Condena simbólica a Galliano por insultos racistas

El modista deberá pagar 6.000 euros de multa en caso de reincidencia en los próximos cinco años

ANA TERUEL París 8 SEP 2011 - 16:29 CET

El ex modista estrella de la casa Dior, John Galliano, ha cerrado hoy su capítulo más polémico con el anuncio de la sentencia en el juicio que tenía pendiente por insultos racistas y antisemitas. Un tribunal parisiense ha declarado al británico de 50 años culpable de los cargos en los dos altercados denunciados, pero se ha limitado a aplicar una condena simbólica: una multa de 6.000 euros sin obligación de cumplimiento -sólo deberá pagarla en caso de reincidir en los próximos cinco años- , un euro simbólico para las víctimas y las cinco asociaciones que se unieron a la acusación y el reembolso de sus gastos jurídicos, que se elevan a unos 16.500 euros. La fiscalía había pedido una sanción mínima de 10.000 euros.

Las explicaciones y las disculpas presentadas por el acusado durante el juicio celebrado a finales de junio, así como la cura de desintoxicación iniciadas hace meses, han sido suficientes para motivar una "aplicación moderada del código penal", tal y como lo reconoce la sentencia. "John Galliano tomó consciencia del estado en el que se encontraba y ha empezado a tratarse de forma eficaz", relata la misma. El modisto ya había presentado excusas públicas por su comportamiento a los pocos días de que el diario The Sun filtrara el ya célebre vídeo en el que aparecía ebrio y gritando "Amo Hitler" y volvió a hacerlo durante el juicio.

También explicó entonces que no recordaba los hechos debido a su triple adicción al alcohol, los somníferos y el Valium y por los que había empezado a tratarse. El tribunal sin embargo consideró que pese a ello, Galliano era plenamente consciente de lo que hacía y recordó que "todo insulto proferido debido al origen o la religión es una gravedad singular en aquello que niega los principios fundamentales entre los hombres y de respeto de la dignidad de cada ser humano".

Dos altercados en el mismo café

Galliano ha sido juzgado por dos altercados ocurridos en el café La Perle de París con varios meses de diferencia pero siguiendo el mismo patrón: una pelea verbal que acaba con insultos racistas como "sucia cara judía, te voy a matar" y "puto cabrón asiático". El primero por el que saltó el escándalo se remonta a la noche del 24 de febrero de 2011. Entonces Galliano copó las portadas al ser detenido tras protagonizar una fuerte discusión con una pareja en el citado local. Esta demandó de inmediato al diseñador, que aún era el responsable de la línea femenina de Dior.

A los pocos días, otra mujer denunció hechos similares en el mismo lugar, que se remontaban a octubre de 2010. Entre medias se había hecho público vídeo de The Sun, provocando su despido fulminante de Dior y acelerando así su caída en desgracia. Estos últimos hechos, que no corresponden a ninguno de los dos incidentes denunciados y que no fueron juzgados dado que las víctimas no interpusieron demanda, sí fueron emitidos durante el juicio como elementos de contexto. La condena ha sido de 4.000 euros por el incidente de febrero y de 2.000 por el de octubre.

Galliano no asistió este mediodía a la lectura de la sentencia para "evitar una nueva confrontación con la prensa", según explicó en una carta remitida al tribunal. Durante la audiencia del juicio, el pasado 22 de junio, el modista, que había desaparecido del espacio público tras ser despedido de Dior, tuvo que entrar y salir por una puerta lateral para evitar la nube de periodistas.

Galliano ha estado representado por su abogado, Aurélien Hamelle, que ha declarado a la salida de la sesión que su defendido "no está contento, pero sí aliviado por poder pasar página y continuar reconstruyendo su vida". Hamelle ha agregado que el modista "se encuentra cada vez mejor. Tiene la vista puesta en un futuro en el que espera que la gente pueda olvidar".

Otras noticias

El modista Galliano, a su llegada al Tribunal Correccional de París. / THIBAULT CAMUS (AP)

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana