Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ana María Matute: "Con 'El Quijote' lloré por primera vez leyendo un libro"

La escritora, premio Cervantes 2010, dice estar "muy nerviosa" ante la lectura de su discurso el próximo miércoles

La escritora Ana María Matute (Barcelona, 1925) ha dicho hoy en rueda de prensa estar "muy emocionada, pero también muy nerviosa", ante la lectura, el próximo miércoles, de su discurso de agradecimiento por ser la galardonada con el Premio Cervantes 2010. En esta rueda de prensa, en la que ha estado acompañada de la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, ha dicho que su discurso será muy cortito: "No me he inspirado en ningún otro [discurso], solo he mirado si había alguno tan cortito como el mío", ha dicho a los periodistas.

Si bien no ha querido desvelar el contenido de lo que dirá el próximo miércoles, Matute ha explicado qué sintió la primera vez que leyó El Quijote: "Me lo hicieron leer por obligación con 14 años", ha explicado, "y sinceramente, me aburrí muchísimo, no entendí nada. Pero luego, con 20 años, ya instalada como escritora, lo volví a leer y me enamoré", ha explicado. "Fue la primera vez que lloré leyendo un libro, me dio una pena tan grande que se muriera el protagonista... Pero además, por lo que se moría, con ese desencanto, esa frustración por pensar que tu vida ha sido una pérdida de tiempo..."

Preguntada sobre su próxima novela, Matute ha explicado que recibir el Cervantes le ha retrasado en su escritura, pero que ya la tiene pensada. "Esto es como una cacería, la tengo en la red, pero todavía no he comenzado a escribirla", ha dicho. "Lo que sí estoy casi segura es que después de esto y un par de viajes que tengo que hacer me meteré en la novela del todo. Es como sumergirte en el mar o una piscina, de vez en cuando subes y respiras, pero pasas la mayor parte del tiempo abajo".

Desde 1976

Fallado por primera vez en 1976 -se lo llevó Jorge Guillén- el Premio Cervantes solo contaba con dos mujeres en su palmarés: la pensadora malagueña María Zambrano (1988) y la poeta cubana Dulce María Loynaz (1992). Pero Matute no ha querido dar importancia a esto: "Sí me gustaría que hubiera más mujeres premiadas, pero más que nada me gustaría que el premio fuera de muy larga vida, y se lo dieran a muchas mujeres y muchos hombres buenos escritores", ha dicho.

El Cervantes es el premio que le faltaba a esta escritora. Los ha tenido casi todos, dos nacionales de Literatura Infantil; el Nacional de las Letras (2007); el Nacional de Literatura y el de la Crítica por Los hijos muertos; el Nadal 1959 por Primera memoria; el Planeta 1954, por Pequeño teatro, e incluso el Ciutat de Barcelona 1966 por un relato maravilloso, El verdadero final de la Bella Durmiente.

En la rueda de prensa ha confesado que nunca ha leído un libro que no estuviese editado en papel. "Me encanta el olor del papel, pasar las páginas, el crujido de la página. De los otros no lo sé porque no he leído ninguno", ha dicho, y sin embargo ha explicado que cree que las nuevas tecnologías son positivas para el fomento de la lectura. "Mucha gente que ahora no lee quizás lo considere así más fácil y más cómodo. Pero a mí, que me dejen mis antiguallas".