Selecciona Edición
Iniciar sesión
LOS DESAFÍOS DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL

La industria cultural afirma que el 78% de los contenidos que se consumen en España son 'piratas'

La proporción de materiales descargados sin autorización aumenta un 3,4% en 12 meses, señala el informe semestral de la Coalición de Creadores.- Este grupo de presión asegura que la 'ley Sinde' contiene graves carencias y que no habrá cierre de páginas hasta finales de año

De todos los contenidos culturales digitales que se consumieron en España entre el segundo semestre de 2009 y el segundo semestre de 2010, el 78,6% carecía de la autorización del dueño de los derechos de autor, un 3,4% más que en el mismo periodo del año anterior (cuando alcanzó el 76%). Son datos del Observatorio de piratería y hábitos de consumo [leer aquí en PDF] que esta mañana ha presentado en Madrid la Coalición de Creadores, un grupo de presión formado por entidades de gestión, entre otras la SGAE, y sectores de la industria musical como Promusicae. Por tipos de contenido, lo que el estudio denomina tasa de piratería (la proporción de materiales descargados sin autorización) alcanzó en la música el 97,9%; en las películas el 75,8%; en los videojuegos el 66,2%; y en el libro el 43,5%. En la presentación de estos datos la Coalición ha denunciado "graves carencias" en la llamada ley Sinde (la norma que busca frenar las descargas no autorizadas) porque esta "no castiga las conductas". La Coalición pide que se penalice a las páginas de enlaces que sean reincidentes bloqueando su acceso a Internet y que se incluya esas medidas en el reglamento de la ley, cuyo borrador ya está listo.

Los dirigentes de la Coalición han asegurado que la aplicación de la ley Sinde se retrasará al menos cuatro meses y que las primeras resoluciones sobre el cierre de webs que faciliten descargas no autorizadas no serán posibles hasta finales de noviembre, de acuerdo a las nuevas previsiones de Cultura. En anteriores ocasiones la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, había expresado su confianza en que hubiera resoluciones antes del verano.

Más de 10.000 millones 'pirateados'

La Coalición señala que la industria de contenidos digitales en España generó un volumen de "negocio legal" de 1.510,9 millones de euros en el segundo semestre de 2010, un 6,5% menos respecto al mismo periodo de 2009. El valor total de los contenidos pirateados en el segundo semestre de 2010 asciende a 5.562,1 millones de euros, un 8,6% más que en 2009, donde esa cifra llegó a los 5.120,8 millones). El valor de lo pirateado es casi cuatro veces el valor del "consumo legal", indica el estudio. En total, en 2010, el valor de lo pirateado ascendería a 10.774 millones de euros.

Por segmentos, el valor de lo pirateado en música fue de 3.051 millones de euros; en películas 1.546,3 millones; en videojuegos, 383,7 millones de euros, y en el sector del libro fue de 581,1 millones.

Andrés Dionis, director de la Coalición, admite que, aunque no existiera la llamada piratería, la industria no vendería esos 5.562 millones de euros. "Es como cuando se habla del robo en una joyería: se habla del valor de las piezas robadas. Eso no quiere decir que el joyero fuera a venderlas con seguridad", indica Dionis por vía telefónica. El informe no ofrece datos que sirvan para comparar la situación de España respecto a otros países: "Lamentablemente este tipo de estudios no están centralizados ni estandarizados a nivel europeo. El observatorio de la UE para la piratería todavía no ha ofrecido tasas a escala continental, pero en el futuro lo hará", confía Dionis.

Música

Según los datos del informe, el mercado "legal" de la música ha caído en el periodo de estudio un 27,4%. La tasa de piratería ha subido un 2,4% y el valor de lo pirateado asciende a 3.051 millones de euros (un 33,1% más que en el primer trimestre de 2009). Dionis señala que en este caso la tasa de piratería sube aparentemente poco (un 2,4%) porque el volumen de lo pirateado ya es de por sí muy elevado (casi el 98% de toda la música consumida en formato digital no contaba con la autorización de los dueños de los derechos).

Películas

En cuanto a las películas se da la tendencia inversa: la tasa de piratería ha caído un 9,4% y el valor de lo pirateado ha pasado de 2.383 millones en 2009 a 1.546 en 2010. Dionis explica estas cifras por el buen año que fue 2010 en las salas de cine. El mercado "legal" creció un 20,6%, pasando de los 695 millones de euros en 2009 a los 838 millones en 2010. "En el caso de las películas han ocurrido dos cosas. El año 2010 fue bueno en exhibición porque hubo grandes hits en 3D como Avatar. Es una tecnología, de momento, no pirateable. Baja la tasa de piratería porque el mercado legal es mayor, pero el volumen de lo pirateado es igual. No es que se piratee menos, es que se consume más legal. Como en 2011 no haya un hit como Avatar, la tasa de piratería se volverá a disparar", apunta Dionis.

Videojuegos

La tasa de piratería en el sector de los videojuegos ha subido un 26,6% mientras el mercado "legal" ha caído el 12,5%. El valor de lo pirateado ha pasado de 246,2 millones en 2009 a 383,7 millones en 2010, un 55,8% más.

Libros

El caso de los libros es especialmente llamativo. El valor de lo pirateado ha pasado de 200,5 millones a 581, casi un 190% más y la tasa de piratería se sitúa en el 120,8%. "Es espectacular y tiene que ver con los soportes: la tecnología para piratear existía desde hace mucho, pero los e-books no eran tan comunes", afirma Dionis, y lanza una advertencia: "Para la industria del libro este es un gran banco de pruebas. Nosotros recogemos ensayos y novelas, pero no recogemos libro de texto para escolares, que es el grueso del negocio para la industria editorial. Va a llegar un momento en que los niños vayan a clase con un e-book y como esos contenidos se pirateen el sector va a sufrir mucho, porque son contenidos que se actualizan cada año, y como esas actualizaciones se pirateen los editores lo van a notar de verdad".

Netflix y Spotify

Dionis relativiza la observación, bastante usual, de que la industria está tardando en ofrecer contenidos autorizados siguiendo el modelo de servicios de pago, como Netflix en Estados Unidos, o que se financian con publicidad, como Spotify en varios países, entre ellos España: "La industria no ha tardado en reaccionar. El mundo de la música es el que primero tuvo que acoplarse a la idea de que había un mercado digital, porque nació el Napster y el MP3, pero aún así siguen cayendo un 30% durante los últimos seis años. Hablamos de una industria que se puso las pilas desde el primer momento. No ha fallado la industria".

"En EE UU funcionan servicios como Netflix porque sus tasas históricas de piratería son mucho menores que la española. Tienen un marco jurídico que les ha permitido levantar una oferta legal. Los dueños de Netflix sabe que hay piratería en EE UU, pero ven un hueco de negocio porque hay mucha menos piratería. En EE UU hay gente que va a comprar y gente que valora la propiedad intelectual, algo que en España no se valora suficientemente. Aquí se suele poner el ejemplo de Spotify, pero en España ese servicio no es rentable. En Suecia funciona porque la tasa de piratería allí es inferior", indica el director de la Coalición.

Una oportunidad de negocio

Este grupo de presión reconoce que sus cifras muestran que sigue habiendo un mercado sin explotar y que la gente demanda contenidos que no encuentra como oferta autorizada: "Somos perfectamente conscientes de que hay un mercado. Más del 95% de lo que se consume en la Red es lo que la industria fabrica, es lo nuestro. La gente quiere lo que nosotros hacemos, pero pedirle a la industria que haga una inversión relevante y fuerte y se vuelque en la Red sin tener un marco jurídico que le dé un mínimo de seguridad es algo que no se puede pedir. Nadie quiere hacerlo".

Dionis admite que es difícil encontrar ciertos contenidos autorizados: "Entiendo cuando la gente se queja de que no hay disponible cierto tipo de material, como películas de Sidney Lumet o de Frank Capra. Pero el público que demanda esos contenidos es minoritario y la industria está haciendo un esfuerzo: digitalizar cuesta mucho dinero".

La ficha técnica de la encuesta

El estudio de la Coalición de Creadores, de carácter semestral, analiza lo que ellos llaman "piratería de pago". Se excluyen del análisis aquellos contenidos que, por ser gratuitos para el consumidor, "no son susceptibles de ser pirateados" (entre otros, películas en abierto por TV, música en la radio, juegos gratuitos online, y streaming musical).

El informe ha sido realizado por la empresa IDC y el trabajo de campo ha corrido a cargo de Nielsen Online. La muestra ha sido de 6.018 usuarios utilizando un panel online de más de 72.000 panelistas. El universo de referencia es el de usuarios online, según las mediciones de Nielsen Online. Los encuestados son adultos españoles comprendidos entre los 16 y los 55 años, y conforme a las cuotas de sexo y comunidad autónoma según datos de población general. El error muestral es del 1,3%.

"El tamaño de la muestra garantiza un elevado nivel de confianza en los resultados. No existe ningún estudio de ámbito nacional comparable. La investigación contempla un error inferior al 1,3%, porcentaje muy bajo, incluso comparado con fuentes estadísticas públicas como el INE, o estudios privados, como el EGM que utilizan errores inferiores al 1% para los usuarios de Internet", indican desde la Coalición de Creadores.

Más información