La Enciclopedia Británica deja de editarse en papel tras 244 años

La última versión impresa será la edición 2010, con entradas sobre el calentamiento global

La compañía se centrará ahora en su edición digital

Podría interpretarse como la victoria final de Wikipedia, o como la muerte de las enciclopedias impresas frente a su versión digital. Tras 244 años de vida, uno de los libros del conocimiento más prestigiosos, La Enciclopedia Británica, dejará de editarse en papel, según ha informado este martes la propia compañía.

"Es más un comienzo que un final", asegura la empresa en su página web,  desde la que invita a consultar, de forma gratuita durante una semana, su versión online. A partir de ahora la editorial se centrará en la edición digital de la enciclopedia y en la producción de libros escolares. "La web se puede actualizar continuamente, no hay limitación de espacio, y ofrece posibilidades multimedia", han declarado los ejecutivos.

La última edición de la enciclopedia será, por tanto, la de 2010, que incluye nuevas entradas sobre el Proyecto de Genoma Humano o el calentamiento global. Entre los años 1950 y 1960 las enciclopedias eran artículos de lujo para las familias, que las adquirían con gran esfuerzo fraccionando el pago en varias mensualidades. Sin embargo, la expansión de Internet y en particular, el éxito de Wikipedia, revolucionó el mercado. Mientras la enciclopedia en linea es gratuita, la Británica sigue costando alrededor de 1.395 dólares.

El periódico estadounidense The New York Times cuenta que de esta última edición de 2010, solo se han vendido 8.000 ejemplares. Según el diario, las ventas del producto alcanzaron su pico en EE UU en 1990, con 120.000 unidades colocadas. Hoy, los beneficios de la empresa por la venta de enciclopedias suponen menos del 1% del total, mientras que el 85% de las ganancias llegan a través de la distribución de libros escolares. Según la compañía, el resto de los beneficios provienen de las suscripciones en la web.

"Hemos estado ahi siempre", declara la compañía en el comunicado colgado en su página, "año tras año. Día tras día. Pero no para siempre (...) casi un cuarto de milenio cumplido exige una evolución en las formas del conocimiento humano".

Más información