Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gran Lebowski se muda

La casa donde se rodó la película de los hermanos Coen sale a la venta por 1,6 millones de euros

El Nota es un tipo vago, despistado y pacífico. Sus actividades favoritas son jugar a los bolos y apurar canutos hasta la última calada con unas pinzas especiales para sujetar la colilla. Por eso, la casa donde vive está desordenada y llena de ceniza desparramada. El Nota era el personaje al que daba vida Jeff Brigdes en la película El Gran Lebowski. El filme, una cinta de culto, fue rodada en 1998 por los hermanos Coen. Ahora, la guarida donde El Nota pasaba gran parte de su tiempo sale al mercado por el módico precio de 2,3 millones de dólares (1,6 millones de euros).

El inmueble en cuestión es un bungaló individual dentro de una hilera de seis casas en el barrio de Venice Beach en Los Ángeles. El conjunto entero mide más de 3.000 metros cuadrados y está a poca distancia de la playa y de una hamburguesería a domicilio.

Winston Cenac, agente inmobiliario del piso, declaró al diario LA Weekly que el piso "aparece destartalado en la película, pero algunos de los inquilinos que han pasado eran decoradores y lo han dejado mucho más arreglado". Además, subrayó que aunque antes la zona fuera un solar, ahora se está ennobleciendo y convirtiendo en un "pequeña y hermosa urbanización".

Este año también se subastó la chaqueta de punto que El Nota viste en la película, alcanzando pujas de más de 10.000 dólares. Se dice que la tienda de ropa Pendelton Woolen Mills vende réplicas de la indumentaria lebowskiana. Además, desde hace diez años se celebra el Festival Lebowski (Lebowski-Fest) en una ciudad distinta de EE UU. En él, la gente va vestida como el personaje. Los asistentes fuman y beben el cóctel predilecto del protagonista: vodka con licor de café, el ruso blanco.

La oferta atraerá a todos los imbuidos por está religión creada a partir de la invención de este antihéroe estadounidense. Eso sí, que quede claro que la alfombra del recibidor no está incluida.