Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cameron filmará el abismo marino

El cineasta descenderá al punto más profundo de la Fosa de las Marianas

Jacques Piccard y Don Walsh emergen del batiscafo 'Trieste' en 1960 Ampliar foto
Jacques Piccard y Don Walsh emergen del batiscafo 'Trieste' en 1960

El director de Titanic quiere ser el capitán del Nautilus. James Cameron ambiciona poder decir como Nemo que ha podido sondear los abismos del mar, descender allí adonde la mayoría no nos atrevemos a hacerlo ni con la imaginación. Y, por supuesto, Cameron quiere filmar esos lúgubres parajes y llevarlos a nuestros hogares.

En su avatar —y valga la palabra— de explorador submarino, menos conocido que el de director de grandes éxitos cinematográficos pero en el que se mueve también y perdonen la obviedad como pez en el agua, James Cameron anunció ayer que en las próximas semanas emprenderá una expedición a lo más hondo de la Fosa de las Marianas, el punto más profundo de la Tierra, en el seno del océano Pacífico. A ese lugar abismal y recóndito a casi 11.000 metros de profundidad denominado Challenger Deep (por el barco que primero trató de sondearlo, el HMS Challenger, en 1875), Cameron va a bajar en un mini sumergible de nueva generación ¡ideado por él mismo!, el Deepsea Challenger, un vehículo de apenas siete metros en cuya minúscula esfera de pilotaje cabe—¡qué espanto!— una sola persona.

“Todos los problemas deberé afrontarlos solo”, ha dicho con envidiable serenidad Cameron, al que uno no sabe si admirar más por viajar allá abajo, por sumergirse solo o por hacerlo en un trasto de invención propia (y en el centenario del hundimiento del Titanic, que ya es conjunción).

Cameron, que es explorador residente de National Geographic y cuenta con el decisivo apoyo de la sociedad en el proyecto, viajará pertrechado con lo último en filmación submarina a fin de rodar un documental sobre su expedición en imágenes de alta resolución en 3 D. También recogerá muestras.

El director James Cameron sale del submarino ampliar foto
El director James Cameron sale del submarino

El cineasta submarino va a ser la primera persona en medio siglo que descienda a la planta sótano de nuestro mundo, un lugar tan inhóspito y tremendo que baste con decir que la presión que uno experimenta allí, mil cien veces superior a la de la superficie, es el equivalente a tener sobre tus espaldas 50 aviones Jumbo, por lo que resulta imposible vivir si no eres un pepino de mar muy sufrido.

El único precedente del descenso de Cameron es uno de los grandes hitos de la exploración y la aventura, el del batiscafo Trieste y sus dos tripulantes, el oceanógrafo e ingeniero suizo Jacques Piccard (al que tuvimos la tristeza de enterrar en 2008, con 86 años), y el teniente de la armada estadounidense Don Walsh, que sigue entre nosotros y es de momento y a la espera de lo que haga el director de Terminator el único ser humano vivo que ha alcanzado el punto más bajo del planeta. Piccard y Walsh se sumergieron el 23 de enero de 1960 y tras emplear cinco horas en el descenso, uno imagina que tragando mucha saliva y vigilando las juntas, permanecieron en el fondo a 10.916 metros solo veinte minutos al notar una grieta en la ventanilla causada por la presión. No tuvieron tiempo de ver mucho, sobre todo porque su vehículo levantó una gran nube de lodo al posarse. Les pareció observar una especie de lenguado, pero el dato ha sido puesto en cuestión. Cameron tardará dos horas en bajar en su sumergible y planea pasar seis horas en el fondo.

Tras el Trieste solamente ha habido descensos no tripulados a Challenger Deep, los del japonés Kaiku en 1995 y el estadounidense Nereus en 2009.

Podrá sorprender que un personaje famoso y oscarizado como Cameron se convierta de repente en explorador submarino de referencia, pero, aparte de que dirigió The Abyss, el interés del cineasta por los mares viene de antiguo. Durante el rodaje de Titanic y para documentales posteriores, visitó los restos del famoso barco a 4.000 metros de profundidad (ha bajado hasta ellos 33 veces) y también ha descendido hasta los del acorazado Bismarck. Creador de Earthsip Productions, que desarrolla películas sobre la exploración de los océanos, ha liderado seis expediciones y ha realizado 72 inmersiones. El director ya ha realizado pruebas en su Deepsea Challenger. En una de ellas, el 7 de marzo alcanzó 8.166 metros en la Fosa de Bouganville. Aprovechó para enviar un mensaje a Walsh: “Le habría encantado”.