Pelea dialéctica sobre sexo y lengua

'Lenguaje y sexismo' es la mesa redonda organizada por este diario

Seis expertos han debatido sobre la polémica suscitada por el artículo de Ignacio Bosque

Mesa redonda 'Pasión por lengua' en la sede de EL PAÍS. / L. ALMODÓVAR / Á. R. DE LA RÚA

El interés por definir la realidad a través del lenguaje, especialmente en lo relativo al tratamiento de la mujer, y en general la pasión que suscitan todas las cuestiones relacionadas con el idioma, quedaron escenificados ayer en la sede de EL PAÍS. Pedro Álvarez de Miranda (académico de la Lengua), Inés Alberdi (exdirectora del Fondo de Naciones Unidas para la Mujer), Eva Antón (filóloga y coautora de la Guía para un uso del lenguaje no sexista editada por Comisiones Obreras), el escritor mexicano Jorge Volpi, César Antonio Molina (poeta, exministro de Cultura y exdirector del Instituto Cervantes) y el narrador y director de cine Manuel Gutiérrez Aragón (como moderador) participaron en la mesa redonda que bajo el título Pasión por la lengua organizó el viernes este diario.

Con el lenguaje transmitimos ideología, ideas políticas e ideas de la relación entre hombres y mujeres

Inés Alberdi

Manuel Gutiérrez Aragón. ¿Qué opinan de que la palabra y sus significados en este mundo tecnificado y digitalizado todavía ocasionen tantas reflexiones?

Inés Alberdi. Es magnífico. Hay una consecuencia muy positiva del informe de la RAE y es que ha levantado un debate sobre una cuestión de la que normalmente muchísima gente no se da cuenta: cómo hablamos y cómo con el lenguaje transmitimos ideología, ideas políticas e ideas de la relación entre hombres y mujeres.

Eva Antón. Es interesante tener la oportunidad de reconocer el papel de la lengua y la preocupación por hablar bien y saber que eso no es incompatible con que responda mejor a las exigencias comunicativas de nuestro tiempo. No podemos poner puertas al siglo XXI.

César Antonio Molina. Es un tema que a veces se manifiesta de una manera más amplia porque aquí entra un tema político, un tema de poder, de género y un debate a lo largo de la Historia por el protagonismo de la mujer y su igualdad definitiva. También hay que pensar que la Academia es el órgano legislativo de la lengua y todo el mundo tiene derecho a exponer sus ideas y principios.

I. A. Para hablar del posible sexismo de la lengua española, los académicos tienen mucho conocimiento, pero no se han dado cuenta de que también el conocimiento de la historia, la sociología, los debates de igualdad de género y la historia del avance en los derechos de las mujeres tendrían que ser tenidos en cuenta al hablar del tema.

C. A. M. Todo tiene un orden y un tiempo. La RAE ha ido modificándose en los últimos tiempos y aceptando el devenir de la época, e irá adaptando eso pero dentro de una serie de normas que tienen que ser aceptadas para ser cambiadas, porque si no cada cual podrá expresarse y escribir como le dé la gana, pero lo de tomarse la justicia cada uno por su mano…

Está muy bien que la Academia ayude a regular pero la Academia no crea la lengua; la crea la sociedad

Eva Antón

E. A. Hayek ya lo dijo muy bonito, que la lengua es lo más democrático que existe. Todos tenemos participación en ella. Está muy bien que la Academia ayude a regular, pero la Academia no crea la lengua, la crea la sociedad.

Jorge Volpi. Un debate así es necesario porque tenemos la sensación de que la lengua nos viene dada, como si nos sumergiéramos en una que ya existe y que apenas podemos modificar. Ninguna lengua es inocente. La española, como otras, tiene un matiz sexista inevitable, que está en el centro mismo de las estructuras gramaticales, sintácticas y también en muchos usos de la lengua. A partir de tener conciencia de que la lengua que utilizamos tiene muchos usos sexistas, viene la siguiente cuestión: ¿de estos, cuáles son modificables y cuáles no y cómo podemos avanzar para tener una lengua menos sexista?

Pedro Álvarez de Miranda. Tengo que disentir de la afirmación de César Antonio Molina de que la RAE sea el órgano regulador de la lengua. Estoy más de acuerdo con que las lenguas son instituciones absolutamente democráticas en las que no pueden intervenir poderes legislativos. Es el cuerpo social el que acaba saliéndose con la suya, excepto en un terreno, que es el ortográfico. Ahí conviene que haya un juez o un árbitro. En el terreno gramatical y léxico los hablantes son soberanos y, a la larga, acaban haciendo lo que los hablantes quieren, le guste o no a la Academia. La lengua cambia al hilo de la sociedad.

