Reportaje:

Crear de la nada

Una nueva generación de productores, documentalistas y cineastas se financian sus trabajos y dejan de lado las subvenciones

ESCUELA DE PERIODISMO UAM / EL PAÍS Madrid 29 ENE 2012 - 13:38 CET
Este reportaje forma parte del proyecto final de la asignatura de Digital de los alumnos de la 25ª promoción de la Escuela de Periodismo UAM / EL PAÍS 2011

Sin dinero, pero con una gran idea, productores y realizadores de cine y televisión han comenzado a autofinanciar sus proyectos. Arriesgan su capital con el afán de conseguir el trabajo que les gusta. La crisis y los recortes en el sector cultural han acentuado la escasez de fondos en la producción de materiales audiovisuales, por lo que estos profesionales se han olvidado de las subvenciones. Aseguran que restringir gastos en sus obras ha sido la historia de siempre en la industria.

"Llevamos 10 años viviendo en la crisis de la televisión, hemos pasado de fijos a no fijos, de ahí a autónomos. Lo que teníamos claro era que nuestra empresa no debía tener una estructura cara", comenta Roger Gómez, uno de los tres realizadores de la productora catalana El Cangrejo TV. La compañía, creada en 2009, mantiene desde entonces una pequeña nómina compuesta por Gómez y sus dos socios: Cristina Sánchez y Dani Resines.

"La crisis es un contexto y obliga a tener una mirada diferente, es una oportunidad para cosas nuevas"

"El dinero en el cine se nota, por eso creo que hay pensar en las cosas que se pueden hacer cuando escasea"

El Cangrejo TV comenzó con una inversión de 3.000 euros. Sus realizadores trabajaban en proyectos de publicidad que les permitían sobrevivir como productora, mientras hacían series que vendieron en una televisión de Cataluña. Las oficinas de El Cangrejo TV eran las casas de sus realizadores. "Una cosa teníamos clara, que éramos pobres, y lo seguimos siendo", comenta Gómez con humor.

Sin embargo, en dos años las cosas han cambiado para la pequeña productora. Ahora, con oficinas propias, han logrado añadir a su cartera de clientes publicitarios marcas como Coca Cola y Nike, mientras que en su trabajo independiente han popularizado cortometrajes como L'equip petit, la historia de un equipo infantil de fútbol que no consigue marcar un gol. La diferencia entre el inicio y ahora, dicen, es que las puertas se abren gracias al éxito de la difusión de su trabajo en Internet.

Mirada diferente

"La crisis es un contexto y obliga a tener una mirada diferente, es una oportunidad para cosas nuevas", añade Resines, convencido de que el crecimiento de El Cangrejo TV se ha debido a la difusión de su trabajo en la Red y a la explotación de una idea no muy cara a través de la creatividad. En dos años ninguno de sus proyectos ha recibido subvenciones, a pesar de que las han pedido. No dependen de ellas. "Si lo conseguimos, bien, no es algo que nos preocupe", señala Sánchez.

La idea, aseguran, es invertir sus recursos para obtener financiación que les permita desarrollar más proyectos. "Estoy por la cultura autosubvencionada, en la mayoría de los casos hacemos el trabajo y después conseguimos dinero", señala Resines. Sin embargo, cuando se trata de producir un proyecto, tratan de hacerlo con la mayor calidad posible. Dicen que no son una productora de bajo coste sino que se definen como "artesanos".

Entre quienes producen de la nada también hay cineastas que al no obtener una subvención, ni la financiación privada, deciden pagar largometrajes con sus fondos. David Alfaro es uno de ellos. En 2009, decidió iniciar el rodaje de un documental sobre la evacuación de niños con problemas de corazón de Guinea Bissau a hospitales de Europa. Con 6.000 euros de inversión comenzó el rodaje en el país africano de Los dioses de verdad tienen huesos.

Asociado con dos personas más (cada una invirtió 2.000 euros para el rodaje) y con el equipo de grabación que una televisión canaria le prestó, Alfaro emprendió un viaje de cinco semanas para su película. A su vuelta a Madrid, dedicó casi un año y medio a la posproducción, mientras lo alternaba con su trabajo. "Cuando llegamos a la distribución ya no teníamos un euro para nada, en ese momento le dijimos a la productora y a la tele canaria si podían aportar dinero y pusieron unos 3.000 euros", recuerda.

Alfaro reconoce que, después de la inversión inicial, comenzaron a aparecer los patrocinadores. Sin embargo, no fue hasta que ganó el Premio del público de Documenta Madrid -el festival de cine documental de la Comunidad de Madrid- cuando se presentaron oportunidades para seguir trabajando. "Lo bueno de hacer cosas de bajo coste es que se te abren muchas puertas, y lo que sigue ya no lo haces con tu dinero", comenta. Su película llegó hasta el Festival de Mozambique -especializado en cine sobre África- donde productores de la televisión de Catar Al Jazira se interesaron por su trabajo.

Depender de las ayudas nunca fue una opción para realizar Los dioses de verdad tienen huesos. Para obtenerlas, Alfaro sabía que tendría que esperar tiempo, estaba al tanto de lo limitadas que eran pero él quería iniciar el rodaje cuanto antes. "La realidad es que las subvenciones van a menguar, cuando no desaparecer, por lo tanto se van a tener que sacar las grandes películas con iniciativa privada. Y las de bajo presupuesto, tirando de imaginación", señala.

La clave, dice, está en hacer producciones con ideas sencillas que no requieran elementos muy costosos y en las que se pueda desarrollar la creatividad del director. "El dinero en el cine se nota, por eso creo que hay pensar en lo que se puede hacer cuando este escasea".

El 'crowdfunding' como alternativa

En 2009, en plena crisis económica nació en España el primer proyecto de crowdfunding, El cosmonauta, una película sobre la carrera espacial soviética. El proyecto se financia por miles de personas que aportan al menos dos euros para el rodaje, realizado por Riot Cinema Collective. Actualmente, la película se encuentra en posproducción y ha logrado recaudar 460.000 euros de los 860.000 que se necesitan.

De lo recolectado, 245.000 euros proceden de las aportaciones de unos 3.700 particulares. El presupuesto de El cosmonauta incluye una subvención de 99.000 euros del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales. El estreno de la película está previsto para mayo de 2012.

Otras noticias

Diez pasos para rodar un filme con pocos recursos de la mano de actores, directores, guionistas, productores y realizadores de cine. [Este vídeo forma parte del proyecto final de la asignatura de Digital de los alumnos de la 25ª promoción de la Escuela de Periodismo UAM / EL PAÍS 2011] / ESCUELA DE PERIODISMO UAM/ EL PAÍS

ESPECIAL

Mario Vargas Llosa en su casa de Lima. / Daniel Mordzinski

La rebelión literaria de Vargas Llosa

Una mañana de confesiones literarias en la casa limeña del Premio Nobel con motivo del premio bienal que lleva su nombre

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana