Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL CORTO DE LA SEMANA

El hotel de los líos

Seis directores ruedan seis cortos en un solo día y compartiendo espacio: un alojamiento de diseño en Barcelona

Seis directores con sus seis equipos; 24 horas de tiempo; un espacio a compartir; el caos. Algunos proyectos resultan tan delirantes a primera vista que cuando uno se pone a pensar en ellos resulta imposible entender por qué salieron bien, pero la cuestión es que así es. Lo de rodar en un hotel se ha hecho antes, lo de los trabajos colectivos también. Lo de aunar todo ello en un proyecto no resulta tan novedoso. Ahora bien, cuando se mezcla todo, el hotel está habitado, el espacio es claramente insuficiente y cada uno va a lo suyo es cuando surge el espíritu indie que algunos llevan dentro.

El proyecto lleva en realidad la firma de Camper y consistía en utilizar su hotel en la Ciudad Condal durante un día (y solo uno) para que seis realizadores de todos los campos posibles (desde el dúo posmoderno a la directora de porno-artie) ilustrarán, con total libertad creativa, su visión de la marca... o algo parecido. Lo bueno es que en realidad y más allá del propio escenario como recordatorio, la publicidad brilla por su ausencia (sorprende ver hasta que punto se ha respetado lo de "libertad creativa" ) y el resultado es un estupendo mejunje donde convergen comedia, drama y hasta efectos especiales.

Así, entre huéspedes con cara de pocos amigos, habitaciones con superpoblación y mucha gente con prisa se rodaron seis piezas: las de Roger Gual & Steve Green, Nico Casavecchia, Erika Lust, Sofa Experience, Celia Galán y Danny Ilario.

Ayer, en la presentación -obviamente- en la Casa Camper quedó claro que el público se lo estaba pasando bien. Lo mejor se lo llevó Casavecchia, que con un corto de vocación comédico-existencial provocó un buen montón de carcajadas. Todo ello podrá verse a partir de hoy mismo en www.hotelcasacamper.tv , una comuna virtual para un proyecto distinto, tan locuaz como alocado, que demuestra que las chifladuras siguen teniendo sitio en un mundo mecanizado.