para que la tormenta revelara un cielo brillante al aclararse. El horizonte se dibuja prometedor: este verano Hedi Slimane debutará en Yves Saint Laurent y Raf Simons lo hará en Dior. Los dos principales innovadores de la moda masculina de la última década comandarán dos de las grandes casas de mujer, los bastiones sentimentales -que no económicos- de los grupos de dominan la industria: LVMH y PPR. Son dos de los más respetados creadores contemporáneos y, sin embargo, se verán en papeles debutantes. Slimane nunca ha diseñado para mujer; Simons nunca ha probado suerte en la alta costura. Ni el mejor guionista podía haber planteado un escenario más interesante.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana