Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Serra: del Picasso al MNAC

Su trabajo al frente del museo de la calle de Montcada lo catapulta a Montjuïc

El actual director del Museo Picasso de Barcelona, Josep Serra Villalba (Barcelona, 1969), será el nuevo director del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) y dejará vacante su puesto. Serra ha sido elegido por el jurado del concurso internacional convocado para ocupar el puesto que dejó Maite Ocaña el pasado verano. Con este episodio casi podría hablarse del inicio de una tradición: Ocaña también dirigió el Picasso antes de pasar al MNAC. Se da la coincidencia de que el patronato del MNAC está presidido por el tío del nuevo director, el exvicepresidente del Gobierno Narcís Serra, que ya anunció que se ausentaría de este órgano si tenía que decidir sobre su sobrino.

El jurado estaba integrado por Miguel Zugaza, director del Museo del Prado; María Bolaños, directora del Museo Nacional de Escultura; Bartomeu Marí, director del Macba; Joséphine Matamoros, directora del Museo de Ceret; Eduard Carbonell, exdirector del MNAC; el crítico Daniel Giralt-Miracle, y como presidente Miquel Roca, presidente de los Amigos del MNAC. Se presentaron 17 candidatos (10 hombres y 7 mujeres), de los que 12 procedían de Cataluña, cuatro del resto de España y solo uno del extranjero, detalle este último que habla por sí solo de la complejidad y la especificidad de este centro, que sobre el papel debería haber atraído a la flor y nata de los gestores culturales europeos, pero que al parecer les produce alergia.

El nombramiento de Serra al frente del Picasso, en julio de 2006, desencadenó una importante polémica y generó un aluvión de críticas de personalidades relevantes del mundo del arte y de la cultura que, básicamente, hacían hincapié en su escasa trayectoria profesional y su falta de experiencia. Sin embargo, su gestión al frente del museo de la calle de Montcada ha sido excelente, lo que contradice a quienes lo infravaloraron. De hecho, el Ayuntamiento de Barcelona hubiera deseado conservarlo al frente del Picasso. Hace poco más de un mes, cuando presentó la temporada y los rumores ya le situaban en el Macba, Serra exigió al Ayuntamiento de Barcelona, propietario del Picasso, que dotara al centro de autonomía e incluso de personalidad jurídica, una vieja aspiración de este museo. Públicamente, el teniente de alcalde Jaume Ciurana se comprometió a ello, con lo que parecía asegurarse la continuidad de Serra. Sin embargo, este ya se había presentado al concurso del MNAC. El Consistorio barcelonés ha anunciado que convocará un concurso internacional para sustituirle.

Serra se hará cargo de la joya de la corona de los museos de Cataluña, que exige una gestión mucho más compleja que la mayoría de ellos. El MNAC, que ocupa el Palau Nacional de Montjuïc, cuenta con una de las más importantes colecciones de arte románico del mundo y con importantes secciones de arte gótico, del siglo XIX y algo de las vanguardias del XX, aunque adolece de cierto desequilibrio en su conjunto. La cuestión de cuál debe ser el límite histórico y las discusiones sobre qué piezas deben o no deben estar en él han sido moneda común en los últimos años.