Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Superhéroes de andar por casa

Son personas anónimas pero se comportan y visten como personajes de cómic para ayudar a los demás.- Ahora tienen su propio documental, estrenado en Sundance y su fotógrafo de cabecera

Van con sus mallas, sus máscaras y sus capas cuando están de servicio. Para ellos eso es obligatorio. Son los verdaderos supermanes o espidermanes y habitan fundamentalmente en Estados Unidos. Ya son más de 300 y cada día despiertan más interés. Se trata de un movimiento denominado Superhéroes de la vida real, un grupo de personas empeñado en colaborar con los más desfavorecidos y en hacer de sus barrios sitios mejores, pero eso sí, vestidos como superhéroes. Un grupo de personas que le ha servido al director de cine Michael Barnett para presentar su primera película en el recién inaugurado festival de cine de Sundance. La cinta se titula Superheroes y se trata de un documental sobre esa nueva estirpe de personas que han hecho suya la filosofía de los cómics de toda la vida "para intentar hacer del mundo un lugar mejor".

Pero también ha sido la materia prima para un proyecto artístico del fotógrafo Peter Tangen que se ha sumergido en las vidas de estos ciudadanos de a pie para alzarlos casi a la categoría de estrellas de cine. "Al principio, Superhéroes de la vida real fue un proyecto concebido como una vía para arrojar alguna luz sobre este nuevo tipo de activismo altruista en beneficio de algunas de las organizaciones para los que éstas personas muchas veces trabajan", asegura Tangen. Pero el número de voluntarios que se presentaron para participar ha crecido de tal forma que, Tangen asegura que lo que comenzó como una exposición para una galería de arte se ha transformado en "un trabajo más ambicioso que documenta cómo la gente quiere cambiar el mundo por medio de su fuerza, su actividad y su compromiso".

Tangen nos explica cómo ha llevado a cabo su proyecto y nos presenta a cinco de los protagonistas de Superhéroes de la vida real.

Pregunta. ¿Cómo se elige a los héroes de tu serie?

Respuesta. Investigué mucho para saber quien estaba activo, cuáles eran sus misiones y dónde estaban operando. La primera vez que fotografié a un Superhéroe de la vida real fue en un viaje a Vancouver, Canadá. Allí conocí a un hombre extraordinario llamado Thanatos y después de fotografiarlo que pasé una hora hablando con él acerca de su trabajo. Me conmovió completamente por la entrega que tiene para los necesitados y su dedicación para intentar cambiar el mundo. Afortunadamente es uno de los miembros más respetados del grupo y se convirtió en un defensor de mi proyecto. Él, junto con Geist de Minnesota me aconsejó quienes eran los mejores personajes para fotografiar.

P. ¿Cómo elegió el vestuario de cada uno de ellos?

R. Nunca tuve nada que ver con su vestuario. Sus uniformes son creaciones suyas siempre. La cosa es que muchos me cuentan que hasta llegar al resultado final han pasado años y años de mejoras. Pero ellos aparecieron vestidos así para las sesiones de fotografía y con el mismo vestuario es como salen a las calles para hacer su trabajo.

P. ¿Por qué quiso embarcarse en un proyecto como este?

R. Descubrí a la comunidad de los superhéroes de la vida real y vi que muchos medios de comunicación se habían hecho eco de ellos pero no todos con el mismo respeto. Después de todo, es fácil burlarse de un adulto vestido de lycra y que te dice que su ambición es la de 'salvar al mundo?) Pero quise ver más profundamente en su historia. Es cierto que no podrán resolver los problemas del mundo, pero también lo es que esos problemas no se resolverán hasta que la gente se de cuenta de que una persona puede marcar la diferencia. Estos activistas disfrazados creo que utilizan el simbolismo para llamar la atención sobre el hecho de que cada uno de nosotros debe asumir alguna responsabilidad dentro de nuestras comunidades y buscar la manera de poner nuestro grano de arena. Se trata simplemente de buenas acciones de marketing. Decidí usar mi capacidad profesional para ilustrar esta historia para captar la atención del público en general y por el perfil de estos ciudadanos en cuestión espero inspirar a la audiencia a buscar maneras para contribuir con nuestro propio granito de arena.

P. Y en la vertiente más prosaica, ¿Qué piensa hacer con todo este trabajo?

R. Quiero publicar un libro para poder llegar a otro público. Estamos planeando una nueva exposición en la que venderemos impresiones de edición limitada de las fotos para recaudar fondos para organizaciones benéficas a las que estos superhéroes también apoyan. También estamos trabajando desarrollar la experiencia en un programa de televisión que implique a otros activistas de barrio por todo el mundo. Nuestro objetivo es difundir un mensaje de capacidad personal que haga que la gente se implique con los más necesitados, que supere su apatía con las personas que son víctimas de delincuencia. Llamar a la acción.

P. ¿Cuál de las historias de superhéroes anónimos que ha fotografiado le ha gustado más?

R. Hay innumerables historias acerca de los superhéroes que podría contar, pero prefiero contarle una experiencia personal que tuve hace unas tres semanas. Estaba en las calles de Nueva York con un superhéroe llamado Life. Estábamos ayudando a un grupo de personas sin hogar en una noche lluviosa. Nos encontramos con un hombre llamado Todd, que era nuevo en la ciudad y junto a su esposa embarazada estaba viviendo en las calles. Les dimos unos calcetines limpios, una buena cena y algunas cosas más con las que pudieran pasar una noche más confortable. Les proporcionamos información sobre albergues y clínicas a las que podían acudir por el embarazo de ella. Entonces el hombre metió la mano en la bolsa de los suministros que llevábamos y sacó una cuchilla de afeitar barata. Nos contó que tenía una entrevista de trabajo al día siguiente. Tal vez en aquella ocasión un afeitado pudo marcar la diferencia. Me di cuenta de que una simple cuchilla de afeitar podía transformarlo todo. Tal vez esa cuchilla signifique que ese hombre y su mujer, dentro de poco, puedan estar en una vivienda digna.