M. G. A. Dios siempre será representado con barbas y mayor, y por mucho que se diga que dios no tiene sexo ni género, en ninguna parte es representado por una mujer, ese es un uso casi inapelable.

Es bueno que haya un árbitro pero el hablante es soberano; el cuerpo social se sale con la suya

Pedro Álvarez de Miranda

I. A. Los libros antiguos decían: “Dios creó al hombre en siete días”, pero se puede decir “la especie humana”. En la lengua hay posibilidades de hacer un uso menos sexista.

E. A. Lo que intentamos con las guías y orientaciones es responder a la realidad, nombrar la realidad, nombrar la diferencia, lo que hay, sin eufemismos. Queremos apostar por un lenguaje que no excluya. Una de las conclusiones del informe del profesor Bosque es que llega un momento en que después de reconocer unas premisas da un salto y nos adjudica indiscriminadamente a las guías unas conclusiones bastante reduccionistas. El argumento del paso del tiempo en materia de igualdad de oportunidades ya se ha visto que no es suficiente. Por eso se ha apostado por las estrategias de la acción positiva y lo que llamamos transversalidad de género.

I. A. La lengua a veces cambia espontáneamente y a veces por un impulso activo de gente que se siente ofendida por rasgos de la lengua que no son propios de la vida de principios del siglo XXI.

J. V. Yo pensaba que la economía del lenguaje era más importante que la forma de quitar rasgos sexistas. Sin embargo, hace unos años, tuve una conversación con uno de mis héroes intelectuales, Douglas Hofstadter, que aunque se dedica a la física también le interesa este tema del sexismo en el inglés. Él me hizo ver que esta pureza del lenguaje y el principio de economía no debe prevalecer siempre, al contrario, siempre que podamos deberíamos encontrar matices no sexistas.

M. G. A. Aparte de la lengua que hablamos todos, hay muchos lenguajes: está el lenguaje de la ciencia, donde por ejemplo la palabra hombre se respeta mucho (se dice “el cerebro del hombre”…) y ahí no hay mucha discusión: es lenguaje científico.

La lengua española, como otras, tiene un matiz sexista inevitable que está en muchos de nuestros usos

I. A. Ya, pero hay alternativas...

M. G. A. El lenguaje de la ciencia no es muy reivindicativo. Luego está el lenguaje que usamos todos, el lenguaje de la información, el lenguaje poético, y luego está el lenguaje político, que es el que parece que es el más combativo ahora mismo, aunque también el más ridiculizado. ¿No les parece a ustedes que el descrédito de la política lleva a un cierto descrédito del lenguaje político?

P. Á. M. Bueno, a mí se me han quedado varias cosas en el tintero. No es cierto que en esas guías de lenguaje no sexista no se propongan los desdoblamientos. Sí se proponen, y hay ejemplos que por acumulación resultan hilarantes, como el fragmento que se da de la Constitución de Venezuela. Muchas veces, por extenuación no se puede llevar la duplicación hasta sus últimas consecuencias. ¡Si es que es agotador! En las lenguas románicas, el género gramatical es un pilar inamovible del funcionamiento de esas lenguas. Si nos ponemos a intentar modificar esa estructura, que forma parte del núcleo duro de la lengua española, es como darse cabezazos contra la pared. Eso, de verdad, no se puede cambiar. Hemos dicho antes que la lengua es una institución democrática, sí. Pero no es una institución asamblearia, no nos podemos reunir en asamblea para cambiar la estructura gramatical de la lengua española. Las lenguas románicas son así, y o se acepta eso o nos podemos volver locos.

I. A. Pues claro, no se puede estar constantemente duplicando. Lo que yo no entiendo de tu artículo y del artículo del profesor Bosque es esa resistencia a hacer nada. Y esa burla. Por ejemplo, en tu artículo de EL PAÍS decías que existen los epicenos, que son palabras que parecen femeninas, como “víctima, periodista”. Y preguntas en tu artículo de manera retórica: “¿Hay algún hombre que se haya sentido discriminado por esa palabra?”. ¡Hombre, es que eso es muy fuerte! Si las mujeres se sienten discriminadas por la lengua, no es por la lengua en sí, sino por una historia de discriminación que arrastramos de cientos de años. Yo no conozco sociedades en las que los hombres hayan carecido de derechos por ser hombres, y por eso no tienen que reivindicar nada…

C. A. M. La lengua es una estructura que hay que conocer, que tiene sus especialistas, y hay que ver si el ir desmontando eso es complicado, no es complicado, si se puede hacer o no se puede hacer, irlo adaptando como ha ido sucediendo a lo largo de la historia. Yo sí creo que tiene que haber un órgano que diga lo que se puede hacer y lo que no, porque es la manera de acercar las opiniones enfrentadas. Estas guías de las que hablamos, quizás se hubieran hecho mejor consultando a la Academia. Es este un nivel que corresponde a los especialistas. Y la Academia no es que tenga la verdad, pero sí la experiencia y el conocimiento.

