TINA

"Los Oscar consideran las mejores interpretaciones aquellas que te permiten comparar la copia con el original"

Los premios de interpretación son curiosos. En los últimos años, los Oscar consideran las mejores interpretaciones aquellas que te permiten comparar con la copia con el original. Es decir, carecen de capacidad de abstracción. Marion Cotillard haciendo de Edit Piaff, Helen Mirren de la reina Isabel de Inglaterra, Colin Firth de su padre Jorge, Reese Witherspoon como June Carter, sufrida esposa de Johnny Cash; Jamie Foxx como Ray Charles, Charlize Theron como la ejecutada con inyección letal Aileen Wournos, Philip Seymour Hoffman como el escritor Truman Capote, Nicole Kidman como Virginia Wolff, Julia Roberts como la abogada Erin Brockovich, Sean Penn como el político Harvey Milk y Forrest Whitaker como el dictador Idi Amin. Todos premiados con la estatuilla en años recientes.

Puede que Viola Davis interrumpa la tradición y no gane Michelle Williams por su Marilyn o Meryl Streep, que ya ha sumado 17 nominaciones, por su recreación de Margaret Thatcher. Esta última no ha podido ser más oportuna. Hasta el gobierno argentino ha recuperado las reivindicaciones sobre las Malvinas como si quisiera sumarse a este homenaje latente a la Dama de Hierro. Es una lástima que no esté nominado el estupendo actor Michael Fassbender, pero ya no tuvo suerte con Hunger, la película donde encarnaba a Bobby Sands, aquel hombre salvajemente torturado que murió en huelga de hambre en los presidios thatcheristas. Lo cual nos lleva a pensar que son premiables las recreaciones de personajes reales siempre que no sean ni demasiado afiladas ni demasiado sangrantes. Habría que estudiar el grado de edulcoración que aceptan las academias, porque en ciertos casos el espectador puede sufrir una acusada subida de azúcar.

El verdadero legado de la Thatcher es hoy aquella frase que la hizo célebre: There Is No Alternative. Lo repitió tanto que se convirtió en un sello, una especie de mantra resumido en las iniciales: TINA. Y no Tina Turner, por cuya interpretación estuvo nominada Angela Basset en su día como tocaba, sino por su significado. “No hay alternativa”. Nuestros dirigentes principales han hecho suya esta divisa. Pero si interpretar también puede ser algo más que reproducir a alguien conocido, quizá gobernar también podría ser algo más que aceptar el darwinismo social sin pelear con arrojo por un mundo mejor.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Bale se luce con Gales y Odegaard se estrena con Noruega

El delantero del Madrid guía a su selección en la victoria en Israel. El jugador del Castilla es el titular más joven en un partido de clasificación para la Eurocopa

Krugman: “La gente está cansada de esperar el milagro mexicano”

El premio nobel de economía considera que el país cuenta con herramientas suficientes para amortiguar la caída del petróleo

Casi 10.000 ciudades se unen a La Hora del Planeta

El apagón busca concienciar sobre el calentamiento

EL PAÍS RECOMIENDA

Un franquismo de tebeo

El retrato de la dictadura constituye ya un subgénero de la historieta, más atenta a la realidad que al dictador

Más dóciles y más cobardes

El autor defiende que los dispositivos electrónicos provocan que los individuos estén "cada vez más solos"

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana