Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
AVANCE EDITORIAL

Inéditos de Vila-Matas en su colección de bolsillo

La Biblioteca Vila-Matas en bolsillo se inicia con varios textos inéditos y dos recuperaciones

Quería ser director de cine y soportaba mal la mili. "Del ya muy remoto año de 1971, que pasé en Melilla como soldado del Ejército español, recuerdo muy especialmente los 20 días que estuve internado en el manicomio militar de esa plaza fuerte". Así es como empieza el extenso y revelador prólogo de En un lugar solitario. Narrativa 1973-1984, escrito por Enrique Vila-Matas para el volumen que reúne sus cinco primeros libros. En este amplio prólogo hace un repaso de sus primeros pasos en el mundo de la literatura con una serie de historias y reflexiones hasta ahora casi desconocidas. "Cuento cómo me metí en la literatura, mis debilidades iniciales al empezar a escribir", explica el escritor barcelonés. "No trato de engañar a nadie. De ser lector de poesía, empecé a escribir casi por casualidad y me metí sin saber cómo en esta aventura".

Los tres primeros volúmenes de la Biblioteca Vila-Matas son los que reúnen la narrativa temprana del autor, una antología de relatos que incluye una extensa nouvelle inédita titulada Chet Baker piensa en su arte y su última novela, Dublinesca, que acaba de obtener en Italia el premio Bottari Grinzane y que en Francia ha sido galardonada con el Jean Carriere.

El texto que titula la compilación de su narrativa, En un lugar solitario es el que en su día apareció como Mujer en el espejo contemplando el paisaje. Fue el primero que publicó. Al sur de los párpados fue el tercero y no había querido reeditarlo hasta ahora. "Siempre tuve cierto prejuicios contra estos dos libros. Ahora al releerlos 30 años después he encontrado incluso su interés. Me acerqué a ellos para encontrar que tienen cosas buenas y malas pero que tiene sentido dentro junto al resto de piezas reunidas. No he querido agregar ni eliminar nada de estos dos textos. He querido publicarlos a modo documental", dice ahora.

Ahora ambos aparecen junto a La asesina ilustrada, Nunca voy al cine e Impostura. "Quitar algunos títulos de mi obra de los primeros años la dejaría manca".

En Chet Baker piensa en su arte, Vila-Matas desarrolla algo que él llama "ficción crítica". Un personaje encerrado en una habitación de hotel en Turín reflexiona durante una noche sobre la obra de Joyce y de Simenon, la escritura radical y la racional. "Es un texto de ficción crítica en el que se impone el ensayo sobre un relato con una mínima acción", comenta el autor. "Al final se trata de compaginar la literatura de lo minoritario con lo mayoritario de calidad".

La Biblioteca Vila-Matas, publicada en Debolsillo, se pone a la venta el viernes 4