Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'Mubarak' de los tesoros egipcios vuelve a caer en desgracia

Zahi Hawass dimite como ministro de Antigüedades sin un sucesor claro

El hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra y la del egipcio Zahi Hawass, de nuevo exministro de Antigüedades, es caliza milenaria de Tura, de a tonelada. Hawass, nacido en Damieta en 1947, egiptólogo de formación, exdirector de excavaciones de la meseta de Giza, exsecretario general del Consejo Superior de Antigüedades, exviceministro de Cultura y exministro de Antigüedades, ha dimitido por segunda vez en este último cargo, que había ostentado brevemente, después de haber sido nombrado en el último Gobierno-salvavidas instaurado por Mubarak en los estertores de su reinado. Entonces declaró que se iba para protestar por los expolios que no habían cesado desde que empezó la revolución, el 25 de enero pasado, y afirmó que no formaría parte del nuevo Gobierno. Pero donde dije digo, digo Diego: apenas un mes después de su renuncia regresaba con todo el boato abanderando la cruzada para salvar el país atrayendo de nuevo a los turistas que han desaparecido tras la revuelta.

Parecía que se había levantado de sus cenizas como un ave fénix. Tenía nuevo sombrero, derrochaba buen humor, daba la vuelta al mundo otra vez difundiendo las maravillas del Antiguo Egipto, recibía medallas y levantaba primeras piedras que daban acceso a secretos enterrados durante milenios, rodeado una vez más por hordas de periodistas que bregaban por obtener un buen plano, una escueta y lapidaria declaración o un permiso para acceder a tal o cual excavación. Parecía, pero no. El nuevo corrimiento de tierras político egipcio ha vuelto a llevárselo por delante. La remodelación que el Gobierno interino del primer ministro, Essam Sharaf, acometió a principios de semana ha barrido a algunas de las figuras del régimen de Mubarak que seguían en el poder. A la cabeza de todas las listas elaboradas por los manifestantes egipcios que acampan en Tahrir desde hace dos semanas, y de muchos que no lo hacen, estaba el nombre del doctor Zahi Hawass.

El doctor ha sido blanco de las críticas que se ciernen sobre los adeptos al clan Mubarak. Especialmente por su estrecha relación con la esposa del rais egipcio, Suzanne Thabet. Le acusan de corrupto y de intentar buscar su beneficio y popularidad personal a costa del patrimonio egipcio. Desde hace años es el rostro de la egiptología, con su sombrero y su carácter de aventurero, y ha aparecido en decenas de documentales. También ha remozado las desvencijadas instalaciones de los yacimientos, aunque muchos son los que consideran que siempre prevaleció su afán de lucro. Además se le consideraba un hombre del régimen algo que ha negado con insistencia.

La semana pasada el diario The New York Times, publicaba un amplio reportaje en el que se hablaba de su relación con la National Geographic Society y sus honorarios como explorador residente, en torno a 200.000 dólares al año. Ya se sabía entonces que el Gobierno sería remodelado pero nadie tenía claro qué sucedería con Hawass, después de que se le hubiera restablecido en el ministerio ya en una ocasión. Incluso el domingo, cuando se produjeron las dimisiones en bloque del Ejecutivo y él mismo anunciaba su dimisión, nadie se atrevía a dar un paso en falso. Cuando ayer se supo que Abdel Fattah Al Banna estaría al frente del ministerio de Antigüedades la duda parecía resuelta, pero el trono de la arqueología egipcia quema y poco después de su nombramiento el Consejo Superior de Antigüedades emitía un comunicado en el que le rechazaba. Al Banna presentó su dimisión de inmediato. Los expertos del Consejo iban más allá, pidiendo la disolución de un ministerio que Mubarak creó para su último Gobierno expresamente y que consideran que fue "un error". Al Banna había destacado durante la revolución y el período posterior por su oposición frontal al doctor Hawass, cuya dimisión pedía junto a un plan de reformas para el sector de las Antigüedades.

No se ha sabido nada del depuesto egiptólogo, que según publican diversos medios egipcios fue atacado por un grupo de estudiantes de arqueología cuando abandonaba su oficina el pasado domingo. Tal vez se encuentre entre las patas de la Esfinge, en la meseta de Giza, su lugar preferido en todo Egipto, y al que acude casi a diario, "para meditar", como me contaba hace unas semanas durante una sesión de fotos, poco antes de partir hacia Perú, donde le fue otorgada la medalla de la Orden del Sol. "El tesoro de Egipto está en sus piedras, sus templos, sus edificios. No hay nada más importante que este legado", señalaba. Tal vez por eso el día que estalló la revolución los jóvenes egipcios protegieron con una cadena hecha con sus cuerpos el Museo de Antigüedades que atesora una gran parte. Queda ahora por ver quién será el guardián de ese legado en ausencia de su último faraón