Reportaje:

Usted también puede ser escritor

La autoedición permite que cualquier persona pueda pagar y publicar un libro sin necesidad de tener que pasar la criba de las grandes editoriales. No obstante, si se pretende vender, la promoción aún es lo más importante

ESCUELA DE PERIODISMO UAM / EL PAIS 2011 Madrid 10 ENE 2012 - 08:49 CET
Este reportaje forma parte del proyecto final de la asignatura de Digital de los alumnos de la 25ª promoción de la Escuela de Periodismo UAM / EL PAÍS 2011

Tres miembros de esa generación de escritores que finalmente ha aceptado que algo está cambiando en la industria de los libros se dieron cita en el madrileño Círculo de Bellas Artes en noviembre para hablar de literatura e Internet. Alberto Olmos, Luna Miguel y Germán Sierra coincidieron en afirmar que los autores prefieren publicar en papel antes que en libro electrónico porque "da más prestigio, hay más filtros".

Si algo une a estos tres escritores es su imparable actividad en la red, donde explotan su genio creativo y crean contenidos con un sello propio. Gracias a la popularidad de la que gozan en la blogosfera, han tenido la suerte de haber publicado en papel. Alberto Olmos, por ejemplo, tuvo que borrar algunas de las entradas de su popular blog de crítica literaria para incluirlas en exclusiva en el libro Vida y opiniones de Juan Mal Herido (Melusina). Los tres han sabido moverse, y la aclamación popular con la que cuentan les han valido para traspasar los filtros de las editoriales. Pero no todos los autores corren la misma suerte.

Existen empresas en las que cualquiera puede pagar y editar su propio libro físico saltándose los rigurosos mínimos de calidad exigidos por las editoriales

Sin una buena campaña promocional, lo minoritario, salvo excepciones, sigue sin vender

Precisamente para anular esos filtros (a los que se les conoce con el nombre de editores), existen desde hace pocos años varias empresas de autoedición con las que cualquier persona puede pagar a cambio de publicar un libro físico. El verdadero reto sigue siendo lograr vender alguno.

Las cifras corroboran que el papel sigue siendo el soporte preferido de los escritores. A pesar de la crisis económica, de Internet y del desembarco en el mercado español de ese tridente del comercio electrónico llamado Amazon, Apple y Google, son muchos los escritores que siguen optando por parir libros que se puedan oler y tocar. En 2008, la cifra de obras registradas ya superó los 100.000 títulos, y en 2009 y 2010 se imprimieron 110.205 y 114.459 obras respectivamente.

¿De qué se encarga un servicio de autoedición?

La publicación de un libro mediante un servicio de autoedición es la alternativa más económica para el escritor huérfano de editorial y por la que se decantaron 8.730 escritores en 2010. La otra opción, la de no depender de absolutamente nadie y acudir a una imprenta, suele ser poco asequible porque los impresores suelen exigir tiradas no menores de 1.000 copias a unos precios que casi no dejan margen al beneficio. ¿Pero de qué se encarga un servicio de autoedición?

En Ediciones Que Vayan Ellos, por ejemplo, a cambio de 459 euros, el escritor recibe asesoramiento en todas las fases de creación de la obra y una impresión mínima de 50 copias a 64 páginas (el número mínimo exigido). "Tratamos de orientar al cliente y dejarle muy claras qué posibilidades tiene su obra, cómo hacer que el libro tenga un aspecto profesional, y llevamos las cuestiones de envío y logística", dice Luis Escribano, responsable de esta pequeña editorial de autoedición de Albacete.

Ángel María, máximo responsable de la web de autoedición bubok.es, está convencido de que casi todos los escritores aficionados que se plantean difundir su obra sienten una especie de fetichismo por lo impreso. Aunque él, en referencia a sus clientes, lo llama "hacer real el sueño de publicar". Dueño de una pequeña editorial y, por tanto, conocedor del funcionamiento de esta industria, María observó que "mucha gente quiere publicar para ser conocida y leída, no para ganar dinero". Basándose en esta máxima, puso en marcha hace dos años una web en la que el escritor paga a cambio de editar un libro físico saltándose los rigurosos y casi inexpugnables mínimos de calidad exigidos por las grandes editoriales.

Hay dos diferencias destacadas con respecto a una editorial convencional: el reparto de beneficios (80% para el autor y 20% para Bubok, cuando en una gran editorial el escritor no percibe más del 10%) y la impresión del libro, que sólo se realiza bajo demanda, es decir, una vez que alguien ha pagado por un ejemplar. Al revés de lo que ocurre en editoriales e imprentas, en este modelo de negocio primero se compra y luego se imprime. A cambio de su dinero, el cliente recibe un espacio en la web de Bubok desde el que vender su libro. El factor más determinante para establecer el precio de venta al público, que va de los seis a los 30 euros, es el número de páginas de cada libro. Los precios de este servicio van desde los 195 euros (para obras de no más de 250 páginas) hasta los 1.770 euros del Pack Bestseller, que incluye la creación de una web del escritor y un informe de lectura por parte de alguien del equipo de Bubok, entre otros servicios.

En dos años y medio de funcionamiento, Bubok ha publicado algo más de 17.000 libros. Los Señores del Ladrillo, Análisis de las bombillas y sus filamentos, Los misterios de Hollywood...La mayoría de los títulos, de contenido ambicioso, atrevido y, a veces, extravagante, dan una idea del tipo de público al que se dirige esta web. María no quiere que nadie se lleve a engaños: "El autor tiene que hacer tres cosas: escribir, publicar y promocionarse. Nosotros sólo ofrecemos una plataforma para empezar". Sin una buena campaña promocional, lo minoritario, salvo excepciones, sigue sin vender.

El escritor Alberto Cerezuela es una de esas excepciones. Responsable de la editorial almeriense de autoedición Círculo Rojo, logró que su trilogía de libros sobre los misterios que encierra la capital andaluza se colocase en el primer puesto de los más vendidos durante varias semanas, según el periódico La Voz de Almería: "Hace mucha gracia ver que La Almería extraña esté por encima de Reverte o Zafón".

A diferencia de Bubok, Círculo Rojo obliga a imprimir un número mínimo de ejemplares (50 por 395 euros). Eso sí, el autor se queda con el 100% de los beneficios. Según su responsable, están acostumbrados a tratar con dos tipos de autores, los "escarmentados" con las editoriales debido a la pérdida que sufren del control de su obra, y los noveles que aún no han publicado: "Es una nueva línea para los que quieran saltarse los mecanismos tradicionales".

Cuando la promoción funciona

Quien sabe algo de mecanismos tradicionales es Eloy Moreno, un informático castellonense de 35 años que se autoeditó un libro que hoy va por su 17º edición. Tras haber invertido dos años en la escritura de El Bolígrafo de gel verde, Moreno dice que tenía bien claro que no quería que su libro acabara, como todos, "enterrado en algún cajón de una gran editorial". Bubok no le convencía porque le parecía poco ágil tener que solicitar el libro por Internet, y optó por invertir sus ahorros en una pequeña imprenta que le ofreció una tirada inicial de 300 libros a 6 euros la unidad.

Después vino la promoción. Llamó a las puertas de todos los libreros de Castellón y les ofreció pasarse "todo el día en la tienda firmando libros". Utilizó las redes sociales con inteligencia y se abrió hueco en las mesas de novedades de Fnac y El Corte Inglés gracias al enorme volumen de comentarios que los internautas dejaban en las páginas de compra online. Una editora de Espasa se fijó en él y hoy, con más de 70.000 libros vendidos, el sueño ya es una realidad. Al otro lado del teléfono, y con voz de no creérselo todavía, Moreno lo resume: "Yo siempre digo que lo difícil no es publicar sino promocionar".

Otras noticias

La calidad de acabado de los libros autoeditados no tiene nada que envidiar a la de las grandes editoriales / EDICIONES QVE

Últimas noticias

Ver todo el día

Las pruebas contra Pyongyang

Ordenadores de Corea del Norte se comunicaban con los que perpetraron el ataque, similar a otro sufrido por Seúl en 2013

Pinchazo

Convendría que el soberanismo cayese de su nube y menospreciase menos a Iceta y Duran

Detenido en Gipuzkoa el etarra Giuseppe, huido en los años 80

Sobre Juan Carlos Arriarán Ibarra pesa una orden de arresto europea desde 2005

AGE acusa a la Xunta de permitir la “descapitalización” de Alcoa

EP

Industria replica a la oposición que mantiene un discurso "simplista" y dice que confía en que la empresa pare los despidos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana