Farruquito: "Me gusta el artista desnudo, sin ropajes"

El bailaor estrena en septiembre en Madrid 'Baile flamenco', su nuevo espectáculo

ANTONIO PARRA La Unión 17 AGO 2011 - 17:05 CET

Alegre, hablador, bromista. Feliz. Así se presenta el Farruquito actual, Juan Manuel Fernández Montoya (Sevilla, 1982), que de nuevo se siente artista después de trágicas circunstancias que marcaron su vida los últimos años, aunque "de esas cosas no quiero hablar", deja enseguida claro.

El bailaor gitano, que recientemente presentaba por última vez su espectáculo Puro en la 51 edición del Festival Internacional del Cante de las Minas de La Unión, estrenará el próximo día 15 de septiembre en Madrid (Teatro Compaq Gran Vía) su nueva creación: Baile flamenco, que supone su regreso a los escenarios de la capital de España después de mucho tiempo.

"El baile es mi vida, lo es todo para mí y me siento feliz bailando, y creo que, al ser feliz yo, transmito esa alegría al público, lo hago feliz también, veo que disfruta y se emociona", dice para explicar su actual estado de ánimo. Y añade: "Tengo la suerte de ser entendido por el público, hay artistas que lo hacen muy bien pero que no son entendidos, yo tengo esa suerte". ¿No nota ya la actitud de un sector del público, como le ocurrió hace unos años a raíz del accidente en el que murió una persona?: "No -dice rotundo-, no hay nada de eso, y si hay algo yo ni lo veo ni lo escucho".

Farruquito es nieto, hijo y hermano de una estirpe inagotable de bailaores -comenzando por su abuelo, el gran Antonio Montoya, Farruco, ya desaparecido-, que ha sido los últimos años origen de buena parte del mejor baile flamenco, del baile gitano, racial y rotundo, que hermana la técnica avanzada con las raíces y el alma jonda.

"Desde luego mi gran maestro fue mi abuelo, él, sobre todo, pues me enseñó a amar el baile, pero yo soy muy curioso, estoy abierto a todo, trato de aprender de todos yendo a los teatros o viendo vídeos", explica antes de expresar su admiración por Michael Jackson, por sus temas y por su manera de moverse: "¡Como bailaba...!", exclama lleno de admiración.

Asegura que no le gusta llevar los espectáculos totalmente cerrados, que le gusta improvisar en cada ocasión porque eso le permite ser más natural. "No soy amigo de escenografías, de coreografías, de muchas luces, todo eso me parece secundario, pero a mí me gusta el artista desnudo, sin ropajes, él solo con su arte".

Y lo cierto es que sus últimos espectáculos han sido una sucesión de bailes flamencos, sin escenografía, sin argumento ni historias narradas, como lo será el que presentará en septiembre en Madrid y con el que después iniciará una gira por varios países.

Sin embargo, viéndolo en los ensayos con su compañía parece lo contrario: No para de corregir, está pendiente de cualquier detalle. "Lo hago por inercia -explica- y porque me gusta mucho crear, y viendo los espectáculos me doy cuenta de cosas que son repetitivas y trato de corregirlas, pero todo lo hago por un disfrute personal. A veces una letra me inspira un marcaje nuevo, estoy siempre buscando la creación".

¿Qué otras cosas han formado o interesa al joven bailaor gitano? De entrada dice que le gusta el cante más que el baile, si cabe. "Escucho mucho a Camarón o a Paco de Lucía, pero también me he criado escuchando a los cantaores antiguos, desde la Niña de los Peines a Caracol o Manuel Vallejo, sin olvidar al tío Chocolate". Y le gustan mucho algunos maestros del fandango, como Carbonerillo, El Sevillano o Niño Gloria.

Farruquito, que estudió hasta el bachillerato y llegó a hacer el examen de acceso a la Universidad (aunque a esas alturas su total profesionalización no le permitió seguir estudiando), encuentra la flamencura en ámbitos muy diferentes, por ejemplo, en la literatura: "Siempre viajo con libros de García Lorca o de Neruda, también de Machado, que me parecen autores muy flamencos".

Farruquito se ve en el futuro "bailando o teniendo algo que ver con el mundo de la música, la música me encanta, toda, no sólo el flamenco. Le pido a Dios que me siga dando salud para seguir repartiendo alegría y llevármela al mismo tiempo yo del público". Y también se ve "rodeado de niños, estoy loco por tener algo de tranquilidad y tener unos cuantos". De momento, la descendencia, debe esperar

Otras noticias

El músico sevillano Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito. / GARCÍA CORDERO

ESPECIAL

Pity' (1795), de William Blake. Cuadro basado en 'Macbeth'. Colección del British Museum, Londres.

450 años de Shakespeare

Fuente de fertilidad literaria, el dramaturgo y poeta sigue siendo el escritor que corre más por las venas de los autores del presente. Un estímulo que alimentan novelas, películas o series

La cultura de 2013 en 21 especiales

El País Madrid

De la exposición de Dalí, pasando por el VI Congreso de la Lengua

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana