POEMAS EN RED

Inmortalidad en los recuerdos de la infancia, por William Wordsworth

Con William Wordsworth continuamos la sección Poemas en Red

Evocación del fundador del Romanticismo inglés recogida en 'La abadía de Tintern'.

La obra ofrece una nueva traducción y prólogo de Gonzalo Torné

'Snap the whip', de Winslow Homer.

ODA: INSINUACIONES DE INMORTALIDAD DE TEMPRANA INFANCIA

IX

¡Júbilo! ¡En tus rescoldos
todavía hay algo que vide,
y la naturaleza aún recuerda
aquello que fue tan fugitivo!
Pensar en nuestros años pasados despierta en mí
una bendición perpetua: que no se dirige
hacia lo más digno de veneración:
el regocijo y la libertad, el credo simple
de la infancia, cuando se mueve o descansa,
con la esperanza recién desplegada todavía agitándose en su pecho:
no es por todo esto que yo elevo
mi canto de agradecimiento y alabanza;
sino por esas obstinadas interrogaciones
sobre el sentido y las cosas fuera de nuestro alcance,
porque lo que se desprende de nosotros, se desvanece;
por los miedos confusos de una criatura
que se desplaza por mundos que todavía no se han realizado,
instintos elevados ante los cuales
temblaba nuestra naturaleza mortal
culpable, sorprendida;
por esos primeros efectos,
esos recuerdos imprecisos
que, fuesen lo que fuesen,
no han dejado de ser la fuente de luz de nuestros días,
la luz maestra de cuanto alcanzamos a ver;
que nos sostiene y acoge, y tiene poder suficiente para
convertir nuestros ruidosos años en instantes del ser
del silencio eterno; verdades que despiertan
para no morir nunca;
¡que ni la apatía, ni los esfuerzos excesivos,
ni el hombre ni el muchacho,
ni todo cuanto está enemistado con la alegría
puedan suprimirlo ni destruirlo por completo!

Que durante las estaciones de clima más sosegado
aunque estemos alejados, tierra adentro
tengan nuestras almas una visión de ese mar inmortal
que nos trajo hasta aquí,
puedan en un instante viajar allá,
y ver a los niños jugar cerca de la orilla,
y oír a las poderosas aguas correr eternamente.

* William Wordsworth (1770-1850). Poema recogido en el libro La abadía de Tintern (editorial Lumen), que recoge una selección de algunos de los mejores poemas breves y menos difundidos, y ahora editados por Lumen en una nueva traducción a cargo de Gonzalo Torné.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Un parásito que muda de piel

Descubierto el sistema que regula cómo cambia el tripanosoma las proteínas de su superficie

Las ganancias del Popular suben un 31% con menos provisiones

El banco duplica los ingresos por venta de inmuebles, hasta los 1503 millones

El eje de la soberanía

Europa se está reconfigurando en torno a un resurgir de los nacionalismos. Grecia es sólo un aviso

EL PAÍS RECOMIENDA

“Dividimos todo entre carcas y progres; es imposible diálogar”

La filósofa Adela Cortina cree que la democracia peligra con la desigualdad

¿Qué será de nuestras fotos dentro de 10 años?

Muchas de las imágenes que hacemos corren el riesgo de desintegrarse

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana