Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El actor José Luis Gómez, nuevo académico de la lengua

El teatro refuerza su presencia en la RAE con la entrada del fundador de La Abadía

La profunda y embaucadora voz de un actor volverá a escucharse a través de las centenarias paredes de la Real Academia. José Luis Gómez, actor, director y, sobre todo, hombre curtido en eso que llaman las tablas, ha sido elegido esta tarde como nuevo miembro de la RAE ocupando la silla Z, vacante después de la muerte (en noviembre de 2009) del escritor Francisco Ayala. Gómez (Huelva, 1940) sigue así la estela de cómicos académicos que inauguró Fernando Fernán Gómez y que quedó sin representación tras la muerte del director de El viaje a ninguna parte. Sin embargo, y la diferencia es importante, ahora se trata de un actor sin obra literaria el que accede a la Academia. Un actor (y director) cuyo principal patrimonio es el oficio de interpretar.

Gómez es uno de los grandes del teatro y el cine español. Posee una larga carrera en la que ha cosechado importantes premios y éxitos. Fundador del teatro de La Abadía en 1995 y director del Teatro Español entre 1981 y 1984, logró en 1976 el premio al mejor actor en el festival de Cannes gracias a su interpretación de Pascual Duarte en la adaptación al cine de Ricardo Franco de la obra de Cela.

No ha sido su única incursión en el cine: ha trabajado con Pedro Almodóvar (Los abrazos rotos), Manuel Gutiérrez Aragón (Sonámbulos), Gonzalo Suárez (Remando al viento), Pilar Miró (Beltenebros) o Carlos Saura (El séptimo día). Además, en el teatro, destacan montajes en los que ha participado como director, como el de Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte, de Valle-Inclán; Baraja del rey don Pedro, de Agustín García Calvo; Mesías, de Steven Berkoff; El Rey se muere, de Eugène Ionesco, y La paz perpetua, de Juan Mayorga, o como actor, Final de partida, de Samuel Beckett; La resistible ascensión de Arturo Ui, de Bertolt Brecht; La vida es sueño, de Calderón; Las sillas, de Ionesco, o cualquiera de sus afamados monólogos entre los que destacan Azaña, una pasión española, con textos del político republicano, o Informe para una academia, de Kafka, que abordó en 1976, al volver a España tras recibir formación en Francia, Alemania y Polonia y que remontó en 2010.

Ayer era la segunda vez que la RAE convocaba la vacante de Ayala. Desde su muerte, la silla Z se ha resistido a tener nuevo ocupante. Ni el filólogo Andrés Amorós, ni el abogado Santiago Muñoz Machado, ni el economista José B. Terceiro lograron suficientes votos cuando fueron sus nombres fueron presentados la pasada primavera. Ahora, bajo el aval del dramaturgo Francisco Nieva, el filósofo Emilio Lledó y el periodista Juan Luis Cebrián, será Gómez quien ocupe la Z. La RAE cuenta con un total de 46 sillas académicas y, actualmente, están vacantes, la e y la n, que ocupaban Miguel Delibes y Valentín García Yebra, respectivamente.