Teddy Bautista dimite como presidente de la SGAE

La decisión la ha tomado en la primera reunión de la nueva junta directiva.- Partidarios y detractores le habían pedido que renunciara al cargo.- Miguel Satrústegui se perfila como Presidente del Consejo rector

R. GARCÍA / R. TORRES / G. BELINCHÓN Madrid 12 JUL 2011 - 19:51 CET

Con la voz quebrada en varias ocasiones por la emoción, Teddy Bautista ha anunciado esta tarde que deja su cargo como presidente del consejo de dirección de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). En la primera reunión de la nueva junta directiva -salida de las elecciones del pasado 30 de junio-, que comenzó pasadas las 4 de la tarde, Bautista leyó un texto en el que comunicó que renunciaba al puesto, además explicó que lo que ha hecho siempre es luchar por los derechos de autor y que se iba para no perjudicar a la casa. Después de la lectura, Bautista ha abandonado la sala y la junta directiva electa ha pasado a abordar el orden del día en una reunión que ha tenido como presidente provisional al dramaturgo Santiago Moncada y en presencia de Pablo Hernández, director de los servicios jurídicos, y Francisco Galindo, director general de la SGAE.

Víctor Manuel ya pidió la semana pasada a Bautista que se marchara

El pasado viernes un amplio grupo de socios de la SGAE pusieron en marcha un manifiesto que exigía "una refundación" de la entidad

Al final de la reunión, el compositor Sabino Méndez ha leído un comunicado en el que no ha aceptado preguntas. En el texto se dice que se acepta "la renuncia" de Bautista, "relevándole de todos sus cargos en la Sociedad General de Autores".

Los miembros electos de la nueva junta de la SGAE han nombrado una "comisión rectora" de la que forman parte el músico Tomás Marco; el cantante y productor Víctor Manuel; el cineasta Imanol Uribe; el dramaturgo Ernesto Caballero y el editor musical Álvaro de Torres. Al frente de esta junta estará un profesional ajeno a la SGAE que será nombrado pasado mañana, jueves, aunque ha trascendido que en las votaciones efectuadas al respecto, el nombre que más votos ha obtenido es Miguel Satrústegui, que fue subsecretario de Estado de Cultura con Felipe González entre julio de 1987 y octubre de 1989. Satrústegui sería ese "director externo e independiente de reconocido prestigio" del que hablaron el pasado 5 de julio en una rueda de prensa los portavoces de la SGAE. Ese día se anunció que la gestora emprendería una investigación interna para depurar responsabilidades y elaborar un informe que remitirá a la Audiencia Nacional. En el comunicado de hoy se han corroborado ambas decisiones.

Se confirma así lo anunciado a primera hora de la tarde por este periódico. Bautista deja su puesto después de que el pasado 1 de junio la guardia civil registrara la sede de la entidad en Madrid para destapar una trama de desvíos de fondos y delitos societarios. Bautista comenzó a preparar su renuncia a las diez de la mañana. El aún presidente del consejo de dirección de la SGAE quedó con varios técnicos y asesores para redactar la carta de despedida.

Una junta de 38 miembros

La actual junta directiva de la SGAE está formada por 38 miembros -siete de gran derecho (dramaturgos, compositores y coreógrafos), 16 de pequeño derecho (compositores y autores de música), siete de audiovisual y ocho de editores musicales-; pero solo 25 han acudido hoy a la reunión en el palacio de Longoria. Ninguno de los asistentes hizo declaraciones a la entrada.

El hombre fuerte de la SGAE, imputado por el juez Pablo Ruz por los delitos de apropiación indebida de especial gravedad, administración fraudulenta y delito societario tras el registro policial del 1 de julio ha cedido a las presiones de los últimos días. Tanto los miembros de la candidatura que le apoyaba (como el cantante Víctor Manuel, que hace unos días le pidió personalmente la renuncia) como sus adversarios (encuadrados en la candidatura liderada por el compositor José Miguel Fernández Sastrón) han coincidido en lo básico: no era deseable que Bautista permaneciera en su cargo tal y como están las cosas a nivel judicial, y parece lógico pensar que Bautista podrá preparar mejor su defensa estando fuera de la entidad.

Además, el pasado viernes un amplio grupo de socios de la SGAE, fundamentalmente procedentes de los ámbitos cinematográfico y escénico, pusieron en marcha un manifiesto que exigía "una refundación" de la entidad, así como la dimisión de Bautista. Ese manifiesto contaba ayer con cerca de 500 firmas.

Silencio a las puertas de la SGAE

Antes de la dimisión lo único que había a la puerta de la SGAE era silencio y cierto malestar ante las preguntas de los periodistas apostados en el Palacio de Longoria. Poco a poco fueron llegando algunos de los 38 vocales de la junta: Ignacio del Moral, Mikel Erentxun, Juan Ignacio Alonso y casi todos los vocales pertenecientes al colegio de editores musicales, Sabino Méndez, José Luis Cuerda, Yolanda García Serrano, Ángel Illarramendi y algunos más. Dentro ya esperaban algunos compañeros como Caco Senante o Javier Limón.

Mientras tanto, el Ministerio de Cultura continúa negando cualquier competencia de control sobre las entidades de gestión. La ministra Ángeles González-Sinde, que comparecerá mañana miércoles en la Comisión del Congreso, ya se mostró a favor de la salida de la SGAE de Bautista. El núcleo de su intervención en el Congreso estará destinado a intentar demostrar que Cultura no tiene competencias de control, según una sentencia del Tribunal Constitucional del año 1997, y a dejar claro que la SDAE, la división digital de la SGAE sobre la que recaen las denuncias de malversación de fondos, es una sociedad mercantil y por tanto el ministerio no puede entrar a fiscalizarla.

Según la ministra, las únicas competencias de su departamento son las de autorizar la creación de las entidades de gestión y revocar esa autorización. Toda esta argumentación choca con el reconocimiento por parte de Cultura de que el ministerio pidió en 2008 y 2009 sendos informes a la Agencia Estatal de Evaluación de la Calidad (Aeval) acerca del funcionamiento de la SGAE y que tuvieron un resultado positivo. Aeval es un organismo público, dependiente del Ministerio de Política Territorial y Administraciones Públicas, cuyo objetivo, entre otros, es racionalizar el uso de los recursos públicos y rendir cuentas ante los ciudadanos. ¿Por qué si no tiene competencias sobre ello pide unas auditorías?

Otras noticias

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, saluda a Teddy Bautista el pasado 3 de mayo en un acto celebrado en Madrid. / H. DE LEóN (EFE)

Registro judicial en la SGAE, el pasado viernes 1. / SAMUEL SÁNCHEZ

El cineasta José Luis Cuerda entra en la sede madrileña de la SGAE / GORKA LEJARCEGI

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana