Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Jonas Jonasson: "Un idiota político es lo más peligroso"

El escritor vende un millón de libros de 'El abuelo que saltó por la ventana y se largó' (Salamandra)

Una novela de humor y sarcasmo que recuerda que en su país se hace más que género policíaco

La historia de un hombre centenario fue rechazada por varias editoriales y será llevada al cine

El escritor Jonas Jonasson en un momento de la entrevista Ampliar foto
El escritor Jonas Jonasson en un momento de la entrevista

Jonas Jonasson (Växjö, 1962) es un periodista y productor televisivo sueco que hace unos dos años decidió armarse de valor y escribir una novela desde Suiza. Un novelista de Suecia que no hace novela negra. Todo lo contrario, presenta un thriller geriátrico con elevadas dosis de sarcasmo e ironía que arrancan sonrisas y carcajadas, según el momento. Jonasson tuvo una epifanía cuando dibujó el personaje de su obra: un anciano centenario le serviría para contar su historia en El abuelo que saltó por la ventana y se largó (Salamandra en castellano y La Campana en catalán). Se trata de Allan Karlsson, que el día que cumple 100 años decide escaparse de la residencia donde se encuentra y a partir de ahí empieza una road movie con robos, muertes, equívocos por doquier y mucho sentido del humor. Es un libro que ha vendido más de un millón de copias en Suecia, se va a publicar en más de treinta idiomas y ya se ha iniciado el proceso para plasmarlo en cine. El abuelo que saltó por la ventana y se largó es un trepidante relato directo, sin ambages, que en 400 páginas trata de las mentiras, del bien, de la soledad y del poco interés por la política. Agitado y no batido, es un cóctel que pasa la mar de bien, dejando un ligero gusto amargo en boca.

Pregunta: ¿Esta es una novela sin malos?

Respuesta: Una de las contradicciones de amar a Allan Karlson, nuestro héroe, es que es un idiota político, una máquina de matar, un hombre sin moral, no es un hombre común. Dejo que sea el lector el que decida si es bueno o malo. No creo que sea una buena persona.

P: Allan es el líder de una banda que va creciendo y es este grupo el que nos va dando perspectiva del viaje vital que hace el protagonista.

R: Sí, lo van acompañando y la historia va creciendo, sí.

P: ¿Ha tenido algo que ver su experiencia televisiva para construir el ritmo de la historia?

R: No pienso en la televisión cuando escribo, téngalo por seguro. De hecho yo creía que no se podría hacer una película sobre esta novela y ahora muchos creen que sí que se puede hacer. De hecho se va a hacer.

P: Su método narrativo ofrece unas descripciones breves y unas acciones muy directas y veraces.

R: Es raro que yo describa un personaje con cierta extensión, o los sentimientos de cada uno. Ciertamente soy breve. No uso apenas adjetivos. Lo dejo a la fantasía del lector.

P: Entonces podemos tipificar el libro como comedia.

R: Es un libro para hacer sentir bien, eso sí. A nivel de película podríamos decir que es claramente una comedia. Pero quiero que la película sobre El abuelo que salgó por la ventana y se largó no sea como las de Charles Chaplin o las de Oliver y Hardy, y lo digo con todo el respeto. El humor del tartazo en la cara es una cosa y lo que yo hago es otra cosa diferente. En este libro puede causar una carcajada cuando Allan solo dice: “Entiendo”. Hay quién dice que soy yo el que soy divertido y no Allan.

P: Rezuma algo de humor británico, a lo John Cleese.

R: Sí, sí, claro. Lo reconozco. Adoro este tipo de humor. Soy muy fan de Fawlty Towers –que protagonizaba John Cleese- y de sus personajes como Manuel, que era de Barcelona. Me gustan esas frases cortantes, ese sarcasmo.

Los actores John Cleese y Andrew Sachs, en su papel como el barcelonés Manuel en la serie 'Fawlty Towers' ampliar foto
Los actores John Cleese y Andrew Sachs, en su papel como el barcelonés Manuel en la serie 'Fawlty Towers'

P: ¿Cuesta para un escritor sueco como usted vender un libro que no sea novela negra tras el fenómeno de Stieg Larsson?

R: En Suecia envié el libro a seis editoriales. Las cinco primeras me dijeron que no. La sexta me dijo que sí después de leerlo. Este libro estuvo muy cerca de no publicarse. Después los números de ventas son muy buenos, por ejemplo un millón de ejemplares en Suecia. Y también el interés suscitado fuera de Suecia entre las editoriales, ha habido subastas en algunos países como Israel. Solo se puede estar contento. Volviendo a la pregunta, no escribí el libro con una voluntad comercial, buscando un hueco más allá de la novela negra. Tenía suficiente confianza en mi mismo para escribir una historia propia sin fijarme en nadie ni compararme con nada. Si hubiese intentado escribir el libro cuando tenía el libro sin duda hubiera cogido muchas cosas de García Lorca, de García Márquez, de Milan Kundera y hubiese sido horrible. Estoy seguro. Haberme esperado hasta los 47 años me permite haber hecho el libro como tenía que hacerlo y dejarme de buscar reflejos en otros autores. Lorca hacía lo suyo y yo hago lo mío (ríe).

P: ¿Qué le inspiró para escribir un personaje como Allan Karlsson?

R: Tenía escritas unas veinte historias humorísticas o satíricas. Y tenía esperanzas de poderlas aprovechar alguna vez, y así lo he hecho. Empecé el libro por el título y su protagonista. Es importante que Allan es un abuelo que tiene 100 años y que tiene mucha vida detrás, y que es un descreído porque siempre lo ha sido.

