Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sonrisa del rap

Dwight Errington Myers, conocido como Heavy D y famoso por temas como 'Now That We Found Love', ha fallecido de manera fulminante a los 44 años

El rapero Dwight Errington Myers, conocido artísticamente como Heavy D, nacido en Jamaica pero criado en Mount Vernon, Nueva York, falleció ayer por la tarde en Los Ángeles como consecuencia de un colapso respiratorio. Tenía 44 años. Con su muerte desaparece uno de los artistas más polifacéticos de la historia del hip hop -MC, bailarín, compositor, productor, actor y ejecutivo discográfico, casi siempre al mismo tiempo y con brillantes resultados en todas las facetas-, pero también una de las sonrisas más reconocibles del género, derroche incomparable de optimismo y positivismo, y una personalidad fundamental para entender la evolución sonora y comercial del rap y del R&B en los noventa.

El legado de Heavy D & The Boyz, así es como firmó la gran mayoría de sus grabaciones, pasará a la historia de la música negra por su actitud vital, que tenía incidencia directa en sus canciones y sus apariciones en público, y su discurso musical, valiente cruce estilístico que marcó a toda una generación de cantantes, raperos y productores. Convertido en uno de los principales activos de la vía ilusionada y lúdico-festiva del rap de finales de los ochenta, Dwight Errington Myers se desmarcó del enfoque misógino, catastrofista y violento tantas veces asociado al género, sobre todo en la por entonces emergente escena gangsta, y barajó conceptos temáticos como la unidad, el romanticismo, el respeto a la mujer o la esperanza de superar las contrariedades del gueto. Y todo ello desde una postura desenfadada que invitaba al baile y la celebración, influencia directa en grupos de la época como A Tribe Called Quest o De La Soul pero también en estrellas como MC Hammer, que tomó buena nota de sus coreografías encima de los escenarios, o incluso Michael Jackson, que le invitó a participar en el videoclip de Jam.

Musicalmente su repercusión todavía fue más pronunciada. Heavy D no solo fue la primera apuesta, y también el gran agitador, de Uptown Records, discográfica que él mismo acabaría presidiendo y que resultó clave en el crecimiento artístico y popular del R&B con un catálogo en el que figuraban Mary J. Blige, Guy, Puff Daddy o Notorious B.I.G. -quien, por cierto, le homenajeó en las líneas de su single masivo Juicy. También fue uno de los principales instigadores de la por entonces mal vista fusión entre rap y R&B y un visionario que daría oportunidades de oro a dos jóvenes talentos que poco después destacarían como piezas indispensables en el mapa sonoro urbano de la época: Teddy Riley, fundador de los grupos Guy y Blackstreet, y Pete Rock, uno de los productores más respetados de todos los tiempos.

Su debut, Living large, publicado en 1987, ya explicitaba con singles redondos como Don't you know sus intenciones de mezclar con naturalidad y espontaneidad ambos estilos, una línea que potenciaría en los dos siguientes lanzamientos de su carrera: Big tyme, de 1989, y Peaceful journey, de 1991, que se colaron en el Top 20 del Billboard y consolidaron comercialmente su trayectoria con himnos imbatibles del calibre de Now that we found love, una de sus piezas más exitosas y reconocibles.

Blue Funk, de 1992, su álbum más hip hop y el favorito de muchos de sus seguidores; Nuttin' but love, de 1994, en lo que suponía su retorno a ese sonido más meloso y ecléctico; y, ya en solitario, sin The Boyz en la firma, Waterbed hev, de 1997, y Heavy, de 1999, completaron un periplo dorado que Heavy D aparcaría hasta 2008 -su regreso a la música con el disco de reggae Vibes- para dedicarse por completo a la interpretación, donde desplegó su talento en papeles secundarios para películas de muy diverso pelaje, entre ellas Condenados a fugarse, Las normas de la casa de la sidra o la reciente Un golpe de altura, estrenada en España el pasado viernes, y en series de televisión como Bones o Ley y orden.

Su fallecimiento se ha producido pocos días después de una intensa actuación en la ceremonia de entrega de los BET Awards, en el que era su esperado y publicitado regreso a los escenarios, y de la publicación de Love opus, un modesto álbum de canciones de amor que pasó desapercibido en su fecha de lanzamiento, a finales de septiembre, y que ahora cobra una nueva dimensión póstuma.