Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moneo envuelve en abstracción el Museo de la Universidad de Navarra

El nuevo centro tendrá 11.000 metros cuadrados y alojará las colecciones de María Josefa Huarte y Ortiz-Echagüe

Rafael Moneo (Tudela, Navarra, 1937) ha puesto su inconfundible sello arquitectónico en algunos edificios tan conocidos como el Thyssen, la ampliación del Prado, el Museo de Arte Romano de Mérida, El museo de Arte contemporáneo de Estocolmo, la Fundación Miró en Mallorca, el Kursaal de San Sebastián, la catedral de Los Ángeles... Ahora, con todos los grandes premios en reconocimiento a su carrera (FAD, Pritzker, Nacional de Arquitectura) Moneo comienza una obra que puede ser el colofón de su obra: el Museo de la Universidad Navarra, su proyecto más abstracto, acorde para las piezas de arte contemporáneo que albergará cuando dentro de dos años abra sus puertas al público. Es un nuevo centro de arte de 11.000 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y un coste 25 millones de euros que empezará a construirse a primeros de noviembre.

No es la primera vez que Moneo trabaja en Navarra. De su taller salieron los planos del Archivo Real, la reforma de la plaza de toros, la plaza de los Fueros. Pero puede que a sus 74 años, este nuevo museo sea un trabajo especialmente ilusionante para él.

En una conferencia de prensa atípica convocada para dar a conocer el proyecto de la Universidad de Navarra (previamente hablaron el director, Miguel López Ramiro, y Jaime García del Barrio, rector adjunto del centro universitario) Moneo quiso hacer un homenaje a María Josefa Huarte, la mujer sin cuya donación de arte el museo no hubiera sido ideado. Contó Moneo que su vinculación con toda la familia Huarte viene de lejos. "Conocí muy de cerca a Félix Huarte, muy importante en la historia de la construcción en España desde los años de la República. Le gustaba hacer gala de la calidad de su hormigón. Sus cuatro hijos (Jesús, Juan, María Josefa y Felipe) siguieron con los negocios a la vez que hacían sus propias colecciones de arte. Pero puede que la colección de ella, de María Josefa, sea la más especial".

Mecenas

Moneo ha explicado que la mecenas (87 años) no ha estado tan involucrada en el mundo de los negocios como sus hermanos. "Sus gustos eran diferentes. Su colección es muy personal, reflejo del esplendor artístico de los sesenta. Admiradora incondicional de Balenciaga, consideraba la obra de Tàpies y Palazuelo como un reflejo de la estética del sastre guipuzcoano. Adoraba el valor táctil de la obra de Tàpies lo mismo que disfrutaba con la espesura de la seda".

La colección donada por María Josefa Huarte en 2008 supera el medio centenar de obras maestras de autores como Pablo Picasso, Mark Rothko, Pablo Palazuelo, Rafael Ruiz Balerdi, Antonio Saura, Jorge Oteiza, Eduardo Chillida o Eugenio Sempere.

Antes, en 1990, la Universidad de Navarra recibió otro gran regalo: el legado de José Ortiz-Echagüe, considerado el gran retratista de los temas de la generación del 98. Con más de 10.000 fotografías y 100.000 negativos, constituye una de las colecciones de fotografía más importantes de España. El museo creado por Moneo, situado entre el campus universitario y la ciudad de Pamplona, mira hacia la ciudad desde una barrera de chopos, robles y encinas. Los seis módulos blancos servirán para mostrar unidas cada una de las colecciones que ya posee el centro. Además habrá salas para exposiciones permanentes, dos auditorios y un almacén-archivo de obras de arte que podrá ser utilizado por estudiantes e investigadores.