Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Operadoras y fabricantes de tecnología piden el fin del canon digital

AMETIC cree que las sentencias judiciales avalan la decisión.- Francia exime a las empresas jurídicas del pago de dicha tasa, en línea con una sentencia europea

Ametic, la patronal que agrupa a los operadores y fabricantes tecnológicos, hizo hoy un doble llamamiento. De un lado, el Gobierno debe suprimir con carácter urgente el canon digital, el polémico gravamen sobre soportes y equipos susceptibles de almacenar y copiar archivos sujetos a derechos de autor. Por otro, y mientras se pone fecha a ese fin, las empresas y profesionales no deberían liquidar el canon, apoyándose en las sentencias de la Audiencia Nacional como la del Tribunal de Justicia de la UE que han declarado nula gran parte de la regulación de ese gravamen.

El presidente de Ametic, Jesús Banegas, puntualizó que no se trata de un llamamiento a la insumisión fiscal, sino "al cumplimiento de las leyes y las sentencias judiciales". Por eso, la patronal enfatizó que, en virtud de esas sentencias, cada vez más empresas en lugar de satisfacer el canon están depositando avales por esas cantidades en juzgados y notarias hasta que el Gobierno acabe "con el clima de inseguridad jurídica".

Esa jurisprudencia a la que apela Ametic se basa en dos sentencias. La primera la que dictó el Tribunal de Justicia de la Unión Europea el 21 de octubre de 2010, en la que declaraba contrario al derecho comunitario la aplicación del canon digital en España a los soportes de reproducción adquiridos por empresas y profesionales para fines distintos de la copia privada. El fallo establecía que ese gravamen solo puede cargarse a los soportes que se destinarán a copias privadas por particulares. De esta forma se daba la razón a la empresa catalana Padawan, que comercializa equipos electrónicos, frente a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

La otra sentencia proviene de la Audiencia Nacional, que en marzo de este año, declaró nulo la orden reguladora del canon digital aprobada en junio de 2008 con las tarifas que gravan a los distintos soportes y aparatos, desde móviles, memorias, CD y DVD o fotocopiadoras.

Para Banegas, el Gobierno está ignorando esas sentencias, al no acabar de una vez por todas con el canon digital, "que es un impuesto anacrónico e injusto que solo aplican apenas una veintena de países en todo el mundo". Recordó que algunos Estados, como Holanda han decidido recientemente su abolición y otros, como Finlandia, Suecia o Dinamarca están discutiendo su eliminación como modelo compensatorio. El viernes Francia decidió eximir del pago del canon a las personas jurídicas. La decisión fue adoptada por el Consejo de Estado francés, y se sitúa en línea con la citada sentencia del Tribunal de Justicia de la UE.

El presidente de Ametic reconoció que desde esa sentencia muchas grandes empresas han dejado de satisfacer el canon, utilizando avales, aunque no cifró que importe se ha podido dejar de recaudar por parte de las sociedades de gestión de derechos. Anualmente se recaudan por todos los conceptos del canon alrededor de 100 millones de euros.

"Pérdida recaudatoria"

Para compensar esa pérdida recaudatoria por el canon, que las sociedades de gestión distribuyen a los artistas y creadores, Ametic propone fórmulas imaginativas "y en ningún caso un impuesto general como el que se está ensayando en Noruega". "¿Por qué compensar a los músicos y no a los toreros? ¿O los periodistas? ¿O a los empresarios?", se preguntó Banegas.

Entre esa fórmulas, Ametic propone que los artistas apliquen un "sobreprecio" a sus productos, "de uno o dos euros o lo que sea", aclarando en la etiqueta que ese importe corresponde al canon por copia privada. Según cifras de Ametic,el canon está fomentando el fraude, ya que empresas están ofertando productos un 30% más baratos respecto a las empresas que respetan el marco legal

El presidente de Ametic indicó que el verdadero problema no es el canon sino la piratería y que las empresas deben trabajar codo con codo con los creadores para atajar ese problema. Ametic rompió las negociaciones con las sociedades de gestión en la elaboración de normas contra la piratería y se opone radicalmente a la llamada ley Sinde, que trata de perseguir a las páginas de enlaces que permiten la descarga de contenidos sin autorización de los autores.

El Gobierno español se comprometió el 15 de febrero de 2011 a ajustar la legislación en un plazo de tres meses desde la entrada en vigor de la ley Sinde, compromiso gracias al cual consiguió el apoyo de PP y CiU en el Congreso para aprobar esa controvertida norma antidescargas. La ley Sinde entró en vigor el 7 de marzo, por lo que el pasado 7 de junio venció el plazo que el propio Gobierno se dio a sí mismo sin que la legislación del canon haya sido modificada.

Las sociedades de gestión indignadas

http://pda.elpais.com/index.php?module=elp_pdapsp&page=elp_pda_noticia&idNoticia=20110616elpeputec_7.Tes&seccion=tec

Sánchez apuntó que a Banegas se la olvidado citar lotra sentencia del Tribunal de la UE de la pasada semana en la que se reconoce que los países comunitarios que han regulado la compensación por ley, como España, están obligados a garantizar su cobro "efectivo", "destinado a compensar a los autores", aunque su deudor esté establecido en otro país comunitario.

El portavoz de las entidades de gestión también criticó la acusación de Ametic sobre el fraude y recordó que empresas que forman parte de la patronal como Verbatim han sido denunciadas por comercializar soportes sin liquidar el canon para ganar cuota de mercado.