P: Allan permite una trama con una amplia perspectiva histórica, ¿le preocupa que no se trate correctamente la memoria?

R: Sí que tengo interés en usar los personajes para dar conexión con la historia. Por ejemplo, la matrona que ayuda en el parto de Allan es una mujer que conoció a Jean Baptiste Bernadotte, eso permite conectar Napoleón Bonaparte con el rey actual Carlos XVI Gustavo de Suecia. Así, repaso el origen de los reyes que tenemos ahora. Es muy importante tener perspectiva. El planeta se mueve muy rápido y hace falta reposar el tiempo. Con el tiempo empequeñeces los conflictos. Y luego piensas: ¿por qué los españoles se mataron entre ellos hace setenta años?, por poner un ejemplo. Hagamos el amor y no la guerra, es tan simple como eso. La estupidez es muy estúpida, créame.

Retrato del militar del Impero francés Jean Baptiste Bernadotte (Carlos XIV Juan de Suecia) pintado por Jacob de Lose. A través de la figura de su matrona, el novelista vincula a Napoleón con el actual rey de Suecia ampliar foto
Retrato del militar del Impero francés Jean Baptiste Bernadotte (Carlos XIV Juan de Suecia) pintado por Jacob de Lose. A través de la figura de su matrona, el novelista vincula a Napoleón con el actual rey de Suecia

P: En España existe un gran debate sobre la memoria histórica, en Suecia también se empieza a plantear su papel durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Cree que todos deberíamos seguir investigando?

R: (Se piensa la respuesta). Siempre es más fácil ser inteligente y clarividente a toro pasado. Pero bueno, hay dilemas complicados. Por ejemplo, en Finlandia, Carl Gustaf Emil Mannerheim, tuvo que elegir entre Hitler y Stalin. Eso no es sencillo, estoy seguro. Y al final queda para la Historia que le dio la mano a Hitler, pero lo hizo bien porque logró mantener la distancia. En Suecia el rey Gustavo V también manejó bastante bien la situación, teniendo en cuenta que estaba casado con una miembro de la casa imperial alemana. Logró que Suecia se mantuviera neutral. Bueno, el Parlamento tuvo mucho que ver en ese contexto. Creo que la respuesta corta es sí. Hay que hablar más, hay que investigar esta memoria histórica si se quiere saber la verdad.

P: Hay otro elementos de la historia de Suecia que usted revisa, como las castraciones selectivas, lejos del paraíso escandinavo que imaginamos.

R: Muchos suecos hoy no conocen esta historia. Pero no era nada raro en su momento, es fruto de su contexto, como el racismo. Todavía estamos devolviendo esqueletos de aborígenes australianos porque no se consideraban seres humanos. Muchos niños sin padres o que tenían problemas se enviaban a unos centros para que los cuidasen y no se controlaban. Una vergüenza. Fue desde la década de los cuarenta hasta la de los ochenta, y ahora se ha conocido este fallo social y el Parlamento se ha disculpado con esas personas maltratadas. Creo que debemos contar la verdad.

P: ¿Cuál es su conexión con España? No lo digo por sus conocimientos de Guerra Civil si no porque incluso cita ‘La Familia de Pascual Duarte’ de Camilo José Cela.

R: Sí, es una novela excelente. Me encanta Cela. Lo cierto es que estudié castellano a principios de la década de los ochenta. Ese es el secreto. Soy un gran fanático de ‘Bodas de Sangre’ de García Lorca y de Cervantes. También me aficioné mucho a Gabriel García Márquez e Isabel Allende y el realismo latinoamericano.

P: El realismo es una de las marcas de este libro.

R: No quisiera compararme con García Márquez, pero sí debo decir que me influyó mucho esa manera de narrar con pocas palabras. En eso es un experto, una descripción breve y sentimental. Él hace que las cosas pasen.

P: ¿El personaje de Allan es apolítico o antipolítico?

R: Es un idiota político y eso es muy peligroso. No nos ayudaría nada tenerlo con nosotros. Es nuestro héroe para la novela pero no nos ayudaría. Espero que se quede en el libro y que no salga de ahí, no nos hace falta. La consecuencia de ser un idiota político es ser un idiota.

P: El libro también incorpora una crítica salvaje a los medios de comunicación y al sistema de Justicia.

R: La verdad es que uso unos titulares terribles tanto de Expressen como de Aftonbladet, los dos diarios más populares de Suecia. Yo trabajé en uno de estos dos tabloides. En la novela ambos están persiguiendo la historia de Allan y dejo que al final gane el Expressen. Trabajé en Expressen, tenía que dejarle ganar (ríe). Sobre la Justicia y la policía no tengo opinión. Para mi es importante que el perseguidor falle en esta novela, pero al oficial de policía le doy un carácter cómico para que sea más próximo.

P: Allan se escapa y va encontrándose con personajes en formato individual. ¿El libro trata también sobre la soledad?

R: Es difícil responder a eso. No tenía ninguna intención de hacer un ensayo sobre la soledad del hombre actual, que quede claro. Estaba muy interesado en este personaje central con este sentido del humor, con 100 años de vida que permitiera hacer un recorrido histórico por el siglo XX. La soledad no estaba planeada, pero ahora me doy cuenta que varios personajes están solos, otra cosa es que vivan en soledad. Sí que hay muchas situaciones en las que solo hay un personaje como testigo, pero es cuestión de estrategia narrativa, no de filosofía.