Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Si los edificios bailaran

Ni videoarte ni arquitectura, sino todo a la vez. El 'video mapping' es una modalidad artística que da vida a los edificios.- Uno de sus exponentes más minimalistas estrena proyecto esta tarde en Barcelona.

Coja un edificio y a un artista multimedia. Si este último maneja la técnica del video mapping -la proyección de imágenes sobre superficies reales para conseguir efectos en 3D- logrará que sus estructuras se pongan a bailar ante sus ojos, que sus ladrillos se desplacen por la fachada e incluso que el edificio se derrumbe por completo... de forma visual. En eso consiste el video mapping, en jugar con el espacio.

Existen varias vertientes de video mapping. Los que hay que prefieren sus posibilidades más espectaculares, que se usan sobre todo con fines comerciales y de marketing. Es el caso de H&M, que estas Navidades dejó boquiabiertos a los transeuntes en Amsterdam. O de Vodafone, que junto a Samsung, llevó el apocalipsis al edificio de Plaza de España. Otros, prefieren hacer arte con esta nueva tecnología.

Sebastian Neitsch (Hamburgo, 1982) pertenece a esta última categoría. "Para mí el 'video mapping' es un herramienta que me permite jugar con las formas y el espacio", explica Neitsch. "No busco la espectacularidad ni la explosión de colores. Me identifico más con el arte minimalista de los años sesenta y setenta. Lo que quiero es mostrar que las estructuras se pueden mover, algo que en la realidad todavía no es posible pero que no tardará en llegar, es como mirar el futuro".

Hoy en el Goethe Institut

Esta tarde (20.00, gratuito), Neitsch inaugura instalación en el Goethe institut de Barcelona (estará hasta el 24 de febrero). Neitsch, que ha participado en el Pabellón Alemán de la Exposición Internacional de Shangay o en el festival Ars Electronica de Linz (Austria) (), ha optado en esta ocasión por motivos de fuerza mayor ("el edificio está en un espacio muy estrecho", explica) por una instalación de interiores, en la entrada del edificio, en la que música, las luz y el sonido jugarán con el espacio y con el público, al que se le pedirá que interactúe con la instalación.

"De momento la gente usa el video mapping porque sí, pero no es suficiente", dice Neitsch, que es de la opinión de que esta modalidad multimedia está todavía en sus primeras fases de desarrollo. "Le veo muchas posibilidades arquitectónicas y sobre todo comerciales. Imagina que estás en una tienda y de pronto se apaga todo y queda iluminado el zapato que estás mirando... En esa línea se pueden desarrollar muchas cosas".