La cultura y los jóvenes en el desarrollo latinoamericano

La reunión anual del Banco Interamericano incide en el potencial cultural del continente

Los jóvenes músicos de la orquesta Simón Bolívar, en un concierto en Caracas, el pasado febrero. / CARLOS GARCÍA RAWLINS (REUTERS)

Que en una reunión de banqueros se debata sobre arte puede provocar desconfianza. Pero fue así. La reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la entidad de fomento de América Latina, comenzó ayer con una mesa redonda sobre la incidencia positiva de la cultura en el desarrollo socioeconómico de los jóvenes de la región. Es cierto que entre el público en el auditorio Adela Reta, en el edificio de la cadena de radio y televisión Sodre de Uruguay, había más representantes de la sociedad civil y las empresas que de los bancos, pero a fin de cuentas ahí estaban el exbailarín argentino Julio Bocca, el dramaturgo uruguayo Gabriel Calderón y la exministra de Cultura colombiana Paula Moreno abriendo la cita financiera.

“Veo en países latinoamericanos que no hay una proyección a largo plazo”, se refirió Bocca a las políticas culturales. “Un deportista, alguien que estudia danza, teatro, pintura, tiene que dejar la educación por lo que sueña”, denunció el exbailarín de renombre internacional que ahora dirige el Ballet Nacional Sodre de Uruguay y vive en Montevideo, la ciudad que acoge este año la reunión del BID. “O tienen que dejar lo que sueñan por estudiar. Ahora estamos comenzando a entender que la educación y la cultura van de la mano”, añadió Bocca. También opinó que en Uruguay existen grandes artistas y deportistas en una población pequeña, “pero quizá no hay una infraestructura sobre educar para el futuro”.

El presidente del BID, el colombiano Luis Alberto Moreno, fue el primero en tomar la palabra. Recordó que Latinoamérica es la segunda región del mundo con más jóvenes. La edad media de los latinoamericanos es de 27 años. “Para reducir la pobreza, hay que invertir en los jóvenes. Hay una gran relación entre el bienestar de los jóvenes y el bienestar económico-social de un país”, opinó Moreno, antes de mencionar a 14 latinoamericanos y caribeños de entre 18 y 27 años que “a partir del deporte y la cultura ayudan a prevenir la violencia y a conformar el tejido social”. Para el presidente del BID el desarrollo económico es más que puentes, escuelas y sumar unos puntos más al PIB. Es mayor calidad de vida de la gente.

Latinoamérica es la segunda región del mundo con más jóvenes

También el vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, defendió la postura de Luis Moreno. “Hablar de juventud nos lleva a preocuparnos por la educación y por un proyecto nacional que apueste a la excelencia, la ciencia, la tecnología y la cultura”. El número dos del Gobierno progresista uruguayo abogó por la cultura “en sentido amplio, en cuanto a cultivar el espíritu y el físico porque eso contribuye con valores de solidaridad, altruismo, respeto y tolerancia al desarrollo de la educación y a la búsqueda de la generación de conocimiento”.

Una de los 14 jóvenes premiados por el BID, Anaí Vera, técnica de la nueva Dirección General de Educación Escolar Indígena de Paraguay, relató la experiencia de su país en adaptar los contenidos educativos a las idiosincrasias de los 20 pueblos originarios que coexisten allí. Vera recordó que el 40% de la población indígena de Paraguay es analfabeta y contó que por eso también se ha organizado un plan de alfabetización para jóvenes y adultos. Esta joven bióloga de 26 años defendió el “derecho humano de los indígenas a educarse en su identidad”.

A ver si podemos hacerlo

El dramaturgo Gabriel Calderón destacó que en Uruguay se ha dejado el mandato de “esto no se puede hacer” por otro que admite el ensayo y el error, por el “a ver si podemos hacerlo”. Este director de teatro y actor de 29 años, autor de obras como Obscena, Mi pequeño mundo porno y El callejón de los ateos, defendió “el camino de los errores y los fracasos” que ahora se permite su país: “Algo que no estaba incluido en nuestros mejores sueños”.

El presidente del BID recordó que en los años de crisis latinoamericanos, la cultura quedaba relegada al tercer o cuarto orden de prioridades. Por eso reclamó que en estos tiempos de bonanza económica los Gobiernos la nutran: “Desarrollo no es solo las industrias culturales sino invitar a los jóvenes a que persigan sus sueños”.

Su compatriota y exministra de Cultura, Paula Moreno, abogó por que se viera a la cultura como una “necesidad básica”. Admitió que es una industria con potencial, pero “también un servicio al cual tiene que tener acceso el ciudadano".

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Camino de París

El 'Oratorio de Navidad' de Bach, interpretado por el conjunto Les Talens Lyriques y por el Cor de Cambra del Palau de la música, pasó por el Palau antes de viajar a París

Resumen de cuatro décadas de arte

La colección Bassat exhibe sus nuevas adquisiciones en la Nau Gaudí de Mataró

Diga que se lo pedí yo

Conocí a Vaclav Havel de cerca, en una entrevista cuando ya era presidente de Checoslovaquia

La Generalitat crea la mesa para revocar el contrato de ATLL

El órgano deberá decidir si entrega el contrato a Agbar o convoca otro concurso

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana