Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Muchas de las innovaciones que dieron lugar al español moderno no vieron la luz en Castilla"

Inés Fernández-Ordóñez ingresa en la RAE con un discurso que sostiene que el español no puede identificarse sin más con el castellano

"Habrá palabras nuevas para la nueva historia". Ese verso de Ángel González sirvió esta tarde a la filóloga Inés Fernández-Ordóñez (Madrid, 1961) como introducción a su brillante discurso de ingreso en la Real Academia Española, donde ocupará desde hoy el sillón P, vacante desde la muerte del poeta asturiano en enero de 2008. La nueva historia a la que se refiere esta catedrática de la Universidad Autónoma de Madrid, que en diciembre cumplirá 50 años, es la que matiza la versión más extendida sobre los orígenes de la lengua española.

En su discurso La lengua de Castilla y la formación del español, Fernández-Ordóñez sostuvo que el español no puede identificarse sin más con el castellano, ni siempre estuvo en Castilla el origen de los rasgos lingüísticos que hoy caracterizan a nuestra lengua. El español, sostuvo, es un crisol de rasgos lingüísticos de dispar procedencia (asturleoneses, navarroaragoneses, gallegoportugueses, catalanes) que confluyeron sobre el territorio del centro peninsular, sin que por ello se pueda identificar solo con la lengua de Castilla.

En una intervención que ocupa más de 100 páginas -mapas incluidos- en las tradicionales ediciones de su nueva casa, la académica fue contundente al reconocer el papel de Ramón Menéndez Pidal como padre de la moderna filología española, una rama que se prolonga en nombres como los de Tomás Navarro Tomás o Diego Catalán, su propio maestro. Pero idéntica contundencia puso a la hora de matizar el "castellanismo ideológico" que llevó a Pidal a establecer que el castellano se extendió desde el norte hacia el centro y el sur de la Península acompañando a la conquista de las tierras de Al Andalus durante la Edad Media. Dicha extensión, en la que la lengua iba de la mano de la espada, habría determinado la castellanización de las tierras conquistadas a los árabes y, tras la anexión política, la de los reinos de León, Navarra y Aragón.

Para Inés Fernández-Ordóñez, la visión de Pidal es la propia de un intelectual de la generación del 98, alguien para el que Castilla representaba la esencia de lo hispánico. Triunfante durante décadas, esa visión condicionó la historia de la lengua y de la literatura, pero los datos salidos del Atlas lingüístico de la Península Ibérica, impulsado por el propio Menéndez Pidal, la matizan rotundamente.

Entre otras cosas, esos datos demuestran que el español tiene unos márgenes mucho más amplios que los de Castilla. Aunque el origen de ciertos rasgos lingüísticos fue indudablemente castellano, el origen de muchos otros fue occidental (asturleonés, gallego o portugués) u oriental (navarro, aragonés o catalán. El primero sería el caso de la distinción entre los relativos quien y que, o el del indefinido alguien. El segundo sería el de pronombres tan hispanos como nosotros y vosotros. Del mismo modo, el leísmo o el laísmo castellanos no se han impuesto en el español general. Así, pues, más que a un avance de norte a sur en "cuña invertida" -la imagen es de Pidal-, la formación histórica del español se debe a su contacto con otras variedades lingüísticas.

Experta en dialectología y literatura medieval -es una autoridad en la obra de Alfonso X-, Inés Fernández-Ordóñez dirige el Corpus Oral y Sonoro del Español Rural. Esta tarde se ha convertido en la séptima mujer en ingresar en la RAE. El acto ha estado presidido por el ministro de Educación, Ángel Gabilondo. A su derecha, en la mesa presidencial, se ha sentado por primera vez José Manuel Blecua, que en diciembre sustituyó a Víctor García de la Concha como director de la RAE.

Fernández-Ordóñez es, sin embargo, la primera filóloga en sentarse en una casa que en 2013 cumplirá tres siglos. Su oficio quedó claro en una lección que fue "un acto de amor al español", como dijo en su respuesta José Antonio Pascual, el académico que, junto a Margarita Salas y Álvaro Pombo, propuso a la institución el nombre de la nueva académica.