E. A. Sobre el uso de la @ que se nos adjudica en el informe, tenemos que decir que no recomendamos la @, que es una grafía y no tiene lectura. La referencia está sacada de un apartado de la guía en la que se habla de la importancia de crear esto en las webs. Hablamos de ese pequeño espacio que se abre en las pestañas que pone “acceso: usuarios” o “acceso: delegados”. Solamente en ese pequeño espacio recomendamos la @, pero con muchísimas limitaciones.

La lengua española, como otras, tiene un matiz sexista inevitable que está en muchos de nuestros usos

Jorge Volpi

J. V. Me parece que si en español tenemos a la Academia y al conjunto de Academias de cada país, que emiten recomendaciones, creo que tendrían que emitir recomendaciones sobre el lenguaje no sexista. La Academia debería, lo primero, reconocer el sexismo intrínseco en la lengua española. Y segundo, hacer un comité entre las academias de los distintos países y emitir recomendaciones de cómo tener un lenguaje menos sexista del que tenemos.

P. Á. M. Ni Ignacio Bosque ni yo somos unos trogloditas. El profesor Bosque rechaza expresamente en su artículo frases como esta: “Los directivos acudirán a la cena con sus mujeres”. Hace falta solo un poco de sentido común para no escribir semejante estupidez. Ni el profesor Bosque ni yo somos insensibles a la cuestión del sexismo lingüístico. Lo que decimos es que el género no marcado forma parte de la estructura profunda de la lengua española.

I. A. La gente joven, por lo que veo en la universidad, tiene mucha más sensibilidad por este tema que la gente de mi edad. Me han dicho que durante el 15-M había una comisión en la Puerta de Sol de feministas, hombres y mujeres, que pusieron mucho énfasis en que todos los documentos del 15-M suavizaran el sexismo del lenguaje.

Winston Manrique. Con los jóvenes se ha venido planteando, desde la publicación del informe de Ignacio Bosque, qué hacer desde los niveles más bajos de la educación y de la propia familia, y en las escuelas o colegios, para suavizar, matizar, explicar… sin anular por supuesto las normas gramaticales que están bien. Las encuestas muestran a unos jóvenes que han crecido en una sociedad que busca la igualdad entre mujeres y hombres. Sin embargo, esa sensibilidad a veces refleja todo lo contrario en la respuesta de estos jóvenes, coincidiendo en el tiempo con las guías donde abogan por esa visibilidad de la mujer. ¿Qué puede estar ocurriendo?

P. Á. M. Tengo cierta experiencia porque además de ser profesor de los estudiantes de mi licenciatura en mi universidad, he dado muchas clases a grupos de mayores de 55 años. Y ponen la misma pasión y, normalmente, los mismos argumentos que los jóvenes para debatir esta cuestión. No he encontrado diferencias. Y en cambio a veces se lleva uno sorpresas. Cuando mi hija recibió el título de arquitecta —y en el título impreso dice “arquitecta”— una compañera suya, amiga de su edad, se enfadó. Ella hubiera preferido que dijera “arquitecto”. Yo creo que está completamente confundida.

Se dice que Dios no tiene sexo pero siempre se le representa con barbas

M. Gutiérrez Aragón

E. A. Sabemos que desde el 95 hay esa orden de feminizar… bueno, de adecuar a la condición femenina o masculina de cada persona que recibe la titulación, pero deberíamos preguntarnos si no es indicativo de esa creencia, o prejuicio o mentalidad que otorga a lo masculino más estatus, o más profesionalidad o más rigor. Que no haya solapado algún rasgo de sexismo implícito. Y mientras haya sexismo en el lenguaje, hay sexismo en la sociedad.

P. Á. M. Entonces, ¿lo que hay que cambiar es la sociedad?

E. A. Tenemos que cambiar todo. Tenemos que poner instrumentos para el cambio cultural. Y si no hay cambio en el lenguaje no habrá cambio cultural. Las guías no llevan aparato crítico por su carácter utilitario, lo cual no quiere decir que no hayan sido elaboradas consultando a personas, porque si la Academia es monolítica en su enfoque, no lo es la comunidad universitaria. Hay líneas de investigación en los estudios de género que estudian pragmática del lenguaje, hacen revisiones léxicas, etcétera, en las que podemos sustentar nuestras afirmaciones. No distorsionamos nada ni dinamitamos nada. Recogemos lo que se habla y orientamos para el avance social de mujeres y hombres.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana