Las plataformas de ‘streaming’ amenazan la televisión por cable en Estados Unidos

En 2011 más de un millón de abonados se pasaron pasarse al consumo de contenidos ‘online’

Logotoipos de las plataformas de 'streaming', Hulu y Netflix.

Las plataformas digitales como Netflix o Hulu, que ofrecen acceso ilimitado a películas y series a través de Internet, están revolucionando los hábitos de consumo televisivo en Estados Unidos. En 2011, más de un millón de abonados a empresas de televisión por cable o satélite cancelaron su suscripción para pasarse al streaming –sistema que permite ver los contenidos en la red mientras se descargan- y este año se prevé que se sumen a esta corriente tres millones y medio más, lo que supone un 3,6% del total de usuarios de cable o satélite en el país, según un estudio anual del grupo canadiense Convergence Consulting publicado esta semana.

Estas cifras no hacen sino confirmar una tendencia que se venía observando desde 2008. De acuerdo con el último informe de la consultora, entre 2008 y 2011, 2,6 millones de estadounidenses decidieron consumir únicamente contenidos vía streaming. La encuesta El estado de los medios democráticos de Deloitte corrobora esta tendencia. El sondeo indica que en 2008, el 93% de los consultados prefería la televisión por cable, una cifra que se redujo hasta el 69% en 2011. Según el mismo estudio, en 2009 solo el solo el 4% prefería ver una película online, un porcentaje que se ha incrementado un 14% en 2011.

Netflix, Hulu o Amazon han logrado atraer a gran número de clientes ofreciendo contenidos en Internet a tiempo real a precios muy asequibles

Netflix, Hulu o Amazon han logrado atraer a gran número de clientes ofreciendo contenidos en Internet a tiempo real a precios muy asequibles. Netflix oferta a sus 21,7 millones de clientes un amplio catálogo de películas y series en streaming –que van desde las más antiguas hasta las últimas novedades como The Artist, gracias a un acuerdo suscrito recientemente con Weinstein Company- a cambio de 7,99 dólares (5,5 euros) al mes. El abonado medio al cable paga unos 74 dólares mensuales y consume 240 horas de televisión aproximadamente, lo que equivaldría a unos 0,31 dólares por hora o 0.62 euros por persona, según el estudio de Convergence Consulting.

Pero el modelo de negocio de estas compañías no tiene viabilidad a medio plazo, de acuerdo con el informe, ya que el coste de los derechos por emitir a través de streaming crece exponencialmente y es imposible costearlos con lo que se pide por suscripción. En 2010, Netflix debía mil millones de dólares por dichos derechos, una cantidad que ascenderá a 3.900 millones a final de este año.

Además, estas empresas se están encontrando con una nueva amenaza, la competencia de las mismas compañías de cable que están creando sus propias plataformas de contenidos online. El líder de la televisión por cable en EE UU, Comcast, comenzó a ofertar a sus 22.3 millones de abonados un servicio de streaming llamado Streampix, que piensa expandir a quienes no sean suscriptores. Verizon, otro operador de cable, va a lanzar junto a Coinstar´s Redbox, una web similar por 4,99 dólares al mes, tres dólares menos que Netflix.

Los consumidores que optan por Internet para disfrutar de las películas sin cortes publicitarios, en un futuro soportarán el mismo volumen de anuncios que en la televisión convencional

Los proveedores de cable, ante la amenaza que para su negocio suponen estas nuevas plataformas, han decidido imitarlas. En juego, además de la pérdida de clientes, está el mercado publicitario. Solo en 2010, Hulu obtuvo por publicidad más ingresos que el resto de cadenas de televisión tradicionales juntas, según un estudio de Video Vetrix. Lo cual lleva a la paradójica situación de que los consumidores que optan por internet para disfrutar de las películas y las series sin cortes publicitarios, en un futuro soportarán el mismo volumen de anuncios que en la televisión convencional, según el estudio de Convergence Consulting.

Y siguiendo con el bucle, ahora es Neflix quien ha entrado en negociaciones con plataformas de cable. The New York Times anunció que existen conversaciones con HBO, una cadena con 29 millones de abonados y que produce contenidos propios. La intención de la primera sería tener un espacio mensual y poder ofrecer sus productos a los suscriptores de la segunda. Ninguna de las dos empresas ha confirmado la noticia.

En España de momento las televisiones y las plataformas no tienen de qué preocuparse porque Netflix, el gigante del streaming no tiene intención de desembarcar en la península, algo que había considerado muy seriamente a principios de enero.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Una región invertebrada

Dilma está a punto de romper la alianza comercial con Argentina

El nuevo orden comercial

Los acuerdos en negociación dibujan un escenario de pactos regionales sin China

Librerías españolas en la encrucijada

Ante la Feria del Libro de Madrid que arranca el viernes, EL PAÍS recorre la ruta española de estos espacios amenazados por la crisis Dos de ellos cierran cada día Hoy, primera entrega

EL PAÍS RECOMIENDA

Barceló: “Pintar es, casi siempre, hacer cosas en vano”

El pintor exhibe sus últimos lienzos en París e inaugura una muestra

Los ensayos que no interesan a las farmacéuticas

La plataforma SCReN compara estrategias sin interés comercial pero con beneficios

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana