Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Premios de la Música se suspenden

La SGAE no puede asumir ahora su celebración y quiere implicar a todo el sector

La idea es lograr una Academia y unos galardones como los del cine

Miguel Poveda, en la ceremonia de los Premios de la Música de 2010. Ampliar foto
Miguel Poveda, en la ceremonia de los Premios de la Música de 2010.

En plena refundación y a las puertas de sus elecciones (en abril), la SGAE ha suspendido este año Los Premios de la Música, que desde hace 16 ediciones celebraba alrededor del mes de marzo. En realidad es la Academia de las Artes y las Ciencias de la Música quien se ocupaba del certamen, pero dicho ente dependía de la sociedad de autores y estaba presidido hasta el año pasado por Eduardo Teddy Bautista. Hoy ocupa ese puesto Sabino Méndez, portavoz también de la junta directiva de la SGAE, que ha confirmado que, de celebrarse, no será antes del mes de noviembre.

¿Por qué? El motivo principal es el desbarajuste que ha habido en la SGAE en los últimos meses por el escándalo de corrupción que destapó la operación Saga y que terminó con la imputación del propio Bautista, entre otros. La SGAE no está hoy para premios ni para tomar decisiones, y en principio había decidido cancelar el certamen hasta que se aclare su futuro y su nueva directiva tome las riendas.

Sin embargo, existe cierto interés en el sector desde hace tiempo en que los premios y la Academia se refunden y el evento se transforme en algo así como los Goya de la música. La repercusión que conseguía este evento en los últimos años era irrelevante comparada con la notoriedad que obtenían el mismo tipo de celebraciones de otras disciplinas artísticas. Este ha sido un debate que ha acompañado cada año a los Premios de la Música.

“Estamos reformando la Academia, que hasta ahora solo era una herramienta para proponer premios. Queremos que sea como la del cine. Que no implique solo a la SGAE y que integre a todos los estamentos de la música. Evaluamos cómo se puede hacer y el tiempo que tenemos. Queremos que los próximos premios los haga la nueva Academia. El problema es que ya es febrero. Así que está claro que en abril, desde luego, no serán”, explica Sabino Méndez, presidente de la Academia de la Música y portavoz de la Junta directiva de la SGAE.

La industria musical ha visto siempre con cierto recelo los Premios de la Música. Discográficas, promotores y sellos independientes estaban un tanto excluidas del evento y cada uno ha ido celebrando sus propios certámenes. Muchos lo han conisderado simpre un chiringuito de la SGAE. Por eso, la sociedad busca ahora rediseñarlos para convertir el asunto en algo más parecido a los Grammy, con una mayor proyección. “Buscamos la posibilidad de tener un gran escaparate. Además, hasta ahora, todo el presupuesto de la Academia se iba para los Premios de la Música. Queremos que también sea para formación, difusión, ayudas… el modelo es el de la Academia de cine, el de una academia real”, insiste Méndez.

Se busca un certamen que también implique al público a través de votaciones y que ofrezca un tipo de espectáculo televisivo más atractivo. Más rápido y popular. El ejemplo siempre es el mismo: “el premio a la mejor canción en bable no es muy seductor”. Además, la patronal de las discográficas (Promuiscae), que tampoco celebra ya los Premios Amigo, estaría a favor de implicar a artistas internacionales. “Hemos hablado con AIE para buscar un modelo de premios más atractivo para atraer al público. Con más visibilidad, tipo Grammy... Si se hace así, participaremos. Se estaba hablando de refundar la Academia, pero estamos a la espera de un planteamiento”, explica Guisasola. La patronal apuesta porque se reconozca la repercusión comercial de los artistas, sus ventas, su potencia en el mercado. Además, como todos los consultados, Promusicae señala a la Academia del cine como referente a tener en cuenta en la refundación. “Queremos una institución que tenga su propio local, que opte a subvenciones, organice seminarios, esudios... Un ente autónomo, vaya”, insiste Guisasola.

La tarea es complicada, porque las discográficas independientes ya tienen sus premios UFI (Unión Fonográfica Independiente) e incluyen muchísimas categorías. Difícilmente estos galardones dejarían de entregarse para integrarse en un evento más comercial, pero la asociación que aglutina a todos estas pequeñas empresas está dispuesta a estudiar alguna fórmula. “Me parece muy bien. Pero es muy difícil que nos juntemos todos. La UFI es solo para independientes, por eso tenemos como 35 premios distintos y no todos cabrían. Algo se puede hacer para integrarnos. Lo que no pasará es que los más importantes que tenemos, como mejor fotografía, vayan a entrar en ese tipo de evento”, explica Mark Kitcatt. De momento, no hay Premios de la Música.