Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Cinco artistas se reparten el premio Abraaj, el mejor dotado del mundo

El galardón, que se concede en Art Dubai, asciende a más de 700.000 euros

El Premio Abraaj, que se concede durante la feria de arte contemporáneo de los Emiratos Árabes, Art Dubai, es único y no sólo porque con una dotación de un millón de dólares (más de 700.000 euros) es el más cuantioso del mundo del arte. También tiene otras peculiaridades: es el único dirigido especialmente a los artistas de Oriente Próximo, norte de África y Asia del sur y es un premio para producción, es decir que distingue el proyecto y luego ofrece a su autor la posibilidad de realizarlo. Tras tres ediciones en las que se galardonaron tres equipos formados por un artista y su comisario, este año para dar una mayor unidad al planteamiento se ha optado por una nueva fórmula: repartir el galardón entre cinco artistas, de los 512 que se presentaron, a la orden de una joven comisaria de Sri Lanka, Sharmini Pereira.

Para su instalación Flying Carpets, una enorme estructura de acero que cuelga del techo, la tunecina Nadia Kaabi-Linke se ha inspirado en el célebre mito de las alfombras voladoras y en las alfombrillas de los vendedores ilegales, que vuelan por los aires con su mercancía cuando llega la policía. "Según se mira la escultura-alfombra se convierte en la escalera de un puente de Venecia, donde los inmigrantes venden bolsos y otros productos de lujo falsificados", explica la artista. El vídeo y la escultura del New Dream Machine Project del indio Shezad Dawood son un homenaje a la homónima lámpara estroboscópica, creada en 1961 por el pintor Brion Gysin y el escritor William Burroughs en Tánger, en el marco de sus investigaciones sobre los estados de conciencia alterados. La máquina crea un caleidoscopio de luces, que actúan sobre los estratos corticales del cerebro y Burroughs, que la tenía en gran consideración, se hizo fotografiar con ella el día de su 83 y último cumpleaños.

Otra escultura, Gon del iraní afincado en Berlín Timo Nasseri, que reproduce una estructura romboidal formada por dos triángulos isósceles, se inspira en los mugarnas, unas decoraciones medievales características del norte de Irán y en la lógica occidental de los sistemas matemáticos. Oriente y occidente se mezclan también en Woman in black de la paquistaní Hamra Abbas, que evoca las vidrieras medievales de las iglesias cristianas y las figuras de las miniaturas Mogul, en una improbable capilla para el culto de una súper heroína, negra y desnuda, representada con cristales coloreados. Finalmente la iraquí Jananne Al-Ani responde al uso de la imagen aérea y las tecnologías digitales para fines bélicos, con el vídeo Shadow Sites II, en el cual los mapas que usaron las tropas estadounidenses en la guerra del 1991 contra Irak, se emplean para sacar a relucir los sitios arqueológicos.

Las obras, que se expondrán hasta el sábado en el recinto ferial de Art Dubai, pasarán a formar parte de la colección Abraaj Capital Collection. El público puede votar su obra preferida a través de las web de Art Dubai (www.artdubai.ae ) y del premio (www.abraajcapitalartprize.com).