Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mundo de la cultura teme un hachazo en torno al 25%

Los presupuestos deparan a Educación, Cultura y Deporte una rebaja de 830 millones.

El Gobierno no especifica el recorte para la secretaría de Estado de Cultura.

La reducción en transferencias educativas será de 530 millones

Los peores temores que sobrevolaban estas semanas el mundo de la cultura en España se han confirmado. El (escaso) desglose de la madre de todos los recortes, presentado por Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, al término del consejo de ministros, deja el saldo de las cuentas del ministerio de Cultura, Educación y Deportes en 3.088 millones, frente a los 3.918 millones de euros del año pasado. Esto es, un 21,2% menos que en los presupuestos de 2011, ya de por sí bastante menguados tras una serie de años de obstinados tijeretazos y después del ajuste de un 12% exigido en diciembre a todas las carteras.

El recorte es menor que en los ministerios de Exteriores (54,4%) o Fomento (34,4%), pero mayor que en Interior o Justicia (los menos afectados). Hay que tener en cuenta que este año las cuentas de Educación y Cultura van juntas, frente a las del pasado, en el que los ministerios contaron respectivamente con 2998,42 millones y 1051,1 millones.

Con el escaso detalle ofrecido por Montoro es difícil saber cuánta tijera se llevará concretamente la secretaría de Estado de Cultura. Sí se habló en la comparecencia ministerial de una reducción de 530 millones en transferencias educativas. Según las fuentes consultadas, el recorte aplicable a lo estrictamente cultural rondará el 25% y será un poco menor que en Educación.

Los nombres y apellidos de las partidas menguadas se conocerán el martes, aunque todos los actores del ecosistema cultural se temen bailar con la más fea. Y si de algo nadie duda es que el Fondo de la Cinematografía -que contaba con 76 millones de euros- puede encontrarse entre los más afectados, merced a un recorte que algunas fuentes llegarían a situar en un 30%.

Aunque a la cifra final hay que descontar los 35 millones que serán aprobados en breve mediante orden ministerial y que son los que sirven para pagar las deudas contraídas por Cultura con los productores de las películas estrenadas en 2010. Los 18 millones que quedan después de la resta es lo que se repartirá a las ayudas anticipadas y festivales.

Estos datos agravan una situación ya de por sí alarmante: museos vaciados de contenido, bibliotecas sin medios para comprar libros, compañías teatrales abocadas a la quiebra por impago de las instituciones públicas, giras en barbecho y decenas de rodajes cinematográficos parados en seco conforman el triste panorama de las artes en España.

Este escenario fue detallado por EL PAÍS en la serie Los recortes de la Cultura. En ella se repasó la situación de cada uno de los sectores, de la música al teatro; del cine a los libros; del arte a la danza. Para ese viaje por el paisaje después de la batalla de las subvenciones alocadas del pasado se contó con la guía de algunas de las personalidades más destacadas de cada uno de los mundos que, mediante explicaciones en vídeo, analizaron los retos a los que se enfrenta la cultura en esta España posbatacazo económico.

Más información