Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

940 copias de 'Balada triste de trompeta' y muchas manos por el camino

Megaupload retira de su 'carta de películas' la cinta de Alex de la Iglesia destinada a miembros de la Academia de Cine.- También hay sospechas sobre el filtrado de 'Pa negre'

El asesino está dentro de la familia... o no. Aunque es obvio que la versión de Balada triste de trompeta, de Alex de la Iglesia, que apareció en webs de descargas el 19 de febrero tiene la marca grabada de "Copia para los miembros de la Academia" y es de calidad DVRip, similar a los lanzamientos en DVD, porque procede del disco que se remitió a los votantes de los Goya, el proceso de reparto deja abiertos muchos interrogantes. Para la presente edición de los Goya, la productora Tornasol realizó 940 copias de la película para los académicos que viven en España (no se envía al exterior). "Nosotros no los enviamos porque no tenemos el listado de los académicos", comentan fuentes de Tornasol, "sino que lo remitimos a la Academia y ella los envía". Para ello la Academia pone a disposición de las compañías productoras dos formas de reparto: mensajería o correo ordinario. "En Tornasol escogimos el correo ordinario. Porque es más barato y porque es más rápido: muchas veces llega al día siguiente, mientras que la mensajería no puede entregar el sobre hasta que no haya alguien en casa".

Sí, pero por correo ordinario es más fácil que se pierdan los DVD o incluso que los roben en los buzones; además, el sobre de Tornasol llevaba en el exterior la leyenda Balada triste de trompeta, que daba pistas sobre su contenido. Esta mañana EL PAÍS ha podido contactar con un puñado de académicos que nunca llegaron a recibir el sobre... y con muchos más que sí lo recibieron, con lo que la mayor parte de los DVD llegaron a sus destinatarios correctos. "A nosotros", aseguran en Tornasol, "es la primera vez que nos pasa". Para los votantes de los Goya más avanzados tecnológicamente, la película se pudo ver en streaming en la web filmin.es: a los académicos se les envía una clave privada para que accedieran a su visionado.

No es la primera vez que ocurre esto, ni la Academia del Cine español la única a la que se le escapan las películas. Por ejemplo, la Academia de Hollywood cada año tiene que llamar la atención a sus integrantes por la filtración de algunos de sus títulos. EL PAÍS ha logrado esta mañana una copia de Spanglish, la comedia de James L. Brooks protagonizada por Adam Sandler y Paz Vega, comprada en un top manta en la Puerta del Sol y que está marcada con la leyenda en inglés "Solo para miembros de la Academia" durante todo su visionado (en Balada triste de trompeta la frase aparece en algunas secuencias). Esta mañana Megaupload la ha retirado de su carta de películas.

'Pa negre', ¿también?

De las candidatas este año a los Goya, hay sospechas también con Pa negre. Según la empresa WorkingAtWeekend (WAW), responsables de la promoción de Pa negre, apareció en las webs de descargas una versión del filme de Agustí Villaronga con calidad de DVD días después de que la película fuera enviada en ese formato a los académicos. Y no existía previamente así. No lleva marca de agua, luego se sospecha de la relación DVD de los Goya-película pirata, pero no se puede confirmar. "En este caso" comenta Pío Vernis, del departamento de marketing de WAW, "ha coincidido además estos días que aún está en cines y ya se ha lanzado en DVD: la ventanas se han superpuesto".

Curiosamente Vernis, en su faceta de productor, fue víctima de una pérdida con su largometraje documental Una cierta verdad (2008), dirigida por Abel García Roures. "No tenía marca especial para la Academia, pero solo teníamos la película en formato con subtítulos en inglés, de ahí sacamos las copias para los Goya, y esa fue la que apareció en Internet". ¿No debería incentivarse el visionado en streaming? Juan Carlos Tous, de filmin.es , y Vernis coinciden en la valoración: los académicos aún prefieren el disco en mano. "En el caso de los documentales", asegura Vernis, "a veces el DVD es la única forma de que sepan que existimos".

El primer caso llamativo en esta historia de archivos fue Los lunes al sol, probablemente porque en aquel año tomaron popularidad las webs de descargas. Dos anécdotas para acabar: el pasado 23 de enero aparecieron varias bolsas de plástico llenas en la boca de metro de La Latina, en Madrid. En su interior, docenas de carátulas de DVD especiales para la Academia, eso sí, las cajas estaban vacías... pero tiradas en la calle. Y todavía se recuerda que hace años en un videoclub gallego se podía alquilar una película española (en su copia para la Academia) que no había sido lanzada aún comercialmente en DVD: la descubrió el responsable en la zona de su distribuidora en vídeo, que averiguó que la esposa del dueño del local era el ama de llaves de un